7 formas de conseguir que tus hijos se relajen sin tecnología

02 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
¡Los niños pueden relajarse sin tecnología! Te contamos cómo conseguirlo gracias a las propuesta que presentamos a continuación.

Hoy en día, muchas familias permiten que sus hijos estén varias horas al día frente a las pantallas, aunque no hay nada malo en eso si se controla el tiempo y el contenido, pero no se puede usar para que se relajen.

La tecnología, con la luz que emite, estimula la mente de los niños, por lo que es bastante complicado que se relajen si están delante de la pantalla de un móvil, por ejemplo. Por ello, no te pierdas estas formas de conseguir que tus hijos se relajen sin tecnología.

Los niños necesitan tener suficiente tiempo durante el día para relajarse y descansar, ya que es necesario para su desarrollo cerebral y su buen crecimiento. Además, tendrán tiempo para leer, pintar o jugar tranquilamente. Son momentos maravillosos en los que los pequeños no necesitan tener las pantallas cerca para relajarse.

Ayuda a tus hijos a relajarse sin tecnología

A continuación, vamos a darte algunas ideas para que ayudes a tus hijos a que se relajen sin tecnología y para que, además, tengan la capacidad suficiente de estar tranquilos (o incluso aburridos) y no pensar en la necesidad de tener las pantallas en sus manos para pasar el tiempo más rápido.

Niños jugando con la pelota al aire libre en verano para relajarse sin tecnología.

Juego libre sin tecnología

Puede que no pienses que el tiempo de juego es “relajado”, pero es una forma esencial para que los pequeños se quiten las pantallas por un momento sus vidas, y es muy importante para sus mentes, que están en constante crecimiento. Por eso, tienes que asegurarte que vuestras tardes tengan tiempo suficiente para que tus hijos sean niños.

Juego creativo

El juego creativo es fundamental para la mente de los niños. Ya sea pintar, hacer manualidades o simplemente permitir que su imaginación fluya. Dejar que los niños se vayan a un estado donde el tiempo desaparece es una manera maravillosa de relajarse. Te encantará mirar por encima en vuestra sala de juegos y ver a tus hijos en su pequeño mundo.

Hazlo familiar sin tecnología

Una de las mejores maneras de ayudar a los pequeños a relajarse es hacerlo con ellos. Después de la cena, por ejemplo, puedes jugar con tu hijo mayor o ir a pasear, si el tiempo lo permite. También, durante el día, podéis jugar a la pelota juntos. Esto le ayudará a quemar energías y a ambos os irá de maravilla para descansar mejor por la noche.

Además, te darás cuenta de que, cuando pasas tiempo de calidad con tu hijo y hacéis cosas juntos, no necesitará la pantalla para estar entretenido o relajarse. Porque, para tu hijo, lo más especial que hay en el mundo es pasar tiempo a tu lado.

Las rutinas antes de dormir

La hora de acostarse puede ser un verdadero desafío para muchas familias. Quizá tus dulces hijos se activan más cuando faltan 10 minutos para meterse en la cama, pero, si estableces una rutina, será tu salvavidas para que la hora de dormir sea más relajada para ellos y para ti.

Además, podrás extender estos momentos, sobre todo cuando necesitáis tiempo para relajaros. Lo ideal es un baño templado, cena, higiene, un cuento y a dormir.

Musica relajante

La música relajante es buena para relajar el cuerpo y la mente. Busca canciones que os gusten a todos para poner en la noche, cerrad los ojos y simplemente disfrutad de la melodía. Es una manera estupenda de que os sintáis mejor justo antes de ir a dormir.

Padres bailando con su hija en el salón de casa.

Meditar en familia

Existen algunas técnicas simples de respiración que hacen maravillas en los niños y les ayuda a relajarse. Cuando se hacen las respiraciones para meditar con niños pequeños, es normal que acabéis riendo de vez en cuando, pero, después de un minuto, estaréis más tranquilos y relajados. ¡Te sorprenderá lo bien que funciona!

Suaves masajes

Puede que a veces sea difícil hacer dormir a tus hijos por la noche, pero lo que podrá ayudar a los pequeños de cualquier edad es hacerles un buen masaje. Aunque las cosquillas también son un buen recurso…

Los masajes puedes hacerlos con una loción a base de lavanda. Los bebés y niños pequeños parecen encantados siempre que salen de la bañera y después les haces un cálido masaje en sus pequeños cuerpos. ¡Les gusta por la sensación calmante que les proporciona!

Niños sin tecnología

Darles a nuestros pequeños oportunidades para relajarse es muy importante para sus cuerpos y mentes. El equilibrio es clave para los niños y alentar estas técnicas puede ayudar a que esas horas difíciles del día sean más fáciles para ti y también para ellos. Aunque lo que realmente importa es ayudar a tus hijos a que se calmen sin tecnología.

Deben entender que son perfectamente capaces de calmar un estado de ánimo agitado sin necesidad de encender ningún tipo de pantalla. Esto es fundamental para que, a medida que crezcan, tengan buenas habilidades de afrontamiento en cada caso.