Los beneficios de abrazar a los hijos

Los abrazos son sinónimo de cariño, confianza y salud. ¡Descubre algunos de los beneficios de abrazar a los hijos en las siguientes líneas!

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago el 23 Enero, 2021.

Última actualización: 23 Enero, 2021

Como bien dice la autora Lynda Cheldelin Fell, “Los abrazos son alimento para el corazón”. Y no le falta razón, pues cuando se abraza a un ser querido el cerebro libera grandes cantidades de oxitocina, también conocida como “la hormona del amor”, por su papel fundamental en la creación de relaciones sociales positivas. Por tanto, como madres y padres, hay que abrazar a los hijos con frecuencia para lograr formar con ellos vínculos afectivos fuertes y duraderos.

A lo largo de los últimos años numerosos estudios, como el realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Duke (EEUU), han demostrado que los niños necesitan recibir abrazos desde los primeros años de vida para crecer emocional y físicamente sanos.

Así pues, ¿quieres saber más sobre los grandes beneficios que aportan los abrazos para el desarrollo de los pequeños? Presta atención a lo que te contamos en las siguientes líneas.

Los beneficios de abrazar a los hijos

El abrazo es un gesto sencillo, pero a la vez muy potente y poderoso. Los beneficios de este acto de amor y cariño son inmensos y tienen una gran repercusión en el desarrollo de los más pequeños. A continuación, exponemos una lista con algunas de las razones por las que conviene abrazar a los hijos cada día.

“Un abrazo es una sonrisa con brazos, una sonrisa con un mayor enganche”.
~ <em data-reactroot="">-Terri Guillemets-</em> ~

Generan felicidad y mejoran el estado de ánimo

Los niños que desde pequeños reciben muestras de cariño y afecto continuo por parte de sus progenitores, por ejemplo, a través de los abrazos, tienden a ser más alegres y felices.

Esto se debe a que, cuando se abraza a un ser querido, no solo se segrega oxitocina, sino que, además, se libera serotonina y dopamina, dos neurotransmisores que contribuyen a la sensación de bienestar, placer y calma. Por tanto, se puede decir que los abrazos tienen un impacto positivo en el estado de ánimo, tanto de aquellas personas que los dan como de las que los reciben.

Reducen la tensión y el estrés

Los abrazos pueden considerarse terapéuticos, ya que influyen significativamente en la reducción del estrés, la tensión y la ansiedad.

Al rodear cuidadosamente a una persona con los brazos, se establece un contacto físico y emocional intenso que hace que la producción de cortisol en el cuerpo, también denominada “hormona del estrés”, disminuya y la sensación de relajación aumente.

Proporcionan seguridad y confianza

Otro de los beneficios de abrazar a los hijos es que los pequeños sienten que sus madres o padres son su gran apoyo incondicional y que, de algún modo, siempre van a estar respaldados y acompañados por ellos. Gracias a este sentimiento de protección y de pertenencia, los pequeños desarrollan seguridad y confianza, no solo en ellos mismos, sino también en su entorno cercano.

Favorecen el desarrollo de la autoestima

El hecho de que las madres y los padres abracen con frecuencia a sus hijos hace que estos se sientan especiales y amados. Lo cual les permite conectar con el amor propio y les lleva a autoevaluarse de forma positiva, consiguiendo desarrollar su autoestima e identidad de manera saludable y equilibrada.

La importancia de abrazar a los hijos

Los niños, especialmente durante la primera infancia, necesitan saber que su familia los quiere, los acepta y los respeta. Y no hay forma mejor de demostrarlo que a través de los abrazos.

Los abrazos son una de las expresiones de amor más bonitas y sinceras que hay en el mundo. Por ello, deben formar parte del día a día de todo hogar. De lo contrario, los pequeños crecerán con carencias afectivas importantes, lo que les llevará a desarrollar sentimientos de inseguridad, soledad y aislamiento, que pueden afectar muy negativamente en su vida futura.

Así, tal y como decía el escritor y activista estadounidense Frederick Douglass:

“Es más fácil construir niños fuertes que reparar adultos rotos”.

Y, para ello, entre otras muchas cosas, es necesario mostrar afecto y atención a los hijos, para permitir que estos se puedan beneficiar de todos los efectos positivos relacionados con esos gestos tan tiernos y cariñosos como son los abrazos.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
El amor que brindamos a nuestros hijos determina su amor adulto

El amor que brindamos a nuestros hijos cuando son pequeños determina su amor adulto. Punset aconseja: educa con cercanía, afecto e inteligencia emocional.



  • Barbery, L. (2007). Abrazoterapia: el lenguaje de los abrazos Lía Barbery. Madrid: Mandala Ediciones.
  • Maselko, J., Kubzansky, L., Lipsitt, L. y Buka, S. L. (2011). Mother's affection at 8 months predicts emotional distress in adulthood. Journal of Epidemiology & Community Health65(7), 621-625.

Graduada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en el año 2016. Máster en Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Deusto (2017) y Máster en Formación del Profesorado, con especialidad en Orientación Educativa (2020). 

Ha realizado un Curso en Atención Temprana (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2018) y un Curso de Aula Multisensorial en Educación Especial (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2019).

Ha publicado un artículo para la revista del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia. Es autora de un Curso e-learning sobre Atención al alumnado con altas capacidades y autora y tutora de un Curso e-learning sobre Trastorno del Espectro Autista para Educación. Ha colaborado con diversas asociaciones, centros e institutos realizando una labor psicopedagógica. Desde 2017 ejerce como psicóloga especializada en el área de la educación en diferentes centros y gabinetes de psicología.