¿Cómo actuar ante el miedo del niño?

A medida que un niño crece resulta normal que desarrolle distintos tipos de miedo. Miedo a la oscuridad, la separación de su figura de apego, quedarse solo, las sombras, los extraños, los títeres, los truenos, los médicos y todo lo que tenga que ver con ellos, los animales… Este sentimiento llega y se va según se someta a determinados eventos y situaciones. Sin embargo, el miedo durante la infancia, así como surge, puede ser superado con el apoyo y el cariño de los adultos.

En el presente texto, a modo de información, te ofrecemos un cúmulo de preguntas y respuestas sobre el tema.

Todo lo que debes saber sobre el miedo del niño

¿Qué es el miedo?

Una reacción emocional que forma parte de los sentimientos de las personas.

Una emoción que aparece toda vez que los seres humanos se sienten en peligro y se exponen a eventos o ideas que les causan inseguridad y les son incontrolables.

¿El miedo se aprende de otros?

Por supuesto. El niño aprende y copia todo de sus padres. Si mamá le tiene miedo a las cucarachas y grita y se sube a los asientos cada vez que ve una, el niño comenzará a hacer lo mismo, y hará suyo este sentimiento.

¿Es importante que el niño conozca el miedo?

miedo a la oscuridad 2

Sí, aunque el peligro sea real o imaginado por el menor, la reacción que le causa lo ayuda a crecer emocionalmente.

El miedo lo pone en estado de alerta y le desarrolla una respuesta inmediata que será, en situaciones futuras, la que le pueda hasta ayudar a preservar su integridad y su vida (en casos extremos).

Este sentimiento es el que lo mantendrá seguro toda vez que comience a conocer el mundo y a alejarse de los brazos maternos.

¿Por qué no debo evitarle a mi hijo todo lo que le causa temor?

Porque estás evitando que el niño desarrolle una respuesta rápida, una señal de peligro que le posibilite reaccionar al instante.

Si le evitas las cosas o situaciones que le causan miedo, solo estás contribuyendo a que aprenda a no sentir miedo de nada y, de esta manera, lo estarás exponiendo más al riesgo, sobre todo en el futuro cuando en verdad le toque enfrentarse a las amenazas.

Si el miedo del niño es tan bueno ¿por qué tengo que ayudarle a superarlo?

Porque en exceso, el miedo es un freno para su desarrollo emocional, intelectual y personal. Si tu hijo vive con miedos poco hará de su vida.

Como otros sentimientos, el miedo debe saber controlarse. Tu niño debe aprender a hacer uso de él para su provecho y beneficio.

¿Tengo que exponer a mi hijo a la situación que le causa miedo para que pueda superarla?

No. El miedo no se cura con presiones, regaños, castigos, o exposiciones a las amenazas que le provocan esta reacción.

¿Qué debo hacer entonces?

Laure-Fauvel-Kids-fighting-Monsters-3

Hay que partir de que el miedo es un instinto básico que no debe suprimirse porque aumenta la conciencia ante las amenazas.

Como madre, debes ayudar a tu hijo a conocer el miedo, entenderlo y a enfrentarlo para que pueda superarlo cuando se convierta en una barrera. Esto solo lo lograrás con paciencia, cariño e información.

Ahora bien, miedo no es lo mismo que fobia. La fobia está diagnosticada como un trastorno de salud psíquico y/o emocional que precisa un tratamiento especializado para erradicarse.

Por este motivo, no podemos dejar de recomendarte que ante cualquier síntoma de miedo que tu hijo presente con cierta asiduidad busques ayuda médica para descartar que se trata de una fobia.

Un ejemplo que puede ayudarte

Mamá, si, por ejemplo, tu hijo le teme a las arañas y en tu hogar hay bastantes, te recomendamos intervenir antes de que él vaya a reaccionar tal y como sabes que va a hacerlo. No matando a la araña, sino cargándolo, abrazándolo y convenciéndolo a mirarla desde lejos.

Puedes persuadirlo con ideas y frases que utilice durante el juego y sean parte de su vida. Debes despertarle la imaginación y el interés con:

  • ¡Ay, pobrecita!, ¿esa arañita habrá comido hoy?
  • ¿Quién será la mamá de la araña?
  • ¿Esa araña irá a la guardería de arañas?

Cada vez que tu hijo vaya a reaccionar de la misma forma tu rol debe ser similar.

Te sugerimos comprarle camisetas, mochilas, libros con cuentos e imágenes de arañas. Ponerle canciones infantiles que hablen sobre ellas. Hablarle acerca del mundo de los arácnidos y darle información que le pueda ser interesante.

A medida que tu hijo conozca más sobre las arañas y le sean familiares dejará de sentir miedo por ellas. Quizás nunca las toque ni se les acerque mucho, pero ya no supondrán un obstáculo en su vida.

Como mismo es con las arañas así será con los restantes miedos que le surjan. La desinformación, el no conocer el ente que le despierta temor, solo le causa más miedo.