Bebés que nacen con mucho peso

Fernando Clementin · 24 junio, 2018
La relevancia del peso del bebé al nacer no se reduce a cuestiones estéticas. Su salud puede verse afectada por esta condición, por lo que se recomienda realizar los controles pertinentes y prevenir dificultades durante y después del parto.

En el momento del nacimiento, los doctores a cargo del proceso evalúan muchas características del pequeño para corroborar su estado de salud. Entre ellas, se destacan la talla, los reflejos y el peso. En este último aspecto, los bebés que nacen con mucho peso conforman un grupo que requiere de ciertos cuidados específicos.

El parámetro que se considera normal para los bebés recién nacidos es un peso de 3,5 kilogramos, aproximadamente; en las niñas, este indicador disminuye en unos 200 gramos. Cuando un bebé nace con un peso menor a los 2,5 kilos, se lo considera un caso de bajo peso, también llamados bebés microsomáticos. En tanto que, al nacer con más de 4,5 kilos, se habla de bebés macrosomáticos o con sobrepeso.

Factores a tener en cuenta

La cantidad de kilos que presenta un bebé al nacer depende de muchos factores, entre los que se encuentran los siguientes que vamos a mencionarte:

  • Edad, peso y estado nutricional de la mamá, así como su estilo de vida.
  • Tiempo de gestación y posibles complicaciones en el transcurso de esta.
  • El número de embarazos previos y el intervalo de tiempo transcurrido.
  • Estabilidad emocional de la madre; hay que recordar que todo estrés repercute en el crecimiento del feto.

¿Qué puede causar la macrosomía?

La macrosomía, que se caracteriza por un crecimiento considerable del feto antes de nacer, puede darse por diversos factores. El primero de ellos es el padecimiento de diabetes por parte de su madre.

Según los expertos, no se han identificado las causas por las que los hijos de madres diabéticas presentan ciertas alteraciones; entre ellas se encuentran las desregulaciones en el crecimiento del feto.

Además, también puede ser causada por el sobrepeso de la mamá, lo que puede generar que esta misma condición se replique en el feto. Asimismo, la prolongación de la gestación más allá de la semana 40 puede ser otro desencadenante de que el bebé nazca con más de 4 kilos.

Tampoco debe obviarse la predisposición genética: si la madre o el padre son de porte grande, es probable que los genes que transmiten al pequeño propicien un crecimiento similar.

El peso de la madre también es un causante de bebés que nacen con mucho peso.

Riesgos para los bebés que nacen con mucho peso

Lo primero que se debe aclarar es que el hecho de que un bebé nazca con cierto peso de más no implica necesariamente que padezca algún problema de salud. Puede tratarse perfectamente de un niño normal, con tan solo diferencias de tamaño con respecto a otros.

No obstante, también hemos de mencionar que esta circunstancia puede propiciar la aparición de ciertas afecciones. Estos son algunos de los riesgos a los que están expuestos los bebés que nacen con mucho peso:

Traumatismos obstétricos

Debido a su considerable tamaño, el parto de los bebés que nacen con mucho peso suele ser más complejo que el de los más delgados. Uno de los problemas que más se presentan es la distocia de hombro.

La distocia se da cuando el hombro del pequeño queda atorado en la pelvis de la madre luego de que su cabeza ya haya salido. Esto puede tener que remediarse mediante una fractura de clavícula provocada.

Para la madre, en tanto, los riesgos que esto conlleva son inconvenientes tales como desgarros en el canal de parto o hemorragias. Es por eso que se recurre a la cesárea en muchos de estos casos, con el fin de evitar complicaciones que, en países poco desarrollados, suelen tener desenlaces fatales.

“El parámetro que se considera normal para los bebés recién nacidos es un peso de 3,5 kilogramos, aproximadamente”

Hipoglucemia

Especialmente en bebés cuyas madres sufrieron de diabetes gestacional, la hipoglucemia es una consecuencia posible. Consiste, básicamente, en la disminución de los niveles de azúcar en los niños causada por un nivel de insulina demasiado alto.

Esta hormona ha sido segregada durante la gestación para sintetizar los altos niveles de azúcar que la madre transfería al feto. Una vez que el bebé nace, el aporte de este elemento cesa, pero no así los índices de insulina en el cuerpo del bebé.

Otras complicaciones

Además de las dos citadas anteriormente, podemos agregar los siguientes inconvenientes posibles para los bebés que nacen con mucho peso:

  • Distrés respiratorio: ciertas desregulaciones hormonales y metabólicas del feto pueden ocasionar que la maduración de los pulmones se retrase.
  • Policitemia: es la presencia de demasiados glóbulos rojos en la sangre. La sangre se vuelve más viscosa y puede haber una cierta disminución del rendimiento del sistema nervioso central.
  • Hiperbilirrubinemia: el nivel de bilirrubina, que se eleva por la destrucción de glóbulos rojos en los vasos sanguíneos, puede causar alteraciones neuronales.
Muchos factores ayudan a que se den casos de bebés que nacen con mucho peso.

Por otro lado, merece la pena remarcar que las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo son más altas en los bebés macrosómicos. El motivo es que la placenta puede dañarse por la diabetes de la madre, lo que la hará incapaz de transferir al feto los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Finalmente, también puede existir una compresión del cordón umbilical. Si bien el feto y el útero crecen simultáneamente, puede alcanzarse un punto de la gestación en el que el tamaño del feto siga aumentando sin que el útero pueda agrandarse más. Así, el cordón umbilical quedaría presionado, y la vida del feto en peligro.

Estas razones no hacen más que ratificar la importancia de los controles durante el embarazo, sobre todo si se sabe que se trata de un bebé con peso elevado. El diagnóstico temprano y el seguimiento son armas de prevención irreemplazables.