8 cuentos infantiles para fomentar la igualdad y combatir estereotipos

Macarena · 24 junio, 2017

Los libros son de las mejores herramientas para educar niños. Esconden enseñanzas, aprendizajes de todo tipo y muchos valores. Desde luego, también hay obras que luchan por conseguir un mundo más integrador. Por eso proponen cambios drásticos en la sociedad, como fomentar la igualdad.

Es que una de las exigencias y necesidades que imperan en los tiempos que corren es fomentar la igualdad. Solo de ese modo será posible combatir los estereotipos tan enquistados en la sociedad. Sin duda, los cuentos infantiles tienen el inmenso poder de formar personas, ideologías y un pensamiento crítico.

Por esto mismo, en este artículo de Eres Mamá compartimos una serie de obras en los cuales se puede apreciar todo esto. La idea es entonces trabajar con los más chiquitos estos conceptos que actualmente se encuentran en boga. ¡Toma nota de la siguiente lista!

¿Cómo elegir cuentos para fomentar la igualdad?

En primera instancia, quizás sea conveniente huir de los clichés de este tipo de producciones. Sapos, príncipes y princesas; besos, héroes y hadas madrinas; pócimas y brujas. Elementos comunes de historias de este género, todas ellas semejantes entre sí.

niños disfrutando de un libro

La semejanza más común en este tipo de cuentos más “tradicionales” es el rol que se le asigna a cada personaje. Princesas rosas, bellas y frágiles rescatadas por príncipes azules fuertes. Como ven, allí todo se trata de una dualidad. El bien contra el mal, la riqueza contra la pobreza y la fortaleza contra la debilidad.

Todo ello se resume también en el binomio ellos y ellas. Además, tradicionalmente, estos cuentos no registran al diferente. Allí no existe la diversidad y la integración. Por el contrario, en los últimos años muchos autores decidieron abocarse a la misión de contar otras historias.

Hay más tesoros en los libros que en todo el botín de la Isla del Tesoro.

-Walt Disney-

En este tipo de obras se desmitifican roles, aparecen anécdotas más cercanas y más inclusivas. Se trata de cuentos infantiles que permiten la autocomprensión del menor y del entorno que lo rodea, de una manera más integradora. Así, diversidad sexual, feminismo, capacidades diferentes e inmigración pueden ser abordados.

Cuentos para fomentar la igualdad e integración

Por fortuna, en los últimos años surgieron una serie de obras que llegaron para romper moldes. Derriban las viejas estructuras, en forma y contenidos. Sobre todo, en construcciones y representaciones. Buscan básicamente introducir conceptos actuales en los niños.

libros 1

Otras miradas sobre la figura femenina

  • Rosa Caramelo, de Adela Turín. Las elefantas tienen una educación y crianza diferentes a los elefantes. Mientras ellos viven libres y comen lo que quieren, ellas viven encerradas y comen flores feas para alcanzar una piel rosácea que les asegure el amor. Sin embargo, Margarita es la excepción ya que su piel es gris y sueña con vivir en libertad. El texto propone una mirada crítica para analizar estereotipos sexistas. La autora reflexiona sobre la diferencia en juegos, indumentaria y roles.
  • Las Princesas también se tiran Pedos, Ilan Brenman. Ante un secreto que atenta contra la visión idealizada de las princesas, el padre de una niña desempolva de su biblioteca “El libro secreto de las princesas”. Allí se devela su verdadera identidad. Se trata de una historia entretenida que desmitifica la imagen y el rol de las princesas.

Familias ensambladas

  • Bienvenido a la Familia, de Mary Hoffman. Explica los diversos modos en que se puede agrandar la familia. Explorando así los partos, adopciones, familias de acogida y los diversos tipos de familia. Claramente, el mensaje es que toda familia es un mundo. Pero todas son tan especiales como válidas, sin importan cómo se integren.
  • ¡En familia!, Alexandra Maixiener. Ciertamente, los niños no se ven reflejados con las familias de ficción. Por eso, este libro abre los ojos a los más chicos, contando lo que se ve en la sociedad. Padres separados o viudos, padres del mismo sexo, niños adoptados o huérfanos, familias sin hijos o ensambladas. Todo vale para pincelar la vida cotidiana de los chicos, que deben aprender a convivir. Lo mejor de todo es, sin duda, la conclusión: no importan las características de la familia, sino sentirse queridos.

Estereotipos y prejuicios

  • El Dragón Zog, de Julia Donaldson y Axel Scheffler. Aquí nada es como se espera. Los dragones son buenos, las princesas sueñan ser doctoras y los príncipes, enfermeros. Aún así, el final feliz es posible ya que los protagonistas cumplen sus sueños. No obstante, deben primero demostrar que es posible derribar límites sociales y mentales para ello.
  • Mercedes quiere ser Bombera, Beatriz Moncó. El disparador del debate en clase se da tras una pregunta recurrente: “¿Qué quieren ser cuando grandes?”. La protagonista alborota la clase al confesar que desea ser bombera. Contrariamente, Jaime afirma que eso es imposible ya que ‘no hay mujeres bomberas’.

Igualdad e integración

  • La Peluca de Luca. Luca es un chico especial que, a muy corta edad, enfrenta a héroes y princesas para defender su peluca azul. Además, osa a cuestionar las normas establecidas, con objeto de ser libre y coherente con sus valores: igualdad, respeto a la diversidad y la libertad de elegir.​
  • Está bien ser diferente, de Tod Parr. Un paseo para descubrir las diversas posibilidades. Familias, amigos, colores, razas y situaciones. El texto sostiene que no están mal diferencias, lo importante es ser especial e importante siendo uno mismo.