Alergia al sol en niños

Óscar Dorado 1 septiembre, 2018
El pigmento de la piel está menos desarrollado en bebés y niños. Por ello, es necesario tomar en consideración algunos casos de alergia al sol en niños y en qué consiste esta patología.

La piel de los niños es mucho más delicada que la de los adultos, ya que la capa córnea de la piel —la capa más externa de la epidermis— es más delgada y, por ende, su función de barrera solar es menos efectiva. En consecuencia, los rayos del sol se absorben más rápidamente y llegan a capas más profundas. Por ello, no resulta extraño que cada vez hayan más casos de alergia al sol en niños.

Ciertamente, la piel de los niños produce melanocitos, células productoras de melanina, pero no están completamente desarrolladas. Por lo tanto, su piel tiene menos protección natural contra el sol.

Los infantes con la piel clara, los pelirojos o aquellos que tienen pecas poseen más probabilidades de sufrir quemaduras solares o alergia al sol, ya que su piel produce menos melanina.

Asimismo, con las exposiciones de la piel al sol, a menudo aparecen reacciones alérgicas. Estas ocasionan enrojecimiento, sarpullido, picazón o ampollas en la piel. Todos estas consecuencias son muy desagradables y pueden aparecer unos minutos antes o después de la exposición inicial de la piel al sol.

Alergia al sol en niños: en qué consiste

¿Cuándo empezar a utilizar protector solar en bebés y niños?

La alergia al sol en niños es una reacción a la luz ultravioleta que aparece al poco tiempo de la exposición a la luz solar. Para evitar este tipo de reacciones, debes tomar en consideración algunas precauciones y consejos. Eso sí, en caso de que observes cualquier respuesta alérgica al sol en los niños, debes acudir a un especialista de inmediato.

Además, has de saber que los lugares más comunes donde aparece este problema incluyen la zona del cuello, la parte posterior de las manos, la superficie exterior de los brazos y la parte inferior de las piernas.

No obstante, las alergias solares ocurren solo en ciertas personas sensibles, y, en algunos casos, pueden desencadenarse solo por unos breves instantes de exposición solar. Veamos entonces cuáles son las alergias solares más comunes en niños.

Alergias solares más comunes en niños

Estos son algunas de las alergias solares que puede sufrir la piel de los niños:

1. Fotosensibilidad

Si tu hijo muestra una reacción de quemaduras solares, hinchazón o picazón intensa después de una exposición limitada a la luz solar, puede padecer de fotosensibilidad. Como su nombre indica, consiste en una sensibilidad alta a la luz natural.

Esta afección también puede detectarse si el niño presenta una erupción o cicatrización en un área del cuerpo que ha estado expuesta al sol. En cualquier caso, es recomendable una consulta con el especialista lo más pronto posible.

2. Erupción de luz polimórfica

La erupción de luz polimórfica suele ocurrir uno o dos días después de la exposición solar intensa. Puede generar desde pequeños puntos rojos hasta otros llenos de líquidos o eczemas o hasta ocasionar lesiones. Las áreas comúnmente involucradas incluyen la cara, el cuello, los brazos y las manos que hayan estado expuestos.

En los niños, suele comenzar como parches secos en la cara con pequeños puntos rojos y trae consigo picazón severa. Las lesiones suelen desaparecer espontáneamente en unas semanas si se suspende la exposición solar.

“Los infantes con la piel clara, los pelirrojos o aquellos que tienen pecas poseen más probabilidades de sufrir quemaduras solares o alergia al sol”

3. Urticaria solar

La urticaria solar está caracterizada por picazón y enrojecimiento, generalmente después de aproximadamente 30 minutos o menos de exposición al sol. Después de varias horas, la piel vuelve a su normalidad.

4. Fotodermatitis

Mi hijo tiene alergia al sol, ¿qué puedo hacer?

Por último, la fotodermatitis ocurre cuando la luz ultravioleta reacciona con ciertos químicos en la piel. Estos productos químicos pueden provenir de alimentos comunes como las zanahorias, el perejil y el apio.

Asimismo, el sarpullido habitualmente aparece 24 horas después de la exposición y puede tomar de semanas a meses para sanar por completo. Es posible que aparezca como una erupción con picazón, pero a veces incluso se da en forma de ampollas.

Consejos para proteger a tu hijo del sol

A continuación, incluimos un listado con algunos consejos para proteger a tu hijo del sol. ¡Toma nota y aplícalos!

  • Mantén a los niños fuera del contacto directo con la luz solar.
  • Los niños deben permanecer a resguardo de la luz solar en las horas pico; esto es entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde.
  • Cubre la piel del pequeño con ropa protectora.
  • Usa un producto de protección solar de un factor muy alto para proteger su delicada piel.
  • Incluso en los días nublados, ten en cuenta que los niveles de UV pueden ser altos.
  • Aplica una loción post solar después de la exposición para ayudar a rehidratar la piel del niño.

Finalmente, recuerda que una actitud sensata respecto a la cantidad de sol a la que está expuesta la piel del pequeño y el uso de productos de protección solar pueden evitar muchos casos de alergia al sol en niños. No dudes en tomar los recaudos necesarios y evalúa los síntomas que el niño pueda presentar.

Te puede gustar