Claves para enseñar habilidades sociales a los niños

25 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Muchos padres y tutores se preguntan si las habilidades sociales son algo innato, que nacen del talento de los pequeños o se pueden enseñar y educar igual que otros valores. Está probado que podemos inculcar habilidades sociales en los niños, incluso en los más introvertidos.

El hecho de enseñar habilidades sociales a los niños contribuye al equilibrio emocional y la buena resolución de conflictos. Las bases de estas competencias son la empatía y la asertividad, enraizadas en un profundo amor propio. Las habilidades sociales pueden adquirirse y pulirse con ayuda de maestros y cuidadores.

En la práctica, el primer paso para enseñar habilidades sociales a los niños es ponerlas en práctica en los padres  y cuidadores. Es por ello que, a la hora de llevar a cabo los ítems de este artículo, cada adulto debe replantearse sus propias maneras de relacionarse con el entorno.

En qué consiste enseñar habilidades sociales a los niños

En el hogar, pero también en cualquier ámbito donde se trabaje con grupos de niños, es posible observar distintos modos de adaptarse y desenvolverse.Tomarse unos minutos diarios para pensar en conjunto alguna de las destrezas que requiere el desenvolvimiento en sociedad, hará que enseñar las habilidades sociales a los niños se convierta en un aprendizaje verdaderamente significativo.

1. ¿Qué son y por qué necesito habilidades sociales?

El análisis entre todos del significado de estas habilidades para la vida en sociedad es una buena manera de introducir a los niños en el tema. Según las edades, este paso puede realizarse mediante juegos, cuentos, una película o alguna lectura, si se trata de preadolescentes.

2. Elegir una habilidad social cada vez

No conviene plantear un arsenal de habilidades de entrada. Lo ideal es elegir una y, en base a ella, iniciar las actividades. Por ejemplo, dedicar una semana a pensar en lo que significa compartir y que me compartan. Con ello, lo meditado se afianza, se reelabora y los niños encuentran modos personales de desarrollar cada aspecto.

3. Reflexiones profundas sobre cada habilidad

Hay distintas maneras de enseñar habilidades sociales a los niños. La clave está en que sean ellos mismos quienes reflexionen y expresen sus opiniones sin censura. Un buen ejercicio es diseñar una tabla con dos columnas: una para cada habilidad y otra para los ejemplos prácticos propuestos por los propios pequeños.Claves para enseñar habilidades sociales a los niños.

4. Llevar al plano práctico lo adquirido

Siempre por medio de actividades y juegos acordes a cada edad, la puesta en práctica de lo aprendido es la mejor manera de afianzarse en las habilidades sociales. Las dramatizaciones y los juegos de preguntas y respuesta son recursos excelentes para ello.

5. Pausa y reflexión

El descanso después de cada habilidad social adquirida da la posibilidad de poner en juego todo lo aprendido. Al volver a encontrarse con estas habilidades, se podrá reflexionar entre todos sobre el modo en que fueron incorporadas.

Ya sea de manera conjunta o individual, es útil invitar a los niños a que se auto-examinen. Las habilidades sociales complejas, como la capacidad de negociar, son muy positivas en el desarrollo de la socialización de nuestros hijos, incluso en el aula del colegio.

Imagen positiva de sí mismos y asertividad

Otro aspecto de enseñar habilidades sociales a los niños tiene que ver con la imagen que construyan de sí mismos. Cada niño y niña debe saber valorarse, quererse y defender sus derechos e intereses.

Ante la duda sobre cómo enseñar el amor propio, la respuesta puede resumirse en «ser el mejor modelo a seguir posible». Además, hay que tener en cuenta:

  • No comparar a los niños entre sí.
  • Ofrecerle tiempo de calidad.
  • Ofrecer distintos escenarios para desenvolverse.
  • Incentivar su autonomía y reconocer sus esfuerzos y logros.

En cuanto a la mencionada asertividad, se trata, si se quiere resumir, del principio ético que implica defender y hacer valer los derechos propios, y reconocer los ajenos. Desde ya, para los pequeños hacer valer sus derechos suele relacionarse con el grito puro y duro que asuste al contrincante.Claves para enseñar habilidades sociales a los niños.

Según todo esto, el principio de asertividad, así como la imagen positiva de uno mismo, van siendo tema de reflexión en la adquisición de cada habilidad. El autodominio de las emociones, la resolución de conflictos, la negociación o la persuasión, requieren que la capacidad asertiva sea puesta en juego.

En conclusión, enseñar habilidades sociales a los niños supone un desafío también para los adultos. Es por ello que empezar desde el hogar es el más valioso obsequio que pueda dárseles. El diálogo respetuoso, el incentivo de la autonomía o el cariñoso trabajo sobre las emociones, son algunas claves inequívocas para potenciar en los niños su ser social.