6 planes divertidos con niños para este otoño

Carmen Fetreros 7 noviembre, 2016

El otoño es una época del año genial para hacer con los niños actividades al aire libre. Todavía no hace mucho frío y los parques están llenos de hojas amarillas. Es el mejor momento para disfrutar de la naturaleza con los niños antes del frío invierno.

En esta hermosa estación podemos inventar para entretener a los niños actividades al aire libre como excursiones para recoger setas o frutos secos. Pero tendremos también que planear actividades en sitios cerrados para cuando llueva o haga demasiado frío. En este artículo os vamos a apuntar seis divertidos planes divertidos y sencillos para entretener a los niños este otoño.

otoño

Una recolecta otoñal

Como el otoño es la estación de la recolección, podemos inventar una excursión con los niños para ir a coger productos de temporada como setas, moras o castañas. También los niños se divertirán cogiendo hojas multicolores y piedras o piñas de diferentes tamaños. Necesitaréis ropa deportiva para que los niños estén cómodos como chándal, zapatillas de deporte o botas y un chubasquero por si llueve. También hay que llevar una cesta para que cada niño pueda recoger frutos y hojas y piñas.

Si recogéis setas, mucho cuidado si no vais acompañados de alguna persona que sepa si son comestibles. Con lo que recojáis podéis hacer una tortilla de setas o una tarta de moras o castañas. También podéis hacer al llegar a casa un mural pegando en cartulinas lo que habéis recogido o las fotos que habéis hecho sobre la jornada.

Una tarde de manualidades

En los días de frío y lluvia una buena idea es inventar en casa manualidades para que los niños no se aburran. Podemos colorear láminas con dibujos otoñales o hacer collages con hojas de los árboles que encontremos en la calle. También podemos hacer pequeños animales de peluche con lanas de colores o marionetas con calcetines.

Otra actividad que podemos hacer esos días es pintar con pinturas de colores hojas caídas o piedras de diferentes tamaños y decorarlas con pegatinas o gomets de colores. Los niños pueden invitar esa tarde a algún amiguito para que sea más divertido. Si planeas diferentes manualidades y juegos, los niños pasarán una tarde de otoño muy entretenida.

otoño

Una salida otoñal

Entre los planes que puedes inventar para salir fuera de casa puede ser interesante organizar una salida otoñal a alguna zona de campo cercana donde puedan montar los niños en bicicleta o realizar alguna ruta de senderismo. Podéis llevar la merienda y tomarla mientras los niños juegan y corren al aire libre. Incluso si hace buen tiempo poner una manta en el suelo y disfrutar todos juntos de la merienda.

Una visita divertida

También podéis visitar con los niños alguna de las exposiciones de los museos que hay en la mayoría de las ciudades y en muchos pueblos. Siempre buscando exposiciones cortas y que sean adecuadas para la edad de los niños. Otra idea es ir a alguno de los estrenos de cine o de teatro de la temporada. También podemos llevar a los niños a ver los espectáculos de títeres y marionetas que suelen organizar muchos ayuntamientos o buscar talleres divertidos en museos o ayuntamientos.

Una casa rural en otoño

Además si tenemos varios días libres, podemos reservar unos días en una casa rural de la zona o que nos hayan recomendado. Es importante que sea una casa rural adaptada para niños. Allí podéis programar excursiones por la zona o salidas por ejemplo con las bicicletas. Seguro que los niños se divertirán respirando aire limpio rodeados de naturaleza. Si en la casa rural hay animales los niños disfrutarán mucho de esta original escapada.

otoño

Cocinar en familia

Otro plan divertido para los días de frío o lluvia puede ser hacer algún postre o comida divertida con los niños. Podéis hacer un pastel de moras o castañas como ya hemos comentado. También podéis hacer magdalenas o cupcakes de nueces decorándolas con toppings de sabores como chocolate, vainilla o fresa.

También puede ser una idea original meter las castañas que se han recogidos si son comestibles y cuando estén crujientes meterlas en cucuruchos de papel. Hay que tener cuidado en no confundir  las castañas comestibles con las castañas de Indias o las falsas castañas, que no son comestibles. Seguro que resultará muy divertido ver una película en la televisión comiendo castañas todos juntos en el sofá.

Seguro que si planeáis con tiempo e ilusión alguno de estos planes de otoño con los niños, pasaréis una jornada muy divertida donde nadie se aburrirá. No lo penséis más y planead alguna para estos días de otoño.

Te puede gustar