La autohipnosis en el parto

06 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la documentalista Arantza Martín Becerro
La filosofía de vida de algunas las personas hace que utilizar la autohipnosis de la madre en el parto sea la mejor opción.

Controlar por ti misma los miedos y el dolor que se puede producir en el parto es posibles a través de la autohipnosis. La hipnosis se puede definir como un estado de relajación de la mente. Siempre asociamos la imagen de una persona con un reloj delante de los ojos de otra hablándole dulcemente mientras el reloj se balancea.

La autohipnosis en el parto no tiene nada que ver con esta imagen y se utiliza para que la madre, durante el parto, sea capaz de controlar los dolores; una especie de anestesia propia.

Preparación para la autohipnosis en el parto

De la misma manera que se asiste a clases para la preparación al parto, si finalmente se decide utilizar esta técnica de epidural psicológica en el momento del nacimiento del niño, también deberéis realizar clases. Estas clases comienzan en el séptimo mes de embarazo para preparar el momento y durarán, aproximadamente, ocho sesiones.

Primera clase

En la primera de las clases, el terapeuta explicará el procedimiento de la autohipnosis y toda la información que pueda ser relevante para la madre durante el parto. Esta primera clase es la que ayuda a decidir si realmente se quiere optar por este tipo de ayuda, o no, con toda la información que ofrece. Además, es posible realizar un pequeño ejemplo de muestra para comprobar que realmente funciona.

Mujeres embarazadas en su primera clase de preparación para la autohipnosis en el parto.

Segunda clase

Es a partir de la segunda clase es donde se comienza a profundizar en el estado de la mente y se aprende una serie de técnicas de relajación muscular. El objetivo aquí es que la madre comience a ser capaz de relajarse por sí misma.

Tercera clase de autohipnosis

Las técnicas de relajación a través de los ejercicios de respiración empiezan a practicarse a partir de la tercera clase. Cuando la madre ha depositado toda la confianza en el proceso de la autohipnosis en el parto es cuando realmente empezará a relajarse.

Los ejercicios de respiración sirven para que la madre, durante el parto, centre la atención en controlar la respiración y pueda evadirse de lo demás que hay alrededor.

Cuarta clase y posteriores

A partir de la cuarta clase, comenzarán a utilizarse técnicas de inducción para que la madre entre en el trance que se quiere alcanzar. Cuando la madre sea capaz de realizar esta técnica de inducción en sí misma, estará preparada para realizarla también durante el parto. Es importante que, una vez alcanzada, la repita durante el tiempo de embarazo que le queda para que el día del parto sea capaz de aplicarla.

Mujer embarazada tumbada en el césped muy relajada.

Ventajas y desventajas de la autohipnosis en el parto

Ventajas

La autohipnosis en el parto está preparada para mujeres que, por sus creencias, o simplemente por su filosofía de vida, quieren reducir medicación o, en algunos casos, incluso, no utilizarla durante el parto.

Esto se trata de una ventaja, pues la hipnosis no produce ningún riesgo ni para la madre ni para el bebé, y los medicamentos pueden producirlos. Además, muchas mujeres se sentirán felices y relajadas con ellas mismas al ver que son capaces de controlar su cuerpo y su mente.

Inconvenientes de la autohipnosis en el parto

Es posible que la madre practique durante el embarazo y acuda a las clases de preparación pero, llegado el momento del parto, no sea capaz de ponerlo en práctica. Como consecuencia, se deberán de utilizar medicamentos o epidural, lo que puede, en ocasiones, traumatizar a la madre por no haber sido capaz.

También existe la posibilidad de que no se practique lo suficiente durante el embarazo, aspecto esencial para que en el momento del parto todo salga bien.

Por último, otra de las grandes desventajas de la autohipnosis en el parto es que se trata de una técnica cara y costosa que no está al alcance de todos. 

  • Ramón y Cajal Agüeras, S. (2002). “Dolores de parto considerablemente atenuados por la sugestión hipnótica.” Trébede: Mensual Aragonés de Análisis, Opinión y Cultura.