Actividades para trabajar la competencia lingüística en casa

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Es importante que los niños sepan expresarse verbalmente con claridad. A continuación, te recomendamos algunos juegos para trabajar la competencia lingüística en casa.

La competencia lingüística consiste en utilizar el lenguaje adecuadamente para comunicarse e interaccionar con otras personas, tanto de forma oral como escrita. Esta es una de las competencias educativas básicas. Pero ¿cómo se puede trabajar la competencia lingüística en casa? A continuación, te proponemos algunas actividades para lograr dicho objetivo.

Actividades para trabajar la competencia lingüística en casa

Si se ponen en práctica las actividades y los juegos que a continuación describimos, los más pequeños de la casa podrán potenciar la expresión verbal, la rapidez mental, la atención, las habilidades sociales y otras capacidades beneficiosas para el desarrollo.

¡Descubre cómo pasar un buen rato en familia, mientras los más pequeños trabajan la competencia lingüística!

Padres con su hija haciendo actividades para trabajar la competencia lingüística en casa.

“La palabra, por ser lugar de encuentro y de reconocimiento de las conciencias, también lo es de reencuentro y de reconocimiento de sí mismo”.

-Paulo Freie-

El teléfono de las preguntas

Para comenzar a jugar, los participantes tienen que sentarse en el suelo y formar un círculo, de manera que todos puedan verse las caras con claridad.

Uno de los jugadores tiene que hacer una pregunta al oído del jugador de su derecha, el cual debe responder a la cuestión formulada también al oído. A continuación, este participante tiene que hacerle una pregunta a la persona situada a su derecha y memorizar la respuesta que recibe. Este proceso se repite hasta completar el círculo.

Después, cada uno de los participantes tiene que decir por turnos  y en voz alta la pregunta que le han hecho y, acto seguido, decir la respuesta que han recibido. De forma que las preguntas no tengan nada que ver con las respuestas. Lo cual puede resultar muy gracioso.

La mochila en cadena, un juego ideal para trabajar la competencia lingüística en casa

Antes de comenzar el juego, los participantes deben establecer un orden a seguir, de manera que el primer jugador diga en voz alta: “me voy de viaje y llevo en mi mochila…” y complete dicha frase con el nombre de un objeto, por ejemplo “pelota”.

A continuación, el siguiente participante tiene que repetir esta frase, pero ha de recordar el objeto que ha dicho el jugador anterior y añadir uno nuevo a la lista. Esto se repite, por lo que la frase de va complicando cada vez más, hasta que uno de los jugadores no consiga recordar con exactitud la serie de objetos creada.

Construir una frase

En este juego, se dicen varias palabras, unas cuatro o cinco. Después, cada uno de los jugadores tiene que inventar y escribir una frase o una pequeña historia en la que se incluyan todas estas palabras.

Para decidir quién gana, se puede optar por poner un tiempo límite (sobre unos dos o tres minutos) y, una vez finalizado el tiempo establecido, leer todas las frases o historias en voz alta, de manera que una persona externa al juego haga de jurado y decida cuál es la mejor y la más original. También se puede decidir el ganador teniendo en cuenta la rapidez, es decir, gana el participante que acabe de escribir primero.

Padres jugando con su hijo en casa.

Frases con iniciales

Para llevar a cabo esta actividad, se dice al azar una letra en voz alta (por ejemplo, la “c”). A continuación, se activa un cronómetro con una duración de un minuto. En este tiempo, los participantes tienen que crear una frase que contenga el mayor número de palabras que empiecen por la letra anteriormente seleccionada. Por ejemplo, “Carlos come caramelos con sus compañeros”.

Una vez finalizado el tiempo, cada jugador tiene que decir en voz alta la frase que ha escrito y contar el número de palabras que empiezan por la letra en cuestión. Gana el participante que construya la frase con más palabras que empiecen por la letra establecida. Dicha persona, además, será la encargada de comenzar una nueva ronda y, por tanto, de elegir una letra diferente para formar frases.

En definitiva, como has podido comprar, hay numerosas opciones de juegos y actividades para trabajar la competencia lingüística en casa con los más pequeños. Solo hay que echarle un poco de imaginación y sacar tiempo para pasar un rato divertido en familia mientras se aprende. ¿A qué esperas para disfrutar con tus hijos?

  • Allué, J. M. (1998). El gran libro de los juegos. Barcelona: Parramón Ediciones.