Golpes y caídas: ¿Cómo debemos actuar ante un posible accidente?

Macarena · 16 marzo, 2016

¿Cuál es el factor común en la vida de todo niño? Sin dudas, sufrir pequeños accidentes, especialmente golpes y caídas, como consecuencia de su curiosidad y la falta de noción del peligro. Por eso, evitar y lidiar con este tipo de percances es una de las tareas diarias de cualquier madre. 

¿Acaso crees que solo tú tienes un hijo “terremoto”? Pues no, la mayoría de los chicos experimentan y exploran, por lo que resultan propensos a enfrentarse a golpes y caídas de diferente magnitud, aun poseyendo un destacado temperamento tranquilo.

Es inevitable que los chicos pasen buena parte del día saltando, corriendo y jugando… para gastar energía. Como consecuencia de esto, generalmente terminan accidentándose. Si bien existen pautas de prevención, no debes prohibirle la actividad física ya que les garantiza un buen desarrollo físico y mental.

Entonces, ¿cómo podemos prevenir estos accidentes?. ¿Cómo debemos actuar ante los lamentablemente inevitables golpes y caídas de nuestros hijos? Descubre la solución a esta preocupación maternal en este artículo de Eres Mamá.

Mejor prevenir que curar…

Los golpes y caídas constituyen una posibilidad habitual en el entorno doméstico y escolar, además de convertirse en uno de los accidentes más comunes. Por eso no basta simplemente con atender la forma de actuar una vez herido el niño, sino también la forma de prevenirlas oportunamente.

Al hallarse los golpes y caídas entre las causas más frecuentes de traumatismos infantiles al interior del hogar, la seguridad y protección dentro de la casa deben convertirse en reglas de oro insertas en la rutina familiar. Por supuesto, la idea no es sobreproteger a tu hijo sino, contrariamente, darle seguridad y libertad.

Happy parents joining hands above children

Por eso, será fundamental crear un ambiente y un entorno apto para menores, es decir, sin peligros ni riesgos para él. Para ello, debes considerar los siguientes ítems:

  • Coloca barras de protección en escaleras, ventanas y camas, así como también debes dotar de topes las puertas de la casa y de los armarios bajos.
  • Pon protectores de silicona, generalmente redondeados, en las esquinas de muebles y cajoneras.
  • Manten electrodomésticos y utensilios fuera del alcance de los chicos.
  • Vigila a los menores en la bañera, y coloca en la misma un tapete antideslizante.
  • Supervisa los juegos y juguetes del bebé a fin de evitar que se lastimen con ellos.
  • Vela por un camino sin obstáculos, pues el suelo de todas las dependencias de la casa deben estar libres de ropa y juguetes.
  • Procura tener siempre una buena iluminación en casa para evitar tropezones y caídas innecesarias.
  • No dejes niños de corta edad sobre superficies elevadas como cambiadores y taburetes.
  • Evita el uso del andador dado que suelen originar accidentes domésticos.
  • Transmite a tu hijo la importancia de emplear medidas protectoras cuando salgan en bici o patines. Ponles casco, coderas y rodilleras para protegerlos.
Caring-Injured-Kids

¿Cómo actuar frente a golpes y caídas?

Hay ocasiones en que nuestra labor preventiva no surte efecto. En tales casos, será menester considerar una serie de factores a la hora de evaluar la gravedad del accidente. Las consecuencias habituales son las contusiones, lesiones articulares (esguinces, luxaciones) y fracturas.

La aparición de inflamación o hinchazón en la zona afectada indica que hubo un traumatismo interno, generalmente acompañado por un dolor más o menos intenso. Si la víctima manifiesta dolor al tiempo que se observa una deformidad, no fuerces al menor a moverse ni a estar de pie.

Asimismo, lo ideal es mantener en reposo la zona afectada por golpes y caídas. Debemos evitar que el niño se mueva mientras aplicamos frío localmente para calmar el dolor. De acuerdo a la evolución de tu hijo, evalúa acercarte a una guardia pediátrica o bien llamar a emergencias médicas.

Si durante el accidente en cuestión el chico se golpeó la cabeza y luego manifiesta un sangrado de oído, vómitos o pérdida repentina de conocimiento, no dudes en pedir ayuda con suma urgencia. Recuerda además que, en este caso, la criatura no podrá dormirse durante dos horas como mínimo.

¿Qué evaluar en estas circunstancias?

En caso de que tu hijo resulte expuesto a sufrir golpes y caídas, puedes valorar una serie de factores que te ayudarán a decidir si es conveniente acudir al centro de salud o es posible solucionar las consecuencias del accidente en casa.

  • Intensidad del golpe. Aquí será necesario considerar la altura desde la que se produjo la caída y la fuerza inicial que estaba empleando el niño al accidentarse.
  • Zona de la contusión. Las áreas más sensibles son cara, cuello y articulaciones. Los vasos sanguíneos del rostro pueden dar lugar a reacciones aparatosas.
  • Reacción del niño. Está de más acotar que en caso de llanto inconsolable o de una pérdida de consciencia debemos ir urgentemente al médico para descartar lesiones graves.
  • Aspecto de la lesión tras el golpe. Puede haber un enrojecimiento, moretón o hematoma.