Bebés sietemesinos

Óscar Dorado 27 junio, 2018
Este concepto describe a aquellos bebés que nacen entre la semana 28 y 32 del embarazo. En algunos casos, este tipo de partos prematuros puede comportar problemas en la salud del pequeño. Te contamos todo lo que debes saber en el siguiente artículo.

Los bebés sietemesinos son aquellos que han nacido a los siete meses de gestación, entre la semana 28 y 32 del embarazo. Afortunadamente, en este tipo de partos prematuros, los recién nacidos tienen muchas posibilidades de sobrevivir.

Sin embargo, los niños que nacen a los siete meses necesitan asistencia respiratoria, ya que tienen los pulmones muy inmaduros. Además, no tienen desarrollados algunos reflejos como el de succión, que les permite mamar del pecho materno. Por ese motivo, suelen ser alimentados a través de una sonda.

Bebés sietemesinos

Los bebés experimentan su mayor crecimiento en las últimas ocho semanas del embarazo. En el caso de los bebés sietemesinos, nacen entre la 28 y la 32. Esto significa que adquieren solamente un tercio de su peso total.

Cuando esto sucede, los bebés sietemesinos deben ser atendidos en una unidad de reanimación neonatal para recibir atención inmediata; allí, se realizarán tratamientos y cuidados especiales para que todos sus sistemas maduren.

Desgraciadamente, los pulmones son los órganos más afectados en los bebés sietemesinos, ya que el nacimiento prematuro provoca que no tenga suficiente surfactante, una sustancia básica para realizar el intercambio de oxígeno entre los tejidos.

Asimismo, varios órganos todavía son inmaduros, especialmente el cerebro, los pulmones y los riñones. Además, su sistema digestivo y el inmune también tienen un funcionamiento muy deficiente.

Al nacer, los bebés sietemesinos deben ser atendidos en una unidad de reanimación neonatal para recibir atención inmediata en una incubadora, generalmente bajo asistencia respiratoria y alimentación artificial.

Si todo está bien, el bebé pasa a terapia intensiva y, una vez que su salud se estabiliza, al departamento de neonatología. Cuando el bebé puede respirar y comer adecuadamente sin la ayuda de asistencia médica, podrá realizarse el traslado a casa.

Por los avances médicos, la tasa de mortalidad de bebés sietemesinos ha descendido.

¿Cuáles son las causas de los bebés sietemesinos?

Existen diferentes factores que pueden explicar los nacimientos prematuros de los bebés sietemesinos. La mayoría de las veces, los nacimientos prematuros son causados ​​por complicaciones en el embarazo que no permiten que la madre continúe su embarazo hasta el final.

Las complicaciones del embarazo que promueven nacimientos de los bebés sietemesinos son las siguientes:

  • Preeclampsia y placenta previa.
  • Una malformación del útero, que no tiene suficiente espacio para el bebé.
  • Agrietamiento prematuro del bolsillo de agua o apertura excesiva del cuello uterino.
  • Diabetes gestacional.
  • Abortos tardíos.
  • Toxoplasmosis.

También existen otros factores que pueden causar nacimientos prematuros, como el tabaco, el alcohol o las drogas. Aquellas mamás que no deseen aumentar las probabilidades de dar a luz de manera prematura, deben excluir absolutamente todas estas sustancias de su vida diaria.

“Cuando eres una madre, nunca estas sola en tus pensamientos. Una madre siempre piensa dos veces, una por sí misma y otra por su niño”
—Sophia Loren—

Signos y síntomas de los bebés sietemesinos

El parto prematuro generalmente no es doloroso, pero hay varios signos y síntomas de advertencia:

  • Contracciones en el útero cada 10 minutos o más a menudo.
  • Dolor de la espalda baja.
  • Calambres menstruales o calambres abdominales inferiores.
  • Aumento de la presión en la pelvis o la vagina.
  • Incremento del flujo vaginal.
  • Fugas de líquido de la vagina.
  • Sangrado vaginal.
  • Síntomas similares a la gripe, como náuseas, vómitos o diarrea.
  • Menos movimiento o patadas por parte del bebé.

¿Cuáles son los riesgos para el bebé?

En la actualidad, los avances en la medicina neonatal han reducido la tasa de mortalidad de recién nacidos prematuros, como el caso de los bebés sietemesinos. Sin embargo, aunque las posibilidades de supervivencia son bastante buenas, los bebés siguen siendo muy frágiles; desgraciadamente, los riesgos son numerosos.

Riesgos de inmediato 

Al nacer, los bebés sietemesinos son colocados en incubadoras con el fin de solucionar los problemas respiratorios comunes, ya que sus pulmones no han alcanzado la madurez y necesitan ayuda para respirar.

Además, existen riesgos relacionados con el sistema digestivo, el canal arterial y las posibilidades de sufrir lesiones neurológicas. Debido a su fragilidad, los bebés sietemesinos también están expuestos a infecciones.

Los bebés sietemesinos son colocados en incubadoras para completar su maduración.

Riesgos a largo plazo 

Actualmente, es imposible determinar exactamente cuáles serán las secuelas a largo plazo. Para detectar los riesgos, es necesario realizar exámenes como la resonancia magnética con monitoreo por ultrasonido del cerebro.

De hecho, las consecuencias de la prematuridad extrema pueden ser graves: discapacidad motora, alteraciones sensoriales o intelectuales graves, diabetes e hipertensión, entre otros.

Para acabar, recuerda que si tienes dudas o sientes que ha comenzado el trabajo del parto mucho antes del período estipulado, siempre debes contactar al médico de inmediato para evitar ningún tipo de situación inesperada.

Te puede gustar