Las madres son un puente hacia el amor y la libertad

Adrianazul 13 enero, 2017

Las mamás tienen al futuro en sus manos. Sí, así mismo, ni más ni menos. ¿Por qué?, te preguntarás: Pues, porque, entre otras cosas, están criando a quienes serán adultos cuando ya nosotros estemos retirados. En el futuro serán tus hijos quienes tendrán que elegir, todos los días y con cada acción, entre el amor y la libertad o la represión y la violencia; esa es la misma elección que tienes que hacer con cada acción o decisión que tomas.

Las madres son una especie de puente entre la crianza del pasado que ha estado llena de algún tipo de violencia, y la crianza actual, una que busca ser cada vez más consciente y humanizada. A veces parece exagerado decir que el sistema de crianza que utilizaron nuestros padres fue violento, sin embargo, la violencia es tan sutil que pasa desapercibida, pero gritar a un niño es un acto violento.

Lo que pasa es que en nuestras sociedades la violencia muchas veces está tan institucionalizada que no la percibimos con claridad. No obstante, la idea no es criticar al pasado sino aprovechar el momento presente para esforzarnos lo más que podamos para cambiar nuestro método de crianza.

Por eso no debes perder de vista nunca que el futuro, uno que puede ser lleno de amor y de personas que se sientan libres, también depende de ti, pues las mamás tienen la valiosa misión de enseñar a sus hijos a amar y a vivir con libertad.

68a18c7531a6de8df245001eb7be05aeConviértete un puente hacia el amor y la libertad

¿Cómo puede una mamá enseñar a su hijo a amar con libertad? Pues amándolo con libertad. Tu hijo va a aprender, como la mayoría de los niños, primero de lo que ve en su casa y luego de lo que ve en la escuela, entre otros lugares. Pero, en definitiva, su primer ejemplo son sus padres, de ellos aprenderá la mayoría de las cosas, sobre todo aprenderá a amar en la misma medida en que sienta amado y en ese ámbito, tú como su mamá tienes un rol protagónico.

A casi ninguna madre en el mundo le cuesta amar a su hijo. Además, el amor que una madre siente por su hijo es tan especial: Tan delicado y tan profundo que roza al concepto de amor más puro, que es el incondicional.

“Las mujeres somos la bisagra entre el pasado de represión, oscurantismo y odio; y el futuro que deseamos de movilidad, libertad y búsquedas creativas. Somos las mujeres quienes tendremos que comprender la relación directa que hay entre el amor primario y la libertad. Entre la represión del amor y la violencia”.

-Laura Gutman, escritora y psicoterapeuta-

Amar sin condiciones: Un reto que debemos alcanzar

4045b3751469c6443a557ae868118120

¿Qué podrías hacer para empezar a amar a tus hijos sin condiciones? En primer lugar, estar disponible para ellos. Ofrecerles sin reservas tus pechos no solo para amantarlos sino también para que duerman sobre ellos, para que sientan tu calor y también el calor de tus brazos, para que se tranquilicen con tu olor, para que se sientan a salvo. De lo contrario nuestros hijos se sentirán abandonados, vulnerables y quizás aprenderán a sufrir porque sienten miedo.

Amar a tu hijo sin condiciones y atender con total esmero y disposición a todas sus necesidades físicas y sobre todo las emocionales, al menos durante los nueve primeros meses de su vida, hará una diferencia significativa en su personalidad, la cual estará marcada por tu estilo de crianza, pues darle este tipo de atención y de amor, afianza el ya profundo vínculo que existe entre toda madre y su hijo.

Amar con libertad exige madurez. Pues para amar de esa manera es necesario reconocer cuándo caemos en los errores de nuestra crianza; esos que se nos salen de manera inconsciente, pero que indiscutiblemente podemos identificar y corregir.

Amar con libertad también exige que aprendamos a respetar las emociones, las cualidades y las debilidades de nuestros hijos; de hecho aprender reconocerlo tal como es sin pretender cambiarlo es un gran paso para ese amor tan perfecto que es el incondicional. Amar con libertad es todo un reto, es verdad, pero no es menos cierto que no existe ningún reto que una madre enamorada no sea capaz de superar.

 

Te puede gustar