Cómo ayudar a los niños a hablar en público

Carmen Fetreros 24 octubre, 2016

Uno de los grandes retos de la educación del futuro es enseñar a nuestros niños a hablar en público. La mayoría de los niños y también muchos adultos, suelen sentir nervios, vergüenza e incluso miedo a hablar en público.

Algunos niños incluso pueden llegar a bloquearse cuando tengan que presentar un trabajo en clase o que salir a la pizarra. Esta situación les puede resultar muy incómoda cuando se encuentran en clase o en algún evento con sus amigos.

Es muy importante mejorar nuestras habilidades de comunicación oral desde la infancia ya que nos ayudará a cuando seamos adultos. Si desde pequeños logramos perder ese miedo a hablar en público, no supondrá ningún problema cuando seamos adultos. Gracias a la oratoria, los niños lograrán desarrollar otras habilidades importantes como debatir, argumentar o defender una idea.

hablar en público

Aprender a hablar en público desde niños

Desde pequeños los niños se encontrarán muchas situaciones en las que van a tener que hablar en público. En clase se suele  proponer que realicen trabajos de equipo que luego tengan que exponer o incluso hacer pequeñas obras de teatro para Navidad o para las fiestas de fin de curso.

Lo ideal sería que en los colegios tuviesen clases de oratoria pero por ahora pocos son los colegios que la incluyen entre sus asignaturas. Eso sí, los profesores están cada día más concienciados de la importancia de la oratoria para los niños en un futuro. Todos tendrían que aprender estas habilidades para presentarse a una entrevista laboral o para presentar un trabajo de grupo.

Aunque los niños pueden aprender estas habilidades de oratoria en el colegio, los padres también podemos intentar fomentar en casa actividades para que hablen en público. En el entorno familiar o de los amigos seguro que los niños se sienten más cómodos para hablar y pueden comenzar a soltarse.

En casa los padres podemos intentar que  los niños hagan pequeñas obras de teatro o reciten poesías con sus hermanos o sus amigos. También podemos intentar que nos cuenten una noticia que les ha interesado como si fueran un periodista de los que sale en televisión.

Una buena idea puede ser ponerles ejemplos de presentaciones o debates de algún tema que les puedan resultar interesantes y realizados a ser posible por niños. En Internet podemos encontrar muchos de vídeos que ayudarán a que los niños se sientan más cómodos.

Consejos para que nuestros hijos hablen en público

Lo primero que tenemos que hacer es darles confianza para que se sientan más seguros. Apoyarles siempre y animarles aunque pensemos que lo pueden hacer mejor. Poco a poco seguro que irán ganando confianza y cada vez lo harán con más aplomo y seguridad.

Nunca os toméis sus opiniones en broma o les critiquéis cuando hablen en público porque seguro que vuestra actitud les puede hacer retraerse todavía más. Es importante que se sientan apoyados por su familia y amigos.

También es importante que cuando les pregunte la gente alguna cosa en la calle o en el supermercado por ejemplo, no nos adelantemos y contestemos por ellos. Hay que intentar que ellos se defiendan solos. Si siempre les estamos excusando diciendo que son tímidos, no se lanzarán a hablar. Hay que dejar que hablen ellos aunque contesten despacio o se queden en blanco en algún momento.

hablar en público

Actividades para adquirir seguridad

Los padres podemos ayudar a que poco a poco vayan adquiriendo seguridad. Podemos animarles a que lean cuentos en voz alta desde que son pequeños y a que interpreten cada uno un papel diferente. Si además se disfrazan pasarán una tarde muy divertida. También es buena idea que se inventen sobre la marcha sus propios cuentos. Apuntarles a clases de teatro puede ser una buena idea para que pierdan el miedo a hablar en público.

Otro de los consejos es que practiquen mucho la escritura. Escribir ayuda a pensar y a estructurar las ideas y es básico para hablar en público. Otra idea es que practiquen los juegos de comunicación e improvisación. Por ejemplo podemos elegir una palabra y que cada niño se invente un pequeño cuento improvisado.

Y sobre todo felicitarle cuando hable en público ya sea delante de la familia y los extraños. Los niños tienen que sentir que lo están haciendo bien. Ya verás como pronto empezarán a disfrutar cuando lean o hablen en público.

 

Te puede gustar