Todo lo que debes saber acerca del maltrato infantil

Carlos Lara · 11 noviembre, 2017
A menudo, se considera que el maltrato infantil implica solamente la violencia física, cuando en realidad, el maltrato abarca otros aspectos de importancia. Todos ellos tienen una influencia sumamente negativa en el crecimiento de un infante.

El maltrato infantil es una realidad en nuestra sociedad. Muchas veces, se recurre a este como método disciplinario o como medio para desahogar frustraciones. Independientemente de esto, es necesario informarnos al respecto y, si fuere el caso, abandonar esta práctica tan perjudicial.

El buen crecimiento de los niños no solo está determinado por tener techo, comida y educación. Por supuesto, contar con los insumos necesarios para el día a día es vital, pero esto no determinará una infancia feliz y sana mientras exista maltrato. En este sentido, se requiere mucho más que lo evidente para que un niño crezca y sea feliz.

Se trata de velar por el desarrollo emocional tanto como por los demás aspectos básicos. A continuación, encontrarás todo lo que debes saber acerca del maltrato infantil: sus tipos, las razones más comunes por las que un niño es tratado así, cuál es su impacto en el desarrollo infantil y cómo podemos evitarlo.

Tipos de maltrato infantil

El maltrato infantil puede adquirir diferentes rostros, por lo que es capaz de causar perjuicio de formas distintas. En cuanto a la clasificación de los distintos tipos de maltrato, la situación se deriva de cada caso y, por supuesto, dependerá de las circunstancias en las que se dé.

“El maltrato es una realidad compleja, en la cual intervienen diversos factores. No obstante, no se justifica bajo ninguna circunstancia”

Maltrato físico

Este es el tipo de maltrato más conocido. Se refiere a todo tipo de lesiones ocasionadas deliberadamente por otra persona; puede englobar golpes, cortaduras y hasta situaciones de tortura, en los casos más graves.

Su aparición en la familia se da principalmente por parte de los padres —uno o ambos—. Por lo general, deriva del alcoholismo, la drogadicción, los problemas financieros, neurosis, entre otros.

Abuso psicológico

Puede aparecer en diferentes ámbitos, aunque por la naturaleza de este tipo de abuso infantil, suele darse por parte de personas cercanas al niño. Estas pueden ser padres, abuelos, profesores, etcétera.

El abuso psicológico suele presentarse en forma de amenazas, burlas, denotación arbitraria de los defectos del niño y lenguaje peyorativo. También incluye toda forma de intimidación y chantaje.

Abuso sexual

Este tipo de maltrato infantil comparte las características de los primeros dos mencionados, pero su naturaleza e impacto en el desarrollo del infante es drásticamente más grave.

El abuso sexual se da normalmente por parte de una persona que forma parte del círculo de confianza del menor, ya sea pariente o conocido. Tiene impacto en el desarrollo psicoemocional del niño y ocasiona problemas a corto, mediano y largo plazo. Algunos de ellos podrían ser el padecimiento de diversos trastornos psicológicos, la tendencia a la depresión, la drogadicción y hasta el suicidio.

Abandono o negligencia

Se da de forma directa, ya que implica la negación de un elemento que el niño precisa —como por ejemplo, el alimento— o bien, el abandono completo de la criatura. El abandono puede darse de dos formas: o bien el progenitor o tutor se va del hogar definitivamente, o se deja al niño a su suerte, en cualquier lugar.

Está claro que el abandono del niño incide negativamente en su desarrollo psicosocial. Asimismo, todo lo que implica la negligencia —la desnutrición, falta de atención médica, educación— así como la exposición del menor a ambientes tóxicos o perjudiciales para su desarrollo, son algunas de las formas en las que se puede perjudicar a un niño.

No excluyentes

Es importante destacar que cada tipo de maltrato no excluye a los demás; es decir, un niño puede ser víctima de diferentes tipos de maltrato al mismo tiempo. Estos pueden tener como origen la misma o diferentes personas.

Impacto del maltrato infantil

El impacto del maltrato infantil es, evidentemente, negativo. Tal y como se expresó anteriormente, el maltrato es un acto perjudicial e inexcusable.

Si se tiene en cuenta que durante la infancia las relaciones tienen un impacto decisivo en el desarrollo y bienestar del niño, se podrá entender por qué es tan importante que estas sean relaciones sanas y positivas. Por eso, se recomienda recurrir tanto a la educación positiva como a la teoría del apego, en lugar del castigo, la violencia y demás formas de maltrato.

La teoría del apego combina un enfoque empírico con uno humanístico; por lo tanto, se sirve de la biología evolutiva, la psicología y el psicoanálisis. De esta forma, brinda un modelo completo en el que inspirarse.

Esta teoría explica cómo se forma un primer vínculo afectivo entre el niño y sus padres o tutores y cómo este permite al niño iniciar la recolección de información acerca de patrones de comportamiento. En otras palabras, los estímulos externos le permiten al niño adquirir los modelos para desenvolverse en el entorno que lo rodea.

Por tanto, la gravedad del maltrato infantil se encuentra en cómo condiciona el desarrollo psicológico del niño, puesto que le proporciona respuestas negativas a estímulos externos. Como consecuencia, no cultivará relaciones saludables.