Hay abrazos que son terapéuticos para tus hijos

El amor sana y salva vidas. De hecho, hay abrazos que son terapéuticos para tus hijos. No es para menos, porque en tus brazos tu hijo se siente seguro, protegido y amado. ¿Qué más le puede pedir a la vida, y a su madre? No necesita más que ello.

Sucede que en el calor de tus brazos tu hijo encuentra las verdades más hermosas del mundo. Aportan confianza en sí mismo, e incluso fomentan y aumentan su autoestima. Se siente valioso, valorado, respetado, tenido en cuenta. Percibe ese cariño que te excede.

Ese pequeñito desde muy corta edad busca tus muestras de cariño. Besos, abrazos, caricias, da igual. Sí, en definitiva lo que cuenta es estar cerca de su mami, sentirla, disfrutarla a más no poder. Su perfume, los latidos de su corazón, todo lo que le remita a ella constituyen la adicción infantil más perfecta e ideal para todo pequeño.

Se dice que cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día más de vida

-Paulo Coelho-

Los abrazos que son terapéuticos para los niños

abrazos que son terapéuticos 2

En medio de una pataleta, berrinche o rabieta. Luego de un golpe o caída. Ante cualquier tristeza, decepción o desilusión. Contra toda angustia o ansiedad. Anti estrés y anti frustración total. Definitivamente, existen abrazos que son terapéuticos para los niños.

No hay mejor cura para el cuerpo y, sobre todo, para el alma. Mejora las defensas, previene enfermedades, colma de alegría y felicidad. Inunda su ser de amor, llena sus espíritus. Los eleva a lo más alto. Cuando una mamá abraza con el corazón, un niño toca el cielo emocional y afectivamente.

No es para menos, porque se trata de uno de los gestos de amor que más sentimientos y emociones positivas transmite. Refuerza la personalidad del menor, le ofrece las mejores herramientas para sanar y para salir adelante como un verdadero guerrero.

Con uno de esos mimos, ese niño es capaz de superar toda dificultad, todo obstáculo. Luchar por sueños, intentar alcanzar metas. Porque así, ese pequeño e indefenso niño, se torna más fuerte, olvidando su debilidad. Se reconforta y nutre de la energía y el cariño que su madre transfiere a través de estas sanadoras demostraciones de afecto.

Lo que se esconde detrás de estos mimitos de mamá

Es que, sin lugar a dudas, es mucho más de lo que imaginas aquello que se esconde detrás de los mimitos de mamá. Por eso, tienen una relevancia impensada. No exageramos cuando decimos que son vitales en el desarrollo de todo infante.

Pues en los abrazos están escondidas todas las palabras más hermosas del mundo. Aquello que hace bien, que llena nuestro corazón y nuestra alma. Lo que deja huellas emocionales profundas y duraderas, realmente imborrables. Nos marca como personas y nos da la valía necesaria para vivir esta vida.

abrazos que son terapéuticos 3

Sin importar la circunstancia que se atraviese, o la situación del momento, los abrazos son sanadores. Porque en el fondo se esconde un subtexto que da al niño razones para vivir, para seguir. “Yo te entiendo, y te apoyo”, el mayor mensaje de empatía y buena compañía. El niño verifica así la incondicionalidad de la madre.

“Estoy aquí, y no tienes nada que temer”, subyace tras ese hermoso detalle que garantiza protección, cuidado, seguridad y confianza. De modo tal que el pequeño corrobora que al lado de ese regalo hermoso de la vida llamado madre nada malo puede pasar.

“No te preocupes, todo pasa”, se denota en cada uno de aquellos abrazos que son terapéuticos para todo chiquillo. De allí, el niño toma no solo la fortaleza y valentía para enfrentar todo revés del destino, por pequeño o enorme que sea.

Ella necesitaba un abrazo a ojos cerrados. De esos en los que uno se aferra al otro, y a la vida. De esos que convierten sus brazos en hogar, fuego y azúcar.

-Brando, Bocanadas y Besos

Además de ello, la madre no hace más que transmitir tranquilidad, paciencia, tenacidad. Siembra miles de ilusiones y esperanzas. Contagia el espíritu positivo y optimista necesario para que el niño abrace toda osadía y determinación para luchar.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar