Béisbol para niños: beneficios y requerimientos

Conocido por todos, el béisbol es una gran alternativa para que tu hijo se inicie en la práctica deportiva. Combina habilidades motrices individuales con planeamiento colectivo, sin riesgos importantes para la salud del niño.

El béisbol es un deporte colectivo por excelencia. Para practicarlo, los niños necesitan coordinar estrategias y desarrollar varios sentidos simultáneamente. A continuación expondremos las ventajas de la práctica del béisbol para niños, así como el equipamiento necesario y consejos de seguridad que se deben tener en cuenta.

Típico deporte de escuela primaria que vemos en muchas películas de Hollywood y en series televisivas, el béisbol constituye una eficiente vía para que los niños desplieguen sus habilidad motrices lúdicamente. Además, al ser un deporte de equipo, exige la constitución de maniobras y la designación de funciones que sumarán a su capacidad de tomar decisiones.

Beneficios de la práctica del béisbol para niños

Aunque muchos puedan pensar que el béisbol solo consiste en golpear con un bate una pelota que otro lanza, es muchísimo más que eso. Primero, porque cada jugador tiene una función muy específica que debe cumplir para el éxito de su equipo.

Segundo, porque la forma de contabilizar el puntaje, el progreso de un juego y las posibilidades de anotar de cada equipo son bastante complicadas y requieren cierta especialización en el tema.

Teniendo en cuenta lo anterior, podemos citar los siguientes beneficios que el béisbol para niños trae aparejados:

  • Apto para niños y niñas, puede ejecutarse de manera mixta sin problemas.
  • Desarrolla habilidades motrices y la fuerza muscular.
  • Favorece la concentración y los reflejos.
  • Se practica al aire libre, por lo que sirve para combatir el sedentarismo.
  • Fomenta la capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones.
El beisbol para niños es un deporte que entraña pocos riesgos.

  • Aporta fortaleza mental para saber esperar y aguantar la presión.
  • Requiere coordinación de roles, funciones y estrategias con los compañeros de equipo.
  • Exige organización para contabilizar las estadísticas del juego.
  • Ideal para ser practicado entre padres e hijos, por lo que fortalece su relación.

¿Qué se necesita para jugar?

En lo que concierne a su equipamiento, el béisbol para niños es uno de los deportes más prácticos. Bastará con un bate, un guante y una pelota para jugar, aunque también se pueden agregar otros elementos de protección (según el puesto) y accesorios complementarios, como zapatos especiales o protectores bucales.

El bate es de madera, tiene forma cilíndrica y no supera los 7 centímetros de diámetro en su parte más ancha. Si bien hay algunos más livianos para principiantes, suelen ser pesados. Por eso, es importante que un instructor le enseñe al niño cómo manipularlo correctamente.

“En lo que concierne a su equipamiento, el béisbol para niños es uno de los deportes más prácticos”

El guante es de cuero y de diferentes tamaños. Además de la talla de la mano del niño, su posición en el campo (lanzador, catcher o primera base) determinará el tipo de guante que necesitará.

Por último, la pelota. Es de caucho revestido con goma y cocido con hilo. Suele pesar entre 142 y 156 gramos (más pesada que una pelota de tenis) y se desplaza verdaderamente rápido. Puede recorrer en un segundo los casi veinte metros que hay desde el montículo del lanzador al del bateador. ¡A preparar esos reflejos!

Los equipos, en tanto, están compuestos por 9 jugadores por lado en el campo. Eso sí, puede haber más en el banquillo. Obviamente, se puede jugar con menos personas en circunstancias no competitivas.

El beisbol es un deporte seguro.

¿Es el béisbol para niños un deporte de riesgo?

En primer lugar, es necesario remarcar que ninguna práctica deportiva garantiza un 100% de seguridad. Siempre existe la posibilidad de sufrir una lesión muscular o cualquier tipo de accidente propio de un ejercicio físico.

“El béisbol constituye una eficiente vía para que los niños desarrollen sus habilidad motrices lúdicamente”

No obstante, el béisbol para niños, al ser un deporte de escaso contacto físico, no presenta demasiados peligros. Casi no hay choques entre jugadores, excepto alguno que se pueda dar en las bases, y la posibilidad de golpear a otro con el bate es prácticamente nula.

El único riesgo, entonces, es el impacto de la pelota en cualquier parte del cuerpo. Más allá de ser muy doloroso, es difícil que esto genere mayores complicaciones.

Es por esta razón que se utilizan cascos para la práctica del béisbol, así como también otros protectores (bucales, íntimos y de cuerpo entero para los pitchers). Los jugadores de campo, sin embargo, suelen no utilizar estas protecciones, dado que deben recorrer largas distancias a la mayor velocidad posible y sin que se vea afectado su nivel de visión.

Categorías: Deporte y actividades Etiquetas:
Te puede gustar