Amamantar reduce el dolor de cesárea

Adrianazul · 14 agosto, 2017

Ya se sabe que amamantar le da al bebé la leche materna, que es la fuente de alimento más importante y adecuada para todos los recién nacidos y durante sus primeros meses de vida. Además reduce el dolor de cesárea.

Estos efectos que produce la lactancia materna sobre el dolor de cesárea que experimentan algunas madres después del parto son muy pocos conocidos.

Las estadísticas revelan que el parto por cesárea repunta cada vez más, representando aproximadamente el 25% de todos los nacimientos que ocurren en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.

Por lo menos 1 de cada 5 madres que dan a luz mediante esta opción se ven afectadas por un dolor crónico durante más de tres meses. Sin embargo, un estudio reciente reveló que la lactancia materna puede funcionar como antídoto contra este dolor.

¿Cómo se concluyó que amamantar reduce el dolor de la cesárea?

de cesárea 1

Los resultados se obtuvieron tras una investigación estuvo a cargo de la doctora Carmen Alicia Vargas Berenjeno y sus colegas del Hospital Universitario Nuestra Señora de Valme, ubicado en la ciudad española de Sevilla.

El estudio incluyó a 185 madres que se sometieron a una cesárea en el hospital sevillano entre enero de 2015 y diciembre de 2016.

Para establecer estos resultados los autores entrevistaron a las madres sobre sus patrones de lactancia materna y el nivel de dolor crónico en las primeras 24 y 72 horas después de la cesárea y nuevamente cuatro meses después.

De acuerdo con el equipo de investigación, el 87% de las entrevistadas amamantó a sus bebés pero tan solo un 58% dijo haber dado el pecho durante dos meses o más.

Los hallazgos mostraron también que 23% de las madres que dieron pecho a sus bebés por dos meses o menos, experimentaron dolor crónico en el sitio quirúrgico aun cuatro meses después de la operación, a diferencia de aquellas que practicaron la lactancia materna por más tiempo.

En cambio, apenas el 8% de las que dieron el pecho durante dos meses o más reportaron dolor crónico.

 

Amamantar por más tiempo produce menos dolor de cesárea

Los resultados evidenciaron que las madres que amamantan a sus bebés durante al menos dos meses después de la operación, tienen tres veces menos probabilidades de experimentar dolor persistente.

“Tu pecho es un lazo umbilical que nunca fue cortado”

-Anónimo-

Al respeto, la investigadora Carmen Vargas, escribió: “Estos resultados sugieren que dar de lactar durante más de dos meses protege del dolor crónico tras una cesárea y que el riesgo de dolor crónico se triplica si la lactancia solamente se mantiene dos meses o menos”.

El equipo de expertos también planteó otras razones válidas, tras los resultados de la investigación, para animar a las mujeres a amamantar.

Basados en los datos obtenidos por los investigadores, dijeron, que las mujeres con una educación universitaria eran menos propensas a tener un dolor crónico que las que contaban con un nivel educativo bajo.

Además, el 54% de las madres lactantes reportaron que sufrían ansiedad. Hay que destacar que aunque este estudio no se diseñó para probar relaciones causales, los investigadores dijeron que es posible que la ansiedad durante la lactancia pudiera influir en las probabilidades de sufrir un dolor crónico.

de cesárea 3

Lactancia materna contra el cáncer endometrio

Investigaciones en Australia también confirman que la lactancia favorece la salud materna. Protegiéndote no solo frente al dolor crónico en caso de cesárea sino también del riesgo de padecer cáncer de endometrio.

Otro estudio, esta vez realizado en el Instituto de Investigación Médica Berghofer QIMR en Brisbane Australia, señala que dar el pecho durante seis meses puede reducir el riesgo de cáncer de endometrio.

Los expertos analizaron los estudios realizados en EE.UU, Canadá, Europa, China y Austria y los factores que puede influir en el riesgo de aparición de este cáncer, como la edad, raza, educación, uso de anticonceptivos orales, fase de la menopausia, fecha del último embarazo e índice de masa corporal.

Y así los científicos observaron que las mujeres que habían dado el pecho tenían una mayor protección frente a este cáncer.

“Los resultados no son solo relevantes para que las mujeres decidan amamantar, sino también para que la sociedad entienda los beneficios que tiene la lactancia materna durante períodos razonablemente largos de tiempo. Ahora bien, como no siempre es posible dar el pecho, no significa que aquellas que no pueden van a desarrollar este cáncer”, han señalado los investigadores.