7 hábitos de sueño para tu hijo adolescente

La adolescencia es una etapa de muchos cambios. No solo el cuerpo cambia, sino que cambia todo. A esta edad hay cambios psicológicos, emocionales y sociales que afectan a los hábitos de sueño.

Los pediatras explican que durante la adolescencia se produce un retraso normal del inicio del sueño, y por eso es necesario que tu hijo duerma más que en los años anteriores.

Es fundamental que tu hijo adolescente aprenda a dormir bien y a fomentar hábitos de sueño sanos, los cuales le proporcionan además de un buen descanso un correcto desarrollo físico y mental.

Respetar las horas de sueño y tener buenos hábitos de sueño es indispensable para la salud y el bienestar de cualquier persona, pero sobre todo es importante cuidar de él durante la adolescencia.

Los buenos hábitos se fomentan con el tiempo

Explícale a tu hijo que usar celulares, tabletas o computadoras en el dormitorio, especialmente a la hora de dormir dificulta conciliar el sueño. Dale también un buen ejemplo, al respecto, así aprenderá a desconectarse antes de irse a la cama.

En la adolescencia empiezan a afianzarse los malos hábitos de sueño. Muchas veces, los adolescentes suelen dormir durante el fin de semana para descansar lo que no pudieron en la semana, lo cual no está mal si se trata de un par de horas.

No obstante si duermen hasta mediodía se les hará difícil dormir en la noche y empezarán a crear un círculo vicioso.

También deben tener presente que no descansar bien trae consecuencias negativas para el rendimiento académico y las relaciones sociales del adolescente, quien, por falta de horas de sueño, puede sentirse irritable, triste o con poca capacidad de concentración.

hábitos de sueños

7 hábitos de sueño saludables

  • Hacer actividad física ayuda a regular las horas de sueño y a tener mejor ánimo. Lo recomendable es que estas actividades se realicen durante el día
  • Si tus hijos están acostumbrados a dormir una siesta, esta no debe extenderse por más de 45 minutos y debe ser a primeras horas de la tarde
  • También es bueno que enseñes a tus hijos a relajarse y a expresar sus emociones, eso les ayudará en gran medida a enfrentar los retos que supone la etapa de la adolescencia
  • Trata de evitar que tomen bebidas estimulantes como café, chocolate, cola o energéticas a la hora de irse a la cama
  • De igual manera, es beneficioso que por lo menos una hora antes de dormir eviten estar en contacto con pantallas luminosas como las del celular, la tableta, la computadora o el televisor, las cuales disminuyen la capacidad de conciliación del sueño
  • Es ideal que tu hijo sepa que consumir drogas como el tabaco, el alcohol, entre otras, no solo arruina su sueño sino que tiene efectos muy nocivos para su salud en general
  • Es bueno que en casa haya un ambiente favorable para el sueño, especialmente al final de la tarde y a primeras horas de la noche. Bajar las luces de las habitaciones y controlar la temperatura también favorece el sueño

No es verdad que la gente pare de perseguir sus sueños porque sean mayores, se hacen mayores porque dejan de perseguir sus sueños

-Gabriel Garcia Márquez, escritor colombiano-

¿Cuánto debe dormir un adolescente?

hábitos de sueños 2

Investigaciones publicadas recientemente indican que los adolescentes necesitan dormir cada noche unas nueve horas; así que si tu hijo se levanta cada día a las 6:00 am para ir a clases, debe acostarse por lo menos a las 9:00 pm. Y justamente ahí está el dilema.

Estos mismos estudios indican que la mayoría de los adolescentes de nuestra época tienen problemas para poder conciliar el sueño, sobre todo porque están expuestos hasta altas horas de la noche a actividades que mantienen sus cerebros muy activos.

También se sabe que durante esta etapa, el ritmo circadiano del cuerpo (una especie de reloj biológico interno) y hace que los adolescentes tiendan a dormirse más tarde por la noche y por lo tanto a despertarse más tarde en la mañana. Esto ocurre porque los cerebros adolescentes fabrican la hormona cerebral llamada melatonina mucho más tarde en la noche si se les compara con el resto de los adultos y de los niños, lo cual contribuye a que les resulte difícil conciliar el sueño.

Y es posible que este retraso en el ciclo de sueño y del estado de vigilia sea tan marcado que les afecte durante su funcionamiento cotidiano y por eso es que suelen tener siempre tanto sueño y que se sientan tan irritables, por lo cual es recomendable que aprendan a tener buenos hábitos de sueño desde temprana edad. Eso, los salvará del insomnio.

 

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar