Aumento de la percepción de los olores en el embarazo

Corina González · 6 julio, 2018
En las mujeres gestantes, es normal que se incremente el nivel de producción de las hormonas que intervienen en la percepción de los olores. Esto provoca, en la mayoría de los casos, náuseas o vómitos.

Algunas futuras madres experimentan un aumento de la percepción de los olores en el embarazo. Esto suele ocurrir usualmente en el primer trimestre; se trata de algo que puede ocasionar diferentes consecuencias en la salud de la mujer.

La percepción de los aromas se lleva a cabo primeramente en el cerebro, específicamente en los bulbos olfatorios. Estos son la sede central de todas las impresiones que tienen que ver con los olores que llegan al organismo.

Puede ser que ciertas mujeres en estado de gestación no perciban en buena medida los olores y atraviesen su proceso de manera normal. En el caso contrario, están las que durante los nueve meses experimentan sensibilidad olfativa, que les provoca incluso náuseas.

Precisamente, cuando se trata de la percepción de olores desagradables inexistentes, a los que se les denomina olores fantasmas, se está en presencia de casosmia; en tanto, cuando se perciben con mucha intensidad, se le denomina hiperosmia. En ambos casos pueden llegar a provocar náuseas y vómitos.

Dentro de los olores que pueden provocar náuseas y vómito se encuentran:

  • Perfume.
  • Alcohol.
  • Café.
  • Cigarrillo.
  • Comidas muy condimentadas.
  • Pollo crudo.
  • Detergentes.
  • Pescado.
  • Ciertos aromas florales.

Causas del aumento de la percepción de los olores en el embarazo

Esta reacción se da por el aumento progresivo en el nivel de ciertas hormonas producidas en las mujeres embarazadas, como es el caso de la progesterona y el estrógeno. Provoca una desagradable sensación de asco e incita el malestar estomacal.

Por lo general, el olfato y el gusto actúan en conjunto. Esto se debe a su estrecha conexión; entonces, debido al aumento de la percepción de los olores en el embarazo, suelen presentarse náuseas y vómitos.

El aumento de la percepción de los olores en el embarazo se da por el aumento en el nivel de ciertas hormonas.

Este aumento en el nivel de las mencionadas hormonas en el embarazo representa una defensa protectora; así, la gestante se defiende contra sustancias que pudieran llegar ser tóxicas e incluso perjudiciales para el desarrollo adecuado del bebé.

La manera en la que el organismo de una mujer se defiende de los olores desagradables durante el embarazo es provocando náuseas y vómitos; no obstante, cuando esto se vuelve constante, resulta perjudicial y hasta fatal para el bebé. Al vomitar en repetidas ocasiones, las paredes estomacales se contraen y se presiona la placenta donde se encuentra inmerso el bebé, lo que interrumpe su sano desarrollo.

Recomendaciones para evitar malestares

Ante el aumento de la percepción de los olores en el embarazo, las madres que ya han detectado cuáles son los que le perjudican deben tomar ciertas medidas para evitarlos. Aquí les dejamos algunas recomendaciones:

  • Evitar frecuentar lugares muy cerrados: especialmente donde se corra el riesgo de acumulación de olores desagradables y hasta gases que pudieran ser nocivos tanto para la madre como para el bebé en desarrollo.
  • No destapar productos elaborados con sustancias químicas de olores fuertes; por ejemplo pinturas, detergentes para el lavado de prendas de vestir o blanqueadores que pudieran a llegar a ser mortales al inhalar.
  • Reducir la participación en la elaboración de las comidas; por lo general, las gestantes no soportan los olores que desprenden ciertas comidas o alimentos, sobre todo en el primer trimestre del embarazo.
  • Evitar acercarse a personas que se encuentren fumando.
  • Determinar cuál es el olor más agradable; haciéndolo, podrás impregnar o llevar siempre contigo tu aroma preferido para contrarrestar cualquier malestar.

“Esta reacción se da por el aumento progresivo en el nivel de ciertas hormonas producidas en las mujeres embarazadas, como es el caso de la progesterona y el estrógeno”

¿Es necesario preocuparse?

El 25 % de las mujeres experimentan un aumento de la percepción de los olores en el embarazo; estos suelen aparecer y desaparecer de forma repentina. En quienes no están gestando, no tiene lugar dicha sensibilidad olfativa.

Para las mujeres que se encuentran en proceso de gestación, es normal que ciertos olores no se perciban de forma agradable y provoquen ciertos malestares; esto ocurre con mucha frecuencia en los tres primeros meses de embarazo.

El aumento de la percepción de los olores en el embarazo puede provocar hasta náuseas y vómitos.

Ahora bien, deja de ser normal cuando dichos malestares, tales como náuseas y vómitos causados por olores, transcienden al resto de los meses. Esto puede resultar perjudicial tanto para la madre como para el bebé.

Si fuese tu caso que una vez concluido el primer trimestre de embarazo aún persisten con mucha frecuencia estos malestares, deberás consultar a un especialista sin perder tiempo. Recuerda que el esfuerzo que haces al vomitar puede afectar el bienestar del bebé.

Como consejo final, disfruta cada una de las etapas de tu embarazo con sus alzas y bajas; pese a las incomodidades, la recompensa tras los nueve meses será insustituible.