Así afecta la falta de vitaminas a la salud del niño

¡La falta de vitaminas también es importante! Descubre los motivos para que los niños consuman suficientes para que tengan un correcto desarrollo.
Así afecta la falta de vitaminas a la salud del niño
Silvia Zaragoza

Escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza el 02 junio, 2021.

Última actualización: 02 junio, 2021

¿Sabías que la falta de vitaminas puede afectar a la salud de los niños? Muchas veces pasa desapercibida a pesar de las múltiples funciones que desempeñan. Además, se cree que solo están presentes en las frutas, verduras y hortalizas. Sin embargo, hasta la carne, el pescado y los huevos las tienen en pequeñas cantidades.

Las vitaminas son micronutrientes que se clasifican según su solubilidad. Por un lado, tenemos las solubles en grasas (A, E, D y K). Por otro lado, las hidrosolubles (todas las del grupo B y la C). La mayoría actúa como coenzimas y son antioxidantes. Incluso regulan el funcionamiento de algunos órganos y tejidos o bien estimulan el sistema inmunitario. Por tanto, es vital consumirlas y alcanzar la dosis diaria.

La falta de vitaminas en la salud infantil 

Verduras, frutas y hortalizas para evitar la fatal de vitaminas.

Vitamina A

¿Te has preguntado por qué las hortalizas tienen colores llamativos? Contienen grandes cantidades de provitamina A, que contribuye a la visión y mantiene en buen estado la piel y las mucosas digestivas. Por tanto, protege a los niños frente a las infecciones y radiaciones solares. Además, puedes mejorar su absorción al cocinarla con aceite. Otras fuentes son el hígado, los lácteos enteros y los huevos.

El déficit de vitamina A disminuye la visión, especialmente la nocturna, y causa xeroftalmia. Se caracteriza por sequedad de la córnea y picor en los ojos. A su vez, genera malestar digestivo e infecciones respiratorias. Ambas situaciones son reversibles mediante la suplementación. Sin embargo, has de saber que el exceso es tóxico, ya que se acumula en el hígado. Por eso, acude al médico antes que dárselo a tus hijos por tu cuenta.

Vitamina E

La vitamina E es el antioxidante más conocido junto a la vitamina C. Resulta útil ante el estrés o periodos de mucho estudio. Aunque el déficit es raro, ya que está en numerosos alimentos, produce ataxia. Se manifiesta mediante falta de coordinación con pérdida del equilibrio e, incluso, dificultad para articular las palabras. Es causado por una mala absorción pancreática o biliar.

Vitamina K

La vitamina K es responsable de la coagulación sanguínea. También favorece la creación de hueso, así que vigila a tu niño cuando se caiga mientras juega. ¿Por qué? El sangrado continuo o las fracturas frecuentes indican falta de vitamina K. No olvides que hay otros nutrientes implicados en el metabolismo óseo. Ya no hay excusa para ofrecerle verduras de hoja verde. Consulta nuestros consejos para conseguir que les gusten.

Vitamina D, la gran olvidada de la falta de vitaminas 

Hasta hace poco, a la falta de vitamina D apenas se le ha prestado atención. ¡La mayoría suele tener valores sanguíneos bajos! Esto ha contribuido a que se considere algo normal. Además, solo se conoce su función de absorber el calcio, por eso se usa tanto para enriquecer los lácteos. ¿Sabes que también regula las defensas? Incluso protege la barrera intestinal.

Además, existe evidencia que relaciona la falta de vitamina D y las infecciones respiratorias en niños. Podría reducir la severidad y morbilidad por este motivo. Sin embargo, se requiere más investigación, ya que se desconoce la dosis preventiva. Por último, recuerda que no solo se ingiere con la comida, sino que también de puede sintetizar mediante la exposición solar.

Alimentos ricos en vitamina D.

Vitamina C

El papel de la vitamina C fue descubierto durante los siglos XVI y XVIII en los viajes marítimos. Los tripulantes enfermaban y morían por el escorbuto. Es una enfermedad caracterizada por anemia, debilidad, gingivitis y hemorragias cutáneas. Apenas consumían frutas y verduras, por ello, ente la desesperación del capitán les dio patata y zumo de limón. Observaron que se recuperaban rápidamente.

Además, es antioxidante y estimula la formación de colágeno. Esto implica que las heridas tarden en cicatrizarse y sangren las encías. Incluso que el pelo se fragmente y se caiga con facilidad. Por eso, es importante incluir los cítricos, el pimiento y el perejil en la dieta infantil. Te aconsejamos dárselos en las comidas principales. Así, facilitarás la absorción del hierro.

Vitamina B1

¿Sabes que la vitamina B1 interviene en numerosas reacciones metabólicas? Es conocida como la vitamina anti beriberi. Produce hormigueo, pérdida de sensibilidad y dificultad para caminar. Va acompañada de síntomas neurológicos y cardiacos.

La falta de vitamina B1 empieza a manifestarse a las 2-3 semanas. Los síntomas son falta de apetito, vómitos e irritabilidad. Sin embargo, has de saber que es fácil consumirla. Está en las legumbres, la levadura y los cereales integrales.

Vitamina B2

Es raro que los niños tengan falta de vitamina B2. Suele manifestarse con hipersensibilidad a la luz, lagrimeo y visión borrosa. También aparece dermatitis, labios agrietados y falta de apetito. Además, los niños pequeños experimentan estancamiento del crecimiento. 

Vitamina B6

La vitamina B6 interviene en la síntesis de neurotransmisores, por lo que contribuye a regular el estado de ánimo. La falta de B6 genera convulsiones, ataxia, dermatitis y anemia hipocrómica microcítica. Se presenta mediante cansancio, falta de coordinación, mareo y palidez. Es fácil alcanzar la ingesta diaria de 1 miligramo al día.

Las fuentes son la carne, el pescado, los cereales, los frutos secos y las legumbres. Ten en cuenta que el triptófano, presente en el plátano, es su precursor.

Sacos de legumbres para evitar la falta de vitaminas.

Vitamina B3

La falta de vitamina B3 produce pelagra, que significa piel áspera. Otros efectos son diarrea, demencia, reducción del hambre y mala digestión. Igual que la B6, puede sintetizarse a través del triptófano. Se encuentra en los alimentos de origen animal, los cereales y las legumbres.

Vitamina B12, la falta de vitaminas más común entre vegetarianos

¿Has pensado en reducir el consumo de alimentos de origen animal? Son la fuente principal de la vitamina B12. Por eso, está aconsejado suplementarse en personas vegetarianas y veganas. Es importante hacerlo, ya que los problemas neurológicos son irreversibles.

Su falta produce anemia megaloblástica y macrocítica. Es decir, aumento del tamaño de los glóbulos rojos, por tanto, menor intensidad de color y reducción del transporte de oxígeno. Los síntomas son cansancio, palidez y dificultad para respirar. También produce hormigueo, parestesia y pérdida de memoria. Incluso falta de concentración y visión borrosa.

Mareos y falta de vitaminas 

En resumen, la falta de vitaminas en niños repercute en su desarrollo. La mayoría participa en reacciones energéticas y del sistema nervioso. Esto supone que experimenten mareo y cansancio. Así que, al mínimo signo, consulta con el pediatra. Te va a aconsejar sobre el suplemento y la dosis para reducir el déficit.

Además, procura que su alimentación sea variada y saludable. La clave es fomentar las frutas, las verduras y cualquier fuente proteica. Incluso incluir cereales integrales, frutos secos, semillas y usar aceite de oliva. Ante cualquier duda, consulta con un dietista para que te explique cómo hacerlo aunque seáis vegetarianos

Te podría interesar...
Suplementos vitamínicos para niños: ¿son necesarios?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Suplementos vitamínicos para niños: ¿son necesarios?

Los suplementos vitamínicos para niños solo son necesarios cuando los requerimientos nutricionales no se consiguen alcanzar con la dieta.