Actividades físicas para niños que no quieren hacer deporte

El objetivo es acortar la brecha entre la actividad física y la falta de motivación para realizar un deporte. Por ello, te exponemos esta serie de recomendaciones. ¡No te las pierdas!
Actividades físicas para niños que no quieren hacer deporte
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 26 Mayo, 2021.

Última actualización: 26 Mayo, 2021

En términos generales, se hace extraño encontrarse con niños que no quieren hacer deporte, o al menos eso puedes llegar a pensar. Hacer referencia a un infante es inmediatamente recrear a una persona físicamente activa durante todo el día, prácticamente.

Por tal concepción, se puede hacer extraño que tu hijo no sea físicamente activo o no disfrute ningún deporte. Dicho punto te preocupa y, por lo tanto, buscas la manera de que participe en cualquier actividad deportiva.

Sin embargo, este es un tema que no debes tomar a la ligera teniendo en cuenta la importancia que representa la actividad física en el niño, así como en su autonomía.

Niños que no quieren hacer deporte

Niña desmotivada con el ballet porque no le gusta.

Los niños que no quieren hacer deporte se deben a un sinnúmero de factores; algunos sociales, otros de crianza o gustos. Sin embargo, los menores de edad que no disfrutan ningún tipo de práctica deportiva son más comunes de lo que crees.

Usualmente, los niños más mayores se dedican a actividades tranquilas como jugar a juegos de mesa, ver películas u otras similares. Esto ocurre porque se sienten identificados y forman parte de su carácter, personalidad que construyen con el pasar de los años.

A pesar de ello, la actividad física no debe pasarse por alto y tus hijos deben realizarla por lo menos tres veces a la semana. Entonces, ¿qué debes hacer?

Actividad física para niños que no quieren hacer deporte

Como madre, debes enfocarte en comprender la etapa en la que se encuentran tus hijos. Según su edad, la actividad física deportiva se llevará a cabo de una u otra manera. En ese orden de ideas, te expondremos una serie de consejos que puedes poner en práctica.

Promover la estimulación temprana

Si tus hijos están empezando a vivir, tú debes estimular sus habilidades motoras y psicológicas. Esto puedes conseguirlo mediante actividades que involucren el movimiento de las extremidades inferiores y superiores.

Además, también puedes ubicar a tu bebé en áreas dentro de las cuales pueda desplazarse libremente. Claro está, siempre tendrás que permanecer alerta y supervisar al pequeño para evitar cualquier accidente.

Se aconseja dejar que se mueva en superficies arenosas y con algunos obstáculos para que busque la manera de sortearlos. No olvides que incluir deportes como la natación en los bebés ofrece un sinfín de beneficios.

Motivar, no obligar

En edades de mayor autonomía, los niños cuentan con gustos asentados y patrones de comportamiento. Es probable que cerca de los 6 años ya sepan qué tipo de deportes les gustan. Sin embargo, en esta edad también pueden demostrar poco gusto por la actividad física. En dicho momento el objetivo se centra en buscar a qué se debe su disgusto.

Si obligas a los niños que no quieren hacer deporte, mayor será el disgusto hacia el mismo. Por lo tanto, encontrar herramientas para motivarlo surge como el principal aliado.

  • Haz actividad física en familia e incluye a los chicos para que lo disfruten.
  • Deja que busquen alternativas al deporte. Experimentarlo desde su óptica probablemente los motive.
  • Realiza actividades predeportivas libres de reglas u órdenes complejas.

Practicar el deporte correcto

Determinar el deporte correcto no significa cumplir con una serie de expectativas o normas. Todos son correctos si son del gusto y disfrute de los niños. En ese orden de ideas, necesitas observar cómo es el comportamiento de tu hijo frente a un deporte en específico. Si es la disciplina que le escogiste por encima de su opinión, lo más probable es que no quiera hacerlo.

Por ende, tus hijos deben escoger y practicar su deporte preferido. Este consejo va de la mano con el expuesto anteriormente: no obligarlo a realizar algo que no quiere.

Niños tristes porque no quieren hacer deporte.

Acompañar a los pequeños en su práctica

Son poco comunes los niños que no quieren hacer deporte, pero sí les gusta. Dicho comportamiento es bastante particular, pero se presenta gracias a algunos aspectos como la falta de confianza y la timidez.

Muchos deportes son llevados a cabo en conjunto, pero tus hijos se sienten apenados a la hora de salir al campo. Esto los lleva a no querer realizar la práctica deportiva, dejándola de lado.

Como madre, necesitas trabajar de la mano con el entrenador para que este comportamiento cambie. Acompañarlo y brindarle seguridad, más que tu deber, también será una herramienta para que quiera hacer el deporte.

No obstante, el acompañamiento sugiere un cambio paulatino y el tiempo en hacer efecto depende de cada niño. Incluso, puedes buscar asesoramiento psicológico de ser necesario.

Paciencia y tolerancia para los niños que no quieren hacer deporte

Tal y como se menciona anteriormente, la actividad física es muy importante para la salud y el bienestar de los niños. Sin embargo, no existe una actividad concreta que influya en tus hijos si estos no lo desean.

Por lo tanto, lo más acertado es acatar las recomendaciones, apoyar a los niños y sobre todo tener mucha paciencia. No significa que les dejes hacer lo que quieran en cuanto a desobedecer, sino que se trata de encontrar la manera de motivarlos a realizar un deporte.

El apoyo profesional siempre estará disponible respecto al tema. No lo tomes a la ligera y tampoco dejes a tus hijos solos frente a esta situación.

Te podría interesar...
¿Por qué los niños deben comer legumbres?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Por qué los niños deben comer legumbres?

Los niños deben comer legumbres porque son alimentos muy importantes en su dieta, aunque no todos las aceptan en un primer momento.