Artes marciales para niños

Practicar deporte contribuye a que los niños crezcan sanos y fuertes física y mentalmente. En ese sentido, las artes marciales son una gran opción. ¿Conoces sus ventajas para los pequeños?

Al momento de plantearte la idea de inscribir a los pequeños en alguna actividad deportiva, seguramente las primeras opciones que vienen a la mente son el fútbol o la natación. Sin embargo, las artes marciales para niños se han  popularizado como alternativa deportiva para ellos.

Ciertamente, cuando se piensa en estas disciplinas algunas personas inevitablemente la asocian a la violencia, los golpes y las caídas; no obstante, la realidad es que es un deporte integral que mejora la concentración y los valores y busca la armonía espiritual.

Hay que destacar que en las artes marciales para niños no se les enseña a ser agresivos ni violentos, como algunos piensan. Durante los combates, se les inculca que no es importante ganar o perder, sino disfrutar el haber participado.

Se crea un ambiente en el que el profesor no solo enseña la parte deportiva, sino que sirve de guía para forjar la mente y el carácter y le proporciona al niño herramientas y valores como el respeto, la autoconfianza y el autocontrol.

Esto hace de las artes marciales para niños un deporte idóneo para aquellos que son muy impulsivos, que tienen poca concentración, baja autoestima o con problemas para socializar.

Beneficios de las artes marciales para niños

Al practicar estas disciplinas, el niño no solo realiza ejercicios físicos que mejoran su flexibilidad y resistencia, sino que, al mismo tiempo, aprende un mecanismo de defensa personal.

Entre los muchos beneficios de las artes marciales se encuentran:

Beneficios físicos

  • Mejoran sus habilidades motrices e incrementan su resistencia, agilidad, fuerza y flexibilidad gracias a los movimientos que practican.
  • Se corrige la postura y se refuerzan los músculos.
  • Dado que se concentran en su cuerpo con más frecuencia, responden mejor a órdenes y aumentan su habilidad de coordinación y disciplina.
Las artes marciales para niños presentan muchos beneficios.

Beneficios psicológicos

  • Aumenta la seguridad en sí mismos.
  • Aprenden valores deportivos en un ambiente de competitividad positiva.
  • Adquieren valores que son base de las disciplinas orientales como el respeto, el trabajo duro y la humildad.
  • Incrementa la capacidad de concentración.
  • Inculca el respeto a las normas y a las figuras de autoridad.
  • Contribuyen a disminuir los problemas de conducta.

Las artes marciales para niños cuentan también con muchos otros beneficios que, a diferencia de otros deportes, ayudan incluso a los pequeños con dificultades de atención o aprendizaje. Esto se debe a los siguientes factores:

  • Permiten obtener logros a corto plazo y de manera individual: a través de cada etapa superada, los niños son premiados con cintas de diferentes colores, lo que genera confianza y seguridad en ellos.
  • Mejoran la memoria al realizar de manera repetitiva las rutinas que le permiten ir avanzando de nivel y agregar más movimientos.
  • Nivelan el estrés en un ambiente de tranquilidad, mucho respeto y buen comportamiento dentro y fuera de las clases.

“En las artes marciales para niños no se les enseña a ser agresivos ni violentos, como algunos piensan”

Este deporte puede lucir muy  atractivo para nuestros niños, pero surgen varias preguntas para los padres como por ejemplo: ¿Qué elementos son necesarios para practicar estos deportes?, ¿a partir de qué edad puede un niño iniciarse en las artes marciales?, y ¿cuáles son las más apropiadas?.

Para practicar cualquier arte marcial para niños, nuestros pequeños solo van a necesitar unos trajes especiales usualmente blancos. Están compuestos de una chaqueta, pantalones y un cinturón de color, que irá cambiando con relación a su nivel.

A partir de los tres años, hay muchos tipos de artes marciales que los chicos pueden practicar. Las que requieren mayor coordinación y control se recomiendan para niños mayores de cinco años.

Artes marciales para niños más comunes

  • Taekowndo: es un deporte de combate que emplea pies, manos y otras partes del cuerpo. Aún cuando es recomendando a partir de los cuatro años, su práctica puede adaptarse a todas las edades.
  • Judo: disciplina que busca inmovilizar antes que golpear; la misión es derribar al adversario usando la propia fuerza, coordinación, equilibrio y destreza. Los niños pueden practicarlo a partir de los tres años.
  • Kárate: en este tipo de arte marcial, se usan casi exclusivamente las manos y piernas para realizar los golpes; lo principal es el dominio de la postura corporal, la observación y el análisis de los movimientos del adversario. Se busca principalmente el bloqueo, esquivar los golpes y la oportunidad de alcanzar puntos débiles en el contrincante.
Lejos de ser violentas, las artes marciales para niños transmiten importantes enseñanzas a los pequeños.

Practicar deporte desde muy jóvenes, además de diversión o entretenimiento para los más pequeños, es una forma de mantener su cuerpo saludable; con ellos, fortalecen sus capacidades físicas y se hacen menos propensos a enfermedades.

Al igual que cualquier otro deporte, en las artes marciales para niños la constancia y el apoyo de los padres juegan un factor primordial, ya sea en sus prácticas diarias o en presentaciones y campeonatos.

El deporte ayuda con la salud y, además de los muchos beneficios que trae consigo, fortalece lazos entre las familias y las amistades. 

Categorías: Deporte y actividades Etiquetas:
Te puede gustar