7 recomendaciones para conciliar trabajo y familia

Conciliar trabajo y familia puede resultar complicado, pero no es imposible. Debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones que nos ayuden a manejarnos mejor y disponer de más tiempo para compartirlo en familia.
7 recomendaciones para conciliar trabajo y familia
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 09 junio, 2021.

Última actualización: 09 junio, 2021

Conciliar trabajo y familia es una de las cosas más complicadas a las que nos enfrentamos los padres hoy en día. El trabajo, la casa, los hijos y demás obligaciones nos hacen tener una lista de tareas extensa y muchas veces no sabemos ni por dónde comenzar o qué debemos atender primero debido a su importancia.

Esto genera en nosotros un estrés importante y nos afecta a todos los niveles de la vida. Por esta razón, es crucial que no dejemos que el estrés sea el aspecto dominante en nuestra vida y, para ello, es necesario tener en cuenta algunos consejos para poder conciliar trabajo y familia.

Consejos para conciliar trabajo y familia

Los padres nos sentimos desbordados con todas las tareas que tenemos que hacer en nuestro día a día; no paramos y, aun así, sentimos que no llegamos a todo. Otra de las preocupaciones que nos surgen es que, con la cantidad de obligaciones que tenemos, apenas podemos pasar el tiempo que quisiéramos con nuestros hijos. ¿Podemos hacer algo para conciliar trabajo y familia de una mejor forma?

Madre trabajando mientras hace esperar a su hija porque no quiere aprender a delegar.

Planificarnos

Lo primero que tenemos que hacer para conciliar trabajo y familia es planificarnos y tener claro qué cosas tenemos que hacer. Podemos hacer uso de una lista en la que vayamos poniendo las tareas que hacer y ordenarlas según su importancia y cuánto tiempo invertiremos en cada una de ellas.

Aunque esta planificación parezca una pérdida de tiempo, este tiempo será bien invertido, ya que nos ayudará a tener claras las tareas que nos quedan pendientes y, así, repartir el esfuerzo y los recursos de una forma más eficaz.

Ordenar las tareas por prioridad

Es importante que ordenemos las tareas según su importancia. Aunque al final todas tienen que quedar hechas, saber a cuáles tenemos que dedicarle más tiempo y recursos nos va a ayudar a distinguir lo importante de lo recomendable. Podemos diferenciar tres tipos de tareas:

  • Tareas deseables: estas son las tareas que, en ocasiones, las ponemos como prioritarias para conciliar familia y trabajo, pero realmente no son tan necesarias. Tenemos que hacerlas, pero no debemos ponerlas en primer lugar. Ejemplos: organizar una cena compleja para los amigos, llevar a los niños a múltiples actividades extraescolares, etc.
  • Tareas imprescindibles: son aquellas que tenemos que poner necesariamente de las primeras porque son obligatorias y, de no hacerlas, habría consecuencias. Por ejemplo, ir a trabajar todos los días, ir al hospital cuando estamos enfermos, llevar a los niños al colegio, etc.
  • Tareas innecesarias: son las tareas que nos complican el día y el beneficio que nos aportan es muy bajo. Por ejemplo, dedicar mucho tiempo para arreglarnos para salir, ir a comprarnos un vestido para una celebración cuando tenemos uno que nos puede servir, etc.

Darle prioridad a lo importante antes que a lo urgente

Las tareas importantes siempre son las que tienen que ir las primeras en nuestra lista de cosas que tenemos que hacer. En ocasiones, tenemos como algo urgente ciertas cosas que no son tan importantes y que podrían esperar algo más. Puede que estas tareas que creemos urgentes hagan que no veamos las que sí son realmente importantes y que tenemos que hacerlas sí o sí.

Saber delegar y pedir ayuda cuando se necesite

Muchas veces queremos abarcarlo todo, pero esto, en ocasiones, es imposible. En estos momentos es cuando tenemos que pedir ayuda o delegar ciertas tareas en otras personas que puedan hacerlas. Pedir ayuda no es sinónimo de ser incapaces o inútiles, sino de personas inteligentes que saben atender sus necesidades y gestionar los recursos con los que cuentan.

Evitar el sentimiento de culpa para conciliar familia y trabajo

Que en algún momento fracasemos en una tarea es totalmente normal y puede pasar. A veces, porque nos hemos puesto objetivos poco realistas, por mala organización o por pereza, puede que tengamos que dejar algo sin hacer. Cuando esto pase, podemos hacer autocrítica, pero sin ser duros con nosotros mismos; hay que aceptar los fracasos como parte de nuestro día a día.

Padre cuidando a su hijo mientras teletrabaja.

Abandonar la idea de ser perfectos

Otra de las cosas que nos pasa es que, además de querer hacerlo todo, queremos que todo esté perfecto. Lo que no tenemos en cuenta es que el tiempo es limitado y a veces tenemos que renunciar a ser perfectos. Aunque es importante hacer las cosas correctamente, hay que pensar que puede que si hacemos una tarea perfecta, dejemos otras muy por debajo de la perfección, porque no hay más tiempo.

Ser felices

No por ser el último consejo es el menos importante, sino todo lo contrario. Nuestro objetivo diario tiene que ser la felicidad. Por esta razón, si sabemos organizarnos y planificar nuestras tareas, vamos a mejorar en calidad de vida, salud, tiempo con nuestros hijos, además de acercarnos a ser más felices cada día.

“El propósito de nuestras vidas es ser felices”.

-Dalai Lama-

En lo que a conciliar trabajo y familia se refiere…

Como has visto, conciliar trabajo y familia puede ser complicado, pero no imposible; es cuestión de organizarnos y tener en cuenta una serie de aspectos que nos pueden ayudar en esa conciliación. En estas líneas te hemos dado algunas recomendaciones que, seguro que si tienes en cuenta, harán que tu nivel de estrés diario disminuya.

Si quieres ser feliz y dedicar también tiempo a tu familia, no olvides poner en práctica estos consejos, porque te pueden facilitar tu día a día.

Te podría interesar...
El largo camino de la conciliación familiar
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
El largo camino de la conciliación familiar

Trabajar y tener una vida familiar activa no siempre es fácil. Descubre el duro camino que tenemos por delante en el terreno de la conciliación fam...