8 errores de los padres en los primeros días de colegio

Amanda · 19 septiembre, 2015

Los primeros días de colegio son para los niños un proceso de transición muy importante, aunque también lo es para los padres, pues significa un cambio en la rutina, un nuevo espacio, nuevas personas y en la mayoría de los casos, nuevos maestros.

Es normal que durante los primeros días, los padres cometan ciertos errores, pues supone un momento difícil para ellos también, ya que su hijo estará fuera de su protección y a cargo de personas ajenas y extrañas.

Por tal motivo, resulta muy común que pasen el día preguntándose: ¿Qué estará haciendo mi hijo? ¿Habrá comido? ¿Cómo le estará yendo? Esto no es tan malo, a no ser que estemos motivados a actuar y terminemos equivocándonos.

A continuación vamos a conocer cuáles son los errores más comunes que cometen los padres en los primeros días de colegio de su hijo:

Los errores más comunes de los padres en los primeros días de colegio

shutterstock_58867733

  • Perder el control delante del niño. En la mayoría de las ocasiones, los padres suelen exteriorizar sus sentimientos delante de su hijo. Es decir, rompen en llanto por la terrible sensación de dejarlo solo por primera vez. Este es un error, pues lo que hacen es transmitir al niño su angustia y predisponerlo a la situación.
  • No hablarle sobre las cosas que se encontrará durante su primer día. Ciertamente los padres no podrán adivinar todas las situaciones que vivirá su hijo. No obstante, pueden ayudarlo a entender las cosas que se podrían presentar durante sus primeros días, indicarle una breve idea. De esta forma, el niño no se sentirá solo durante esta transición.
  • Visitarlo. Es muy común que los padres se dejen llevar por la tentación de visitar a su hijo en el colegio, con la curiosidad de ver qué tal le va. Sin embargo, lo único que lograrán será que el niño recuerde la angustia y reviva el berrinche ocurrido en otro momento, pues lo que desea es ir con papá y mamá.
  • Regresar a despedirse. En muchos casos, cuando el niño está armando el berrinche, los padres suelen volver para despedirse de él y ese es un gran error, pues solo se le está apoyando tal actitud.
  • Salir a hurtadillas y no despedirse. Evitar despedirse también es un error; es muy común que los padres soliciten a los cuidadores que distraigan al niño para ellos poder salir a hurtadillas. Sin embargo, no despedirse es un grave error, porque el niño puede llegar a creer que lo han abandonado y no es necesario pasar por eso. Lo recomendable sería que se despidan con un beso, abrazo y hacerle saber que volverán por él en unas horas, que lo quieren y todo saldrá bien.
  • Alargar a despedida. La despedida debe durar un tiempo prudencial, no debe ser tan corta pero tampoco eterna. Los padres deben ser firmes, hacer lo que se les recomienda y marcharse sin mirar atrás. Los padres deben poder transmitir a su hijo cierta tranquilidad al respecto, que puedan ver que es un proceso normal de la vida.
  • Maltratarlo físicamente o regañarlo. Bajo ninguna circunstancia se debe maltratar al niño para que se quede tranquilo. Tal acción, aparte de ser considerada maltrato infantil y ser penada por la ley, solo reforzará las actitudes negativas en el infante.
  • Pretender que el niño se adaptará el primer día. Existen casos en los cuales el niño ha presentado un gran avance en el primer día de colegio. No obstante, no ocurre con todos, porque  hay algunos a quienes les cuesta mucho más adaptarse; es por ello que requieren del constante apoyo y comprensión de sus padres.
shutterstock_215950087

Los padres debemos recordar que normalmente su incomodidad durará algún tiempo hasta que se adapte. Es decir, que no es necesario preocuparnos demasiado, ya que los niños en la escuela cuentan con la ayuda de personal cualificado para manejar tales situaciones.

Es importante que los padres comprendan que los primeros días de colegio no representan un caos, ni se acabará el mundo por dejar al niño unas horas allí. Lo recomendable es tomarse las cosas con calma y entender que la adaptación del niño es todo un proceso y requiere de su completo apoyo. Como adultos, podemos entender mejor las cosas que el niño.

Se recomienda a los padres que le hagan seguimiento al proceso de adaptación de su hijo, que eviten perder la paciencia y sirvan de guía para ayudarlo a transitar por el duro camino que a su edad le corresponde vivir.