¿Cómo actuar si tu hijo se destapa por las noches?

La noche seguramente traiga consigo una gran preocupación cotidiana a tu hogar: tu hijo se destapa constantemente durante las horas de sueño. ¿Cómo actuar ante estos casos?

Padres e hijos libramos cada noche una batalla silenciosa, sin cuartel: el pequeño se destapa y nosotros volvemos a arroparlo, formando un círculo vicioso que se extiende durante la totalidad de las horas de sueño.

Sin lugar a dudas, es una pelea agotadora en donde prima el miedo a los posibles efectos del frío en el niño inquieto a la hora de dormir. Pues hagas lo que hagas tu hijo gana la batalla, por lo que termina durmiendo sobre las sábanas, por supuesto, destapado.

No alcanza con el pijama para que descanse calentito, así que apelas a mantas, edredones y nórdicos, los cuales acaban en los pies de la cama mientras tu hijo reposa en el lado opuesto y con la barriga descubierta. Entonces, ¿cómo actuar cuando tu hijo se destapa por las noches? ¿Qué podemos hacer?

¿Por qué se destapa tu pequeño?

Esta pregunta es fundamental, incluso antes de extremar las medidas anti-destapes nocturnos, ya que seguramente tu hijo se destapa porque tiene calor debajo de tanto abrigo. Recuerda que los chicos tienen menos frío que los mayores de noche por lo que no haces dormir cómodo, sino sofocado.

424d3f538934743b5cc89c9bf335cba0

Por eso, el primer paso, es contemplar a tu hijo antes de que te agarre el ataque por verlo destapado. Mira su piel y su cabello o toca su pijama en la zona de la espalda y a almohada, ¿están mojados? Pues es fundamental que observes si el chico está sudando y comprobar o descartar si está tomando frío como supones.

¿Y sabes a qué se debe la tos seca llamada de perro o laríngea? No justamente al frío, sino que se provoca por el calor que la criatura ha pasado. No es curioso que el tratamiento de choque para esa laringitis consista en sacar al niño a tomar aire fresco para reducir la inflamación de las cuerdas vocales.

Por otro lado, los niños tienen un sueño muy activo, por lo que tienden a moverse libremente en su cuna o cama porque pesan poco y caben prácticamente en cualquier orientación. Ante el despliegue de vueltas y giros, difícilmente pueden permanecer tapados por las noches.

Por último, es posible que tu hijo se destape mientras duerme simplemente porque no se siente cómodo dentro de un pijama súper abrigado y debajo de una gran cantidad de mantas que lo aprisionan y le pesan, además de hacerlo transpirar en exceso.

81eff641cc3bb0d1faa7dc3502e3ad78

¿Qué hacer para que tu hijo no se destape?

  • No exageres con el abrigo nocturno. No es necesario abrigarlo demasiado porque si el chico suda, se moverá hasta lograr liberarse de las mantas. Recuerda también que durante la primera fase del sueño los niños tienden a sudar mucho, por lo cual será mejor evitar que tome frío tras transpirar.
  • Tápalo con lo justo y necesario pasada la primera fase de sueño. No es mala idea recostar al niño sobre la cama pero sin arroparlo inicialmente. Una vez que haya sudado, abrígalo solo con la ropa necesaria.
  • ¿Y si directamente no lo arropas? Es una excelente pero poco usual opción para niños muy activos que sí o sí se van a destapar. Por supuesto, asegúrate previamente de que tenga la ropa suficiente que le permita descansar sin frío sobre las sábanas. De esta manera evitas que se destape, así como también los cambios bruscos de temperatura.
  • En caso de bebés inquietos, apela al truco del saco de dormir. Ahí sí no tendrá escapatoria alguna. Obviamente, siempre será conveniente y necesario seguir al pie de la letra todas las recomendaciones del fabricante, por lo que evitaremos en primera instancia echarle encima del saco una manta o sobreabrigarlo. Existen también sacos especiales para niños más grandes en los que se deja al aire los pies para que puedan moverse fácilmente y estar más cómodos.
  • Consulta en el mercado los productos que pueden ayudarte. Puede que descubras técnicas alternativas que son sumamente efectivas para evitar que tu hijo se destape por las noches, como por ejemplo las pinzas sujeta sábanas o bien aquella ropa de cama similar a los sacos de dormir.
  • Ropa de cama amplia, una gran estrategia. Otra opción consiste en colocar edredones o mantas más grandes para agarrarlas entre el colchón y la cama propiamente dicha. Los excedentes laterales los agarras por ambos lados con lo cual logras que los chicos queden “atrapados”.
Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar