Anginas en niños: la enfermedad que llega con el frío

Astrid Moreira · 7 noviembre, 2017
La inflamación de la mucosa de la faringe se debe en la mayoría de los casos a la infección causada por un virus.

La faringitis es la inflamación de la mucosa de la faringe, la cual provoca dolor de garganta, irritación, fiebre e hinchazón en las amígdalas, también conocidas como anginas. Las anginas en niños se pueden deber a la infección de la faringe, que puede ser causada por una gran variedad de microorganismos.

En la mayoría de los casos, el responsable de la infección es un virus y la faringitis puede deberse a un resfriado común. En muy pocos casos la faringitis podría ser causada por bacterias. La bacteria que causa esta enfermedad tiene como nombre estreptococo del Grupo A, la cual produce la faringitis estreptocócica.

“Mediante una muestra de cultivo faríngeo se puede determinar si se trata de un virus o una bacteria”

Síntomas de las anginas en niños

Generalmente, la faringitis se presenta en los meses más fríos, principalmente en la estación de invierno, donde más fuerza cobran las enfermedades respiratorias. Además, es una enfermedad contagiosa, por ello es muy probable que se propague dentro del núcleo familiar. Pero para que estés preparada, aquí te damos a conocer los principales síntomas:

  • Fuerte dolor de garganta. Al niño le puede costar comer y tragar. Si visualizamos su garganta, la notaremos roja y brillante a causa de la enfermedad.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
El médico es el encargado de evaluar si es necesaria la operación de amígdalas en caso de dolor de anginas.

Diagnóstico de las anginas en los niños

El médico realizará un examen de faringe para determinar si existe un drenaje o recubrimiento; también se pueden examinar la piel, los ojos y los ganglios linfáticos del cuello. Si existe la duda de contagio de faringitis estreptocócica, se puede realizar un examen para detectar el estreptococo y/o un cultivo por frotis de la garganta. Además, se pueden realizar cultivos adicionales de garganta y exámenes de sangre de acuerdo con el organismo que se sospeche que sea el causante del malestar.

Tratamiento de la angina en niños

Las anginas en niños se pueden tratar con paracetamol o ibuprofeno, para que el dolor de garganta y la fiebre disminuyan. Además, la inflamación puede mejorar haciendo gárgaras con agua salada y tibia seis veces al día. Debe ser una proporción de una cucharadita de sal por vaso de agua.

Cuando el pequeño no supera seis episodios repetidos de anginas habiéndose tratado con antibióticos y siguiendo las instrucciones del pediatra, se suele recurrir a un especialista para que estudie la gravedad del caso y determine si se requiere intervención quirúrgica o no.

Por otro lado, la dificultad para respirar causada por el aumento de tamaño de las amígdalas también suele ser una causa para la preocupación de los padres y la posterior intervención médica. El aumento de las amígdalas hace que el niño ronque, pueda tener apnea obstructiva del sueño o dificultades al tragar.

Complicaciones de las anginas en los niños

Otras fuertes complicaciones que pueden causar las anginas en niños son fiebre reumática, inflamación del riñón, corea, bacteremia (infección del torrente sanguíneo) y, excepcionalmente, el síndrome de shock por estreptococo. En caso de ser una faringitis severa, puede producirse obstrucción de la vía aérea. También es posible que se presente un absceso peritonsilar o un absceso retrofaríngeo.

¿Cuándo se requiere asistencia médica?

La asistencia médica se requiere principalmente cuando el dolor de garganta es muy fuerte y el niño no logra curarse. También si tiene fiebre muy elevada, ganglios linfáticos inflamados en el cuello o erupción. Si el niño tiene dificultades para abrir la boca o tragar, está decaído y presenta la piel seca con manchas, también deberéis acudir inmediatamente a su pediatra de confianza.

El dolor de anginas puede prevenirse abrigándose debidamente.

¿Cuándo se debe operar?

Una de las principales dudas que existen con respecto a esta enfermedad es cuándo se debe realizar una operación. Es muy recomendable operar únicamente cuando es necesario, dando prioridad a aquellos casos que no responden a los medicamentos. La operación de anginas tiene como nombre amigdalectomia y esta no dura más de cinco minutos.

Aunque la operación sea corta, el niño debe esperar 30 minutos para realizar el proceso quirúrgico necesario. Generalmente, se otorga el alta el mismo día, pero se recomienda que la hospitalización sea hasta el día siguiente, para así poder evaluar la evolución del niño. Aquí tenemos algunos puntos importantes a tomar en cuenta después de la operación:

  • Si han realizado puntos de sutura, el niño podrá comer con total normalidad.
  • Evitar comidas calientes y muy duras.
  • Seguir una dieta especial.

Las anginas pueden complicar la salud de nuestros hijos si no se determina correctamente el nivel de gravedad. Por ello es muy importante que, si el niño presenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, visite a su pediatra para que determine si requiere una operación o debe tratarse de otra forma.