9 beneficios de la dieta mediterránea en los niños

Te presentamos la dieta mediterránea y sus beneficios para la salud, tanto en niños como en adultos. Toma nota y valora adherirte a este plan de alimentación.
9 beneficios de la dieta mediterránea en los niños

Escrito por Gladys González

Última actualización: 22 abril, 2022

La dieta mediterránea le proporciona a los niños los nutrientes adecuados para favorecer su crecimiento y desarrollo. Los alimentos más característicos abundan en fibra, hierro y proteínas. Por este motivo permite garantizar el óptimo desarrollo mental y físico de sus cuerpos.

Sin duda, te interesará saber que esta dieta mediterránea ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Y no es para sorprenderse, el modelo nutricional de esta dieta la hace una de las más saludables en todo el mundo.

El aceite de oliva, el pescado, la carne magra, las frutas y los vegetales frescos se encuentran entre sus principales ingredientes.  Así, esta forma de alimentación es ideal para proteger al organismo del desarrollo de enfermedades a medio y a largo plazo.

Esta ya estaba presente en la época de los griegos, quienes comían cereales, pescados, carnes de corral y mucho aceite de oliva. Gracias a los múltiples beneficios que posee se ha mantenido hasta nuestros días.



¿En qué consiste la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es tan sana como variada. Es una combinación equilibrada de alimentos basada en productos frescos, saludables y de temporada.

Los platos se organizan de manera que las porciones de proteínas, carbohidratos, fibra y grasas sean equilibradas, lo cual garantiza la protección frente al desarrollo de enfermedades metabólicas. Estas, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, se ven favorecidas por la ingesta de carbohidratos de alto índice glucémico. Sin embargo la dieta mediterránea propone el consumo de cereales integrales.

Del mismo modo, el hecho de que este método de alimentación priorice el consumo de vegetales resulta beneficioso para la salud. Estos alimentos contiene fitonutrientes en su composición, con capacidad antioxidante y antiinflamatoria. Su ingesta regular resulta protectora sobre el desarrollo de enfermedades complejas.

Beneficios de la dieta mediterránea

Conoce los siguientes beneficios que proporciona la maravillosa dieta mediterránea.

1. Protege contra las enfermedades cardiovasculares

El aceite de oliva más el alto consumo de pescado presente en las comidas fortalece el corazón y reduce la hipertensión arterial, según los expertos

2. Previene la obesidad 

Este factor es muy importante durante el desarrollo de nuestros hijos. El adecuado contenido calórico de esta dieta hace que los pequeños de la casa puedan mantener un peso estable a medida que crecen, manteniéndose sanos y fuertes.

3. Ayuda a prevenir la diabetes

Existe evidencia consistente sobre la adherencia a la dieta mediterránea y una menor incidencia de diabetes tipo 2. Al ser abundante en frutas, verduras y productos frescos bajos en grasas, reduce el impacto metabólico. La ingesta de minerales puede reducir la resistencia a la insulina y ayudar a descomponer los azúcares con éxito. 

4. Protege frente a la enfermedad del hígado graso

El contenido en azúcares simples de esta dieta es limitado, lo cual se considera un factor protector frente al desarrollo de hígado graso no alcohólico.

5. Incrementa la energía

Por ser tan completa, combinando proteína, fibra y antioxidantes, hace que el organismo de los pequeños se desarrolle de forma adecuada y les aporta energía y vitalidad. 

6. Mejora la función cognitiva

Muchas investigaciones relacionan la dieta mediterránea con una buena función cerebral. Esto hace que los niños tengan mejor capacidad para realizar las actividades escolares y de aprendizaje.

La abundancia de nutrientes que aporta ejercen un efecto neuroprotector. Además repercuten de forma positiva en la neuotransmisión y la neuroquímca. Estudios recientes muestran que la adherencia a este patrón desempeñan un impacto positivo en el rendimiento cognitivo de los pequeños.

7. Reduce el riesgo de padecer cáncer

Este efecto positivo tiene lugar a largo plazo y sin duda beneficia no solo a los niños, sino a la familia entera. El alto consumo de frutas y verduras, aporta antioxidantes y compuestos antiinflamatorios. Gracias a estos se pueden prevenir y contrarrestar los daños en el ADN y ralentizar el desarrollo de varias formas de cáncer. Además pueden ejercer un efecto protector frente a la proliferación celular. 

8. Previene el asma y mejora la función pulmonar.

Existen estudios del 2007 donde se observa una menor prevalencia de asma entre los consumidores de la dieta mediterránea. Asimismo, se ha hallado evidencia que tomada durante el embarazo puede ser también un factor protector. Más allá de la protección frente al asma, esta puede mejorar la función pulmonar y las respuestas de tipo inflamatorio.

9. Fomenta la variedad

Al ser una dieta muy variada, promueve que los niños tengan una alimentación más diversa. Esto es muy positivo cuando se aplica desde edades tempranas ya que de este modo son menos reacios a probar alimentos desconocidos. Del mismo modo, una dieta con una amplia variedad de alimentos es sinónimo de más nutrientes, lo que es positivo para la salud.



Más aspectos a tener en cuenta sobre la dieta mediterránea en los niños

Para seguir de forma adecuada la dieta mediterránea, lo mejor es basar la alimentación diaria en productos frescos y poco procesados que se cocinan en casa. No en vano, uno de los puntos fuertes de la este patrón alimentario es el bajo consumo de alimentos procesados.

Para poder sacar el máximo provecho conviene seguir estos consejos:

  • Elegir los cereales y sus derivados integrales.
  • Aumentar el consumo de legumbres (entre 2 y 4 veces semanales) junto con fuentes de proteína como los huevos, el pescado y la carne magra.
  • Usar frutas frescas y frutos secos como tentempiés.
  • Utilizar el aceite de oliva tanto para aliñar como para cocinar. 
  • Mantener una correcta hidratación, siendo la principal bebida el agua. Evitar los refrescos y bebidas energéticas.
  • Elegir alimentos de temporada y de proximidad.

Es importante poner atención a los productos procesados. El término “dieta mediterránea” sirve a la industria alimentaria como reclamo saludable. Sin embargo, en un reciente estudio de la Universidad Pompeu Fabra se ha detectado que la mayoría de productos solo tienen un componente que se considera propio de este patrón. Además, como declaran sus autoras, apenas un 13,6 % tienen un valor nutricional alto. 

Además, dentro de la dieta mediterránea no se debe perder la proporcionalidad. Por este motivo, es importante que ser conscientes de la cantidad de cada alimento que se ingiere.  De lo contrario, se podría poner en riesgo el equilibrio energético, condicionando la ganancia de peso graso y el desequilibrio de nutrientes.

En condiciones normocalóricas, la dieta mediterránea ha demostrado ser una de las más completas y saludables a la hora de promover un buen estado de salud. No obstante, existen otras opciones válidas. Lo más importante es encontrar la que mejor se adapte a ti y a tu familia para ponerla en práctica de manera habitual.

La dieta mediterránea es una buena forma de alimentar a los niños

Alimentando a nuestros hijos de esta manera, contribuiremos a que su organismo funcione mejor, reduciremos el riesgo a que sufran distintos tipos de enfermedades y ayudaremos a que su peso esté controlado.  Además aprenderán a comer de todo, que siempre es algo importante.

Te podría interesar...
Hidrofobia en los niños: ¿cómo manejarla?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Hidrofobia en los niños: ¿cómo manejarla?

La mayoría de los niños disfruta enormemente jugando en el agua. Pero, para los que sufren hidrofobia, esta se convierte en fuente de ansiedad y te...



  • García Marcos L. Mediterranean diet as a protection against asthma: still another brick in building a causative association. Allergologia et Immunologia. 2016. 44 (2): 97-98.
  • Granziera F, Guzzardi M. A, et al. Associations between the mediterranean diet pattern and weight status and cognitive development in pre school children. Nutrients. Noviembre 2021. 13 (11): 3723.
  • Jiménez-Morales M, Montaña Blasco M. Presence and strategic use of the mediterranean diet in food marketing: analysis and association of nutritional values and advertising claims from 2011 to 2020. NFS Journal. Agosto 2021. 4. 1-6.
  • Martín-Peláez S, Fito M, et al. Mediterranean diet effects on type 2 diabetes prevention, disease progression and related mechanisms. A review. Nutrients. Agosto 2020. 12 (8): 2236.
  • Mascaró C. M, Bouzas C, et al. Association between non-alcoholic fatty liver disease and mediterranean lifestyle: a systematic review. Nutrients. Diciembre 2021. 14 (1): 49.
  • Mentella M. C, Scaldaferri F, et al. Cancer and Mediterranean diet: a review. Nutrients. Septiembre 2019. 11 (9): 2059.
  • Moore JB., Fielding BA., Sugar and metabolic health: is there still a debate? Curr Opin Clin Nutr Metab Care, 2016. 19 (4): 303-9.
  • Salas Salvadó J., Becerra Tomás N., García Gavilán JF., Bulló M., et al., Mediterranean diet and cardiovascular disease prevention: what do we know? Prog Cardiovasc Dis, 2018. 61 (1): 62-67.