¿Qué hacer para curar las quemaduras del sol?

15 julio, 2018
Si olvidamos el protector solar y la exposición a la luz solar directa es prolongada, se corre el riesgo de sufrir quemaduras que pueden ir, de intensidad leve a severa.

Para curar las quemaduras del sol adecuadamente, es necesario conocer cuáles son las medidas primarias y, por supuesto, los distintos tipos de quemaduras que existen. Recordemos que, un tratamiento oportuno y a tiempo, reducirá las molestias y el tiempo de curación.

Las quemaduras de sol pueden tener tanto carácter general como local. Cuando la quemadura tiene una extensión grande, que prácticamente abarca la totalidad de la piel, se entiende como quemadura general. Por ende, las de carácter local vienen a ser aquellas que se ubican solo en un punto específico de la piel.

Reciben el nombre genérico de ‘insolaciones’ aunque no toda quemadura implica una insolación. Se considera que se trata de una insolación cuando la persona llega a tener una fiebre muy alta y convulsiones. Por ende, lo mejor será no generalizar toda quemadura como insolación y, en su lugar, referirnos a ellas como ‘lesiones’.

Dichas lesiones se producen en la piel por una exposición demasiado prolongada a los rayos del sol. La intensidad que alcanzan estas depende no solo de la duración del baño de sol, sino también de la sensibilidad de la piel expuesta. Por supuesto, las pieles más sensibles son las de los bebés y los adultos mayores.

¿Cuándo empezar a utilizar protector solar en bebés y niños?

¿Existe un horario para tomar el sol?

El horario adecuado para tomar sol es de siete a diez de la mañana, luego resulta dañino ya que la incidencia de los rayos solares es más fuerte. Si se excede en la cantidad de horas de exposición, aparece un enrojecimiento característico denominado ‘eritema’.

En este sentido, se recomienda que las personas de piel muy blanca no se expongan al sol por tiempos largos y prolongados. Y aunque las pieles oscuras son más resistentes, no deben descuidarse. Siempre será necesario el uso de protector solarOtro método de protección es preparar esta loción con los siguientes ingredientes:

  • 20 gramos de lanolina.
  • 30 gramos de vaselina.
  • 1 gramo de sulfato de quinina.

Tipos de quemaduras y tratamiento

De primer grado

Existen casos más intensos, en los que la piel expuesta puede alcanzar características de una quemadura de primer grado, sin embargo, ese enrojecimiento desaparece en el transcurso de 24 a 48 horas, para dar paso a una pigmentación morena que persistirá durante unos días o semanas.

Por lo general, las quemaduras de primer grado solo ameritan una ingesta de agua apropiada así como la aplicación de pomadas, lociones hidratantes, productos after sun y, por supuesto, uso de ropa de algodón y telas que, al rozar la piel, no lastimen ni impidan su respiración.

Segundo y tercer grado

Cuando ocurre un ‘acaloramiento’, puede que la quemadura se trate de segundo o tercer grado. El acaloramiento se manifiesta con fiebre elevada, perdida del conocimiento, entre otros síntomas. En estos casos, es imprescindible la atención médica. 

Mientras se espera la atención médica, se deberá mantener al paciente desnudo, en un sitio fresco, y tendido cómodamente en una silla de extensión.  Una vez evaluado por el médico, se procederán a aplicar envolturas húmedas frías en la cabeza, cuello, axilas y pecho, con el fin de bajar la temperatura de la piel.

Si recobra el conocimiento, puede permitírsele ingerir algunos sorbos de agua fría. Por otra parte, si se observa que el paciente ha sudado mucho, es mejor que en el agua que se le dé a beber se haya disuelto sal de cocina corriente, a fin de compensar la gran cantidad de sales que pierde el organismo por la sudoración.

El médico puede indicar que se tome una pastilla de 0,30 gramos de bromohidrato de quinina con un poco de agua. Las aplicaciones de quinina sirven para curar las quemaduras del sol, ya que atenúan la inflamación y el dolor.

Otras recomendaciones para curar las quemaduras del sol

Para curar las quemaduras del sol puedes utilizar el cristal de aloe vera. Se puede obtener cortando directamente de la planta una de sus hojas. A la hoja se le retira la capa que la cubre para así aprovechar la pulpa, la cual debe lavarse hasta que quede completamente transparente para retirarle el yodo.

Una vez lavada la pulpa, se puede pasar el cristal de aloe por el área quemada. Es necesario dejarlo secar y repetir este proceso varias veces al día hasta que la inflamación ceda.

¿Qué hacer para curar las quemaduras del sol?

Una buena opción para las quemaduras de sol es colocar una compresa de agua hervida con una solución de salicilato de soda al 0,5% Después, se puede agregar talco, almidón u óxido de zinc.

También se utilizan para tratar este tipo de lesiones, vendajes empapados en agua salada mezclada con hamamelis, bicarbonato y compresas de leche cuajada. Estas últimas alivian rápidamente el ardor en la piel. Para obtener al momento la leche cortada, no hay más que agregar unas gotas de vinagre.

Debes estar consciente que al momento de exponer tu piel al sol es imprescindible tomar previsiones, ya que un exceso en este aspecto puede acarrear consecuencias nefastas e irreversibles, en especial hay que ser muy precavidos con el cuidado de la piel de nuestros pequeños. Disfruta del verano sanamente.

Te puede gustar