Balanitis en niños: ¿qué es?

Astrid Moreira · 25 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 9 enero, 2019
Una correcta higiene en la zona genital podría evitar la aparición de balanitis en niños. Esta infección no suele ser grave, pero si no se trata a tiempo podría complicarse.

La balanitis en niños es una infección muy común en aquellos que no han sido circuncidados. Genera una inflamación en el pene (específicamente en el prepucio y el glande). Aparece a consecuencia de una mala higiene del área y, por lo general, no suele suponer un problema de gravedad.

A continuación te comentaremos qué es lo que favorece la aparición de esta enfermedad y todo lo que debes saber para darle solución eficaz en poco tiempo.

¿Qué es la balanitis en niños?

A partir del primer año de edad, ocurre la separación interna de la parte del prepucio y el glande. Si esta separación no se da, la higiene de la zona se dificultará, lo que favorecerá la acumulación de bacterias. 

La balanitis es una infección cuyo síntoma más destacado es la inflamación de la punta del prepucio o glande. En vista de la inflamación, también se evidencia un enrojecimiento en la zona (e incluso erupciones), haciéndola sensible al roce y causando dolor al orinar. Puede cursar con fiebre y mal olor.

Se produce principalmente por una mala higiene del área. Dado que los niños a corta edad se apuran en orinar, por lo general, no tienen suficiente cuidado a la hora de limpiarse y secarse; esto produce que se acumulen secreciones entre el pene y el prepucio y, por ende, se cree el ambiente ideal para la invasión de microorganismos.

A simple vista es posible observar la acumulación de pus en el interior del glande, que es lo que genera ardor al tacto y dolor al momento de orinar. Igualmente, se puede observar que, en ocasiones, se producen erupciones superficiales.

Aparte de la inflamación del pene, la balanitis en niños podría llegar a ejercer presión en la uretra, y por ser este el conducto que permite que pase la orina desde la vejiga (hasta que es expulsada al exterior del cuerpo a través del pene), podría causar dolor al orinar.

Balanitis en niños qué es

Cabe destacar que la balanitis en niños es aún más común en aquellos que tienen el prepucio más cerrado; ya que esta condición hace que sea más difícil retraerlo para lograr una higiene adecuada.

Es fundamental que los padres supervisen a sus hijos al momento de limpiarse. Asimismo, será necesario que corrijan sus métodos (en caso de que estos no sean eficientes) a la hora de llevar a cabo una higiene adecuada.

Causas 

  • Lesiones en el pene. 
  • Enfermedades de la piel o procesos inflamatorios.
  • Diabetes (cuando se descontrola la glucemia).
  • Uso de productos irritantes: jabón, gel de baño o el jabón para lavar la ropa.
  • Otros agentes pueden ser el calor, cambios irregulares del pañal o ropa interior, la falta de higiene genital o incluso el uso de un jabón que no es acorde para la limpieza de la zona.

Te puede interesar: ¿Qué es la pañalitis?

Tratamiento 

Para curar la balanitis en niños lo primero que se debe hacer es acudir al pediatra. El especialista puede indicar antibióticos, antimicótios o cremas con esteroides -según la causa de la infección- y, por supuesto, la limpieza del área con jabones neutros. En algunos casos podría indicar que se limpie el pene con una solución salina, por lo menos dos veces al día, y la aplicación de una crema antibiótica.

En vista de que no es una infección grave en la gran mayoría de los casos, una vez iniciado el tratamiento, la inflamación irá cediendo en pocos días. Será de suma importancia mantener el control de la higiene para que no vuelva a repetirse el problema.

Solo en los casos más extremos, en los que no cede la inflamación o la infección se presenta de forma recurrente, el médico podría sugerir la intervención quirúrgica para separar el prepucio. Esta intervención puede realizarse a partir de los 2 días del nacimiento.

Hábitos de limpieza en los niños

Recomendaciones generales

Dentro de las medidas que se incluyen en el tratamiento para la balanitis en niños se encuentran las siguientes:

  • Mantener una estricta rutina de limpieza con jabones neutros y (si están indicadas) cremas antibióticas.
  • Vestir a los niños con ropa limpia y, en caso de que se vistan solos, evitar que se coloquen prendas sucias o húmedas (especialmente en la zona genital). 
  • Control médico. El pediatra podría pautar varias citas para ver el progreso del pequeño con el tratamiento y así, indicar cuándo suspenderlo.

La balanitis en niños no suele ser un problema grave, pero es importante tomar todas las medidas necesarias para evitarlo, ya que puede llegar a producirles mucha incomodidad en su día a día. Como dice el refrán: »es mejor prevenir que lamentar».

  • Bigelli, J. C. P. Balanitis, epididimitis en el adulto y en jóvenes
  • Chaine, B., & Janier, M. (2014). Diagnóstico y tratamiento de las balanitis. EMC-Urología, 46(4), 1-11. https://doi.org/10.1016/S1761-3310(14)68977-5
  • Gracia Romero J, González Ruiz Y. El pediatra ante los procesos más frecuentes de Urología pediátrica. En: AEPap (ed.). Curso de Actualización Pediatría 2017. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2017. p. 183-94.