¿A tu hijo le cuesta dormirse temprano?

Gladys · 5 abril, 2016

 

Dormirse temprano no tiene por qué ser tormentoso ni para ti ni para tu hijo. Al contrario, debe ser esa recompensa al final del día, un acto natural, una acción a la que ambos estén completamente acostumbrados. Pero, cuando a tu pequeño le cuesta conciliar el sueño o se niega a hacerlo temprano, estamos ante un inconveniente que debemos solucionar antes de que se convierta en un hábito

Dormirse temprano permitirán tanto a ti como a tu hijo tener suficiente energía garantizada para afrontar los desafíos del nuevo día que está por venir.

Un buen descanso es esencial para que los niños desarrollen su capacidad mental, asimilen lo impartido durante las clases e incluso puedan lidiar con un ajetreado día en la escuela.

Una buena noche de sueño significará tener las pilas recargadas durante el día, contribuirá al fortalecimiento del sistema inmunológico y nos ayudará a prevenir enfermedades.

Además, mejorará el estado anímico. En resumen, dormir bien y adecuadamente hará que tu hijo sea una persona más saludable, física y emocionalmente.

Dormir es un acto que se vuelve involuntario, el cuerpo lo desea aunque los niños no lo quieran tanto. Caer rendidos en los brazos del llamado dios del sueño Morfeo no debe traducirse en un mal momento para tu hijo. Si nos irritamos o enojamos porque se resiste, solo conseguiremos crear más rechazo y rebeldía.

Ir a dormir temprano, el momento odiado del día

A tu hijo le cuesta dormirse temprano 2

En ocasiones, somos las madres las que fomentamos esa resistencia de ir a dormir temprano en nuestros hijos. Los ocupamos con tantas actividades –deportes, clases de música, idiomas- con la falsa creencia de que al llegar a casa estarán tan cansados que irán directo a la cama, y generamos un efecto totalmente adverso.

Otras veces, las mamás también mantenemos a nuestros hijos despiertos por más tiempo de lo que normalmente deberíamos. Si tenemos claro que dormirse temprano traerá beneficios esto no debería ocurrir.

Pasamos todo el día en el trabajo, ocupadas en múltiples tareas que cuando vemos a nuestros pequeños sólo queremos compartir más tiempo con ellos, extendemos las horas de juego y retrasamos su ida a dormir.

¿Le cuesta dormirse temprano?: Algunas recomendaciones

A tu hijo le cuesta dormirse temprano 1

Estas son algunas recomendaciones para lograr que vaya a dormir a la hora indicada:

  • Calcula la hora a la que debe levantarse. En el caso de que tu pequeño esté en edad escolar es importante que duerma el tiempo necesario para que en la mañana no se levante con fatiga.
  • Explícale que dormir es tan necesario como comer o hasta jugar. Conocer y experimentar los beneficios del descanso le permitirán comprender que más que una obligación, dormir temprano es una necesidad.
  • Proporciónale herramientas para que entienda que ir a la cama a la hora pautada le ayudará a rendir mejor en sus clases de fútbol o ballet.
  • Encuentra el equilibrio. Entre los quehaceres diarios y los momentos que pasas con tu hijo debe existir un espacio para el descanso óptimo de ambos.
  • Establece una rutina. Hacer que los niños hagan lo mismo antes de dormir constituirá un hábito para ellos: cepillarse los dientes, ponerse la pijama y apagar la luz, por ejemplo.
  • Decreta un horario fijo para ir a la cama. Aunque los niños pongan resistencia es importante que sepan que es una norma que deben cumplir. Los fines de semana puedes ser un poco más flexible con el horario, pero no demasiado.
  • Dales tiempo para relajarse antes de dormir. Apaga la televisión y los aparatos electrónicos un rato antes del descanso. Enséñales que su cooperación es importante, es un trabajo conjunto.
  • Hazles saber que dormir es un acto placentero. Acompáñalos a su habitación, ten una pequeña conversación con ellos o léeles un cuento para hacerles delicioso el dormirse temprano.
  • Prémialo por su comportamiento. Si va solo a la cama a la hora pactada puedes recompensarlo en la mañana siguiente, unas palabras de reconocimiento o su desayuno favorito le demostrarán que vale la pena.

Como madres debemos ser conscientes que todo hábito lleva un tiempo en construirse y que, como todo, requiere de paciencia, conciliación.

El conocimiento es poder, y si logras poner en práctica cada uno de los consejos que aquí hemos propuesto, descubrirás los beneficios de tener niños y madres más descansadas y felices en casa.