7 consejos para reducir el racismo en niños

Pedro · 27 diciembre, 2016

 

La definición que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española de racismo es la siguiente: “Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive”. 

Un niño no tiene la capacidad suficiente para discriminar ni entiende de razas ni de color. Todo lo va a adquirir a través de la educación. Ahí es donde podemos poner en práctica estos siete consejos para reducir el racismo en niños que te damos.

Los pequeños, desde que nacen, suelen vivir en un entorno rodeado de personas de su familia de la misma raza o color. Por tanto, cuando ven gente diferente a aquellos que están acostumbrados, les llamarán la atención. Esto no significa que experimenten temor ni que les cause ningún tipo de incomodidad. Quiere decir únicamente que les genera curiosidad, al igual que cualquier otra variación que se produzca.

Incluso pueden identificar a una persona por su color de piel y hacer un comentario tipo “mira mamá ese es negro, marrón, amarillo”, etc. No es despectivo, es que identifican colore,s puesto que no tienen los conocimientos necesarios para que su comentario sea negativo, solo dicen lo que están viendo.

Cada vez hay más convivencia entre personas de distintos países, colores y razas. Lógicamente, los niños en el colegio y la guardería se relacionan entre ellos.

Por estos motivos es tan importante la educación en la diversidad desde pequeñitos. De este modo reduciremos e incluso evitaremos el racismo en niños.

Consejos para reducir el racismo en la infancia

interesante-experimento-muestra-el-racismo-infantil_109586-jpg_16172

Con estos siete consejos que te vamos a dar educarás a tu hijo sin prejuicios racistas.

  1. Haz un viaje con el pequeño en el mapamundi y enséñale los distintos países. Así le servirá también para aprender geografía.
  2. Explícale el motivo por el que hay distintos colores de piel y de pelo. Esto es debido a la melanina y la absorción de vitamina D. Los habitantes de África tienen la piel más oscura, puesto que tienen mayor número de células y de más tamaño. Por eso producen melanina, para protegerlos de la radiación solar. Al estar expuestos a tanto sol, sus niveles de vitamina D son ideales. Por tanto, la piel y el pelo lo rechazan como medida de protección. Cuanta menos radiación solar, más claros son el cabello y la piel y menos melanina es necesaria, puesto que al tener menos sol, necesita absorber más la vitamina D.Puedes conectar la explicación de los países con el sol que reciben y de este modo le quedará más claro.
  1. Educa con libros, películas y dibujos animados en los que aparezcan niños y personas de diferentes razas y colores. Explícale de qué países provienen. De este modo verá que la diversidad es totalmente normal y no le extrañará encontrarse con personas diferentes para él mientras se divierte.
  1. Muéstrale la gastronomía, el idioma, cuentos, tradiciones y música de otros países. Mediante juegos, cocinando juntos, con documentales, historias, bailes, cuentos, etc. Lo pasaréis genial y aprenderá un montón.

3 tips más para evitar el racismo en el niño

  1. Viaja. Si puedes realizar viajes con tus hijos, es una manera ideal de ampliar su cultura y educación.
  1. Aprender otros idiomas. El aprendizaje de idiomas es muy importante para su educación. Además, al aprenderlos, también recibirá educación sobre su cultura.
  1. Comunicación. Es esencial en la relación con tu hijo. Si veis algún tipo de conducta racista, habla con él y explícale por qué esta no es adecuada. Desarrolla su empatía de manera que se imagine si viviera en otro país y le trataran mal por ser diferente. ¿Cómo se sentiría? Así también le animarás a que te cuente si sucede algo en el colegio o en otros lugares. Y lo más importante, desarrollarás su educación en valores tan básicos como la tolerancia, el respeto, etc.

Recuerda que un niño no nace con este tipo de comportamientos. Si los desarrolla es porque lo aprende en su entorno. Por eso, una educación correcta y sana que promueva la tolerancia, el respeto, la igualdad, la empatía, la asertividad y los buenos valores en general, es primordial para la futura felicidad de tu hijo y para la de su entorno.

Además, estarás colaborando en que el día de mañana el mundo sea un lugar bastante mejor libre de racismo.