Alimentación de los adolescentes durante los exámenes

¿Sabes por qué es importante la alimentación de los adolescentes durante los exámenes? Descúbrelo y consigue mejorar su energía y rendimiento académico.
Alimentación de los adolescentes durante los exámenes
Silvia Zaragoza

Escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza el 03 marzo, 2021.

Última actualización: 03 marzo, 2021

¿Sabíais que existe evidencia acerca de la influencia de la dieta en la concentración y rendimiento escolar? Estudiar requiere energía y nutrientes, por lo que es importante que los adolescentes sigan una buena alimentación durante los exámenes, como veréis a continuación.

El rendimiento académico se define como el resultado posterior a un proceso de enseñanza y aprendizaje, basado en los logros y conocimientos adquiridos por un alumno durante ese periodo y la manera de integrarlos y aplicarlos. Depende de factores personales como las aptitudes, el conocimiento previo y la motivación para aprender. También influye el método de aprendizaje.

Además, el desarrollo cerebral empieza en el útero, por lo que la alimentación durante el embarazo es importante que contenga ácido fólico y grasas de buena calidad. Se encuentran en las verduras de hoja verde, el pescado, los frutos secos y el aceite de oliva. Incluso, tienen sustancias antioxidantes que evitan el deterioro de las neuronas.

“Comer es una necesidad, pero comer inteligentemente es un arte”.

La Rochefoucauld

Chica adolescente cansada mientras estudia porque no sabe llevar una buena alimentación durante los exámenes.

Nutrientes básicos de la alimentación de los adolescentes durante los exámenes

Tal como hemos mencionado antes, los ácidos grasos poliinsaturados, como el EPA y el DHA, son esenciales para el buen funcionamiento del cerebro.

Su principal función es favorecer la formación de neuronas y su correcta interconexión. Además, se ha visto que mejoran la memoria a  corto plazo y la lectura. En cuanto a la memoria a largo plazo y de trabajo, así como la resolución de conflictos, destaca la ingesta de EPA. Y quizás te preguntes si es necesario darles algún suplemento.

También disponemos del Fins-TEENS, en el que se evaluó el consumo de pescado azul durante 3 veces por semana en un periodo de 3 meses. Los resultados indicaron que aumentaba la concentración, la velocidad para procesar la información y el rendimiento.

Comparado a la ingesta de carne y suplemento con aceite de pescado, el incremento fue mayor en el grupo asignado al pescado. Sin embargo, el déficit de hierro, zinc, vitaminas del grupo B, D y E producen el efecto contrario, ya que poseen funciones similares.

Por un lado, los polifenoles que dan color a las frutas, verduras y hortalizas actúan como antioxidantes y protectores del estrés oxidativo que supone dedicar tiempo a estudiar.

Por otro lado, una dieta rica en azúcares, grasas trans y fast food empeora la cognición, tal como ha demostrado el estudio HELENA en adolescentes europeos de entre 12 y 17 años. Producen inflamación y destrucción de la barrera entre el cerebro-sanguínea y disminuyen el BDNF, una proteína que estimula el desarrollo neuronal.

Dieta mediterránea, el patrón beneficioso de alimentación de los adolescentes durante los exámenes

La dieta mediterránea es la más estudiada en población europea, ya que es típica de los países situados cerca del mismo mar. Está basada en la ingesta abundante de vegetales, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva.

Desde 2016 hasta 2019 se publicaron 3 estudios transversales sobre la adherencia entre la dieta mediterránea mediante el índice KIDMED y el rendimiento cognitivo. Ambos establecieron una relación proporcional a la adherencia.

Por un lado, los adolescentes de Sicilia obtuvieron mejores notas en matemáticas. Incluso al tener en cuenta la realización regular de 3 comidas principales. En contraposición, la dieta occidentalizada mermó su rendimiento en historia, inglés, ciencias y ejercicio.

Por otro lado, el UP&DOWN estableció una asociación positiva, aunque se valorase la edad, el peso al nacer, el lugar de nacimiento, la práctica de ejercicio y el nivel de estudios de la madre. A pesar de todo, no registraron la ingesta calórica ni tuvieron en cuenta las posibles variables de confusión.

Otros beneficios de la dieta Mediterránea es la mejoría en el pensamiento crítico, la organización, los hábitos de estudio y el esfuerzo.

Chica estudiando con la técnica de la evocación.

¡Come saludable y saca buenas notas!

Por último, varios estudios señalan al desayuno como un buen indicador del rendimiento escolar. El hecho de desayunar antes de ir al colegio es positivo, aunque en ningún caso mencionan la importancia de la calidad de los alimentos que lo componen.

También se ha reportado un empeoramiento por consumir refrescos, dulces y platos precocinados. Además, la correlación positiva con la fruta y verdura a diario es a nivel dosis-respuesta. Por eso, intenta ofrecérselas a tus hijos con buena presentación y sabor, así como variedad incluidas las técnicas culinarias.

Ahora que ya sabes qué dar de comer a tu hijo, ¿por qué no lo ayudas a superar el curso para que pueda estudiar lo que le guste? Recuerda que los padres sois su ejemplo a seguir y también les podéis resolver las dudas que tengan con los deberes.

Te podría interesar...
6 causas del bajo rendimiento escolar en niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
6 causas del bajo rendimiento escolar en niños

El bajo rendimiento escolar en niños puede aparecer tanto por factores ambientales como patológicos. Aquí te contamos algunas de las principales ca...



  • Henriksson, P; Cuenca-García, M; Labayen, I; Esteban-Cornejo, I; Henriksson, H; Kersting, M et al (2017) Diet quality and attention capacity in European adolescents: the Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence (HELENA) study. Br J Nutr, 117(11): 1587-95.
  • Naveed, S; Lakka, T; Haapala, E A (2020) An Overview on the Associations between Health Behaviors and Brain Health in Children and Adolescents with Special Reference to Diet Quality. Int J Environ Res Public Helath, 17(3):953.
  • Esteban-Cornejo, I; Izquierdo-Gomez, R; Gómez-Martínez, S; Padilla-Moledo, C; Castro-Piñero, C; Marcos, A et al (2016) Adherence to the Mediterranean diet and academic performance in youth: the UP&DOWN study. Eur J Nutr, 55(3): 1133-40.
  • Chacón-Cuberos, R; Zurita-Ortega, F; Martínez-Martínez, A; Olmedo-Moreno, EM; Castro-Sánchez, M (2018) Adherence to the Mediterranean Diet Is Related to Healthy Habits, Learning Processes, and Academic Achievement in Adolescents: A Cross-Sectional Study. Nutrients, 10(11): 1566.
  • Young Kim, S; Sim, S; Park, B; Gyu Kong, I; Kim, JH; Geun Choi, H (2016) Dietary Habits Are Associated With School Performance in Adolescents. Medicine (Baltimore), 95(12): 3096.
  • Burrows, T; Goldman, S; Pursey, K; Lim, R (2017) Is there an association between dietary intake and academic achievement: a systematic review. J Hum Nutr Diet, 30(2): 117-40.
  • Barchitta, M; Maugeri, A; Agrifoglio, O; Favara, G; La Mastra, C; La Rosa, M C et al (2019) Dietary patterns and school performance: evidence from a sample of adolescents in Sicily, Italy. Ann Ig, 31 (2) S1: 72-80.
  • Handeland, K; Øyen, J; Skotheim, S; Graff, I E; Baste, V; Kjellevold, M et al (2017) Fatty fish intake and attention performance in 14-15 year old adolescents: FINS-TEENS - a randomized controlled trial. Nutr J; 16(1):64.
  • Emery, S; Häberling, I; Berger, G; Walitza, S; Schmeck, K; Albert, T et al (2020) Omega-3 and its domain-specific effects on cognitive test performance in youths: A meta-analysis. Neurosci Biobehav Rev, 112: 420-36.