6 juegos para la playa para niños

Fernando Clementin · 30 junio, 2018
Muchos de los recuerdos que todos tenemos de nuestra infancia han ocurrido en la playa. Son, sin dudas, lugares mágicos donde los niños pueden disfrutar de sus amigos y la familia como nunca antes.

No hay niño en este mundo que no disfrute de una tarde en la playa. El mar, la arena y el clima son ideales para pasar grandes ratos, sobre todo si les ofreces varias alternativas de juegos para la playa para niños. Te presentamos algunas a continuación.

Las vacaciones en familia son el momento perfecto para reencontrarse y disfrutar juntos. Lejos de las obligaciones, los compromisos y los horarios, cada uno de los miembros de la familia puede brindarse totalmente para relajarse gracias a las bondades de estos maravillosos lugares que son las playas.

Lo más probable es que, ni bien arriben al lugar, los niños encuentren mil formas de divertirse. Cuando estas opciones se vayan acabando, o simplemente cuando desees multiplicar su diversión, preséntales estos juegos para la playa para niños. Por supuesto, súmate tú también y sácale jugo al verano.

6 juegos para la playa para niños

En primer lugar, recuerda que hay ciertas medidas de prevención que debes considerar al llegar al mar con los pequeños. La exposición a la luz solar y el riesgo de ahogarse son las principales amenazas a las que tienes que prestar atención. Una vez resueltas estas obligaciones, procede a compartir con tus hijos algunas de las siguientes alternativas de juegos para la playa para niños; ¡les encantarán!

1. Transportadores de agua

Es el clásico juego que se ve en los programas de televisión de antaño. Consiste, simplemente, en colocar dos baldes cerca de la orilla o en algún lugar de la playa y llenarlos trayendo agua desde el mar. Para esta actividad, tendrás que conformar dos equipos. Por supuesto, gana el que llene primero su cubo; pueden hacerlo con esponjas o botellas pequeñas. Recuerda siempre mantener vigilados a los niños, sobre todo si todavía son pequeños.

Las playas son grandes destinos para ir de vacaciones con niños.

2. Dibujos en la arena

¿A quién no le gusta hacer garabatos en la arena mojada? Esta actividad que proponemos es especial para que los niños desarrollen sus habilidades creativas y el lenguajePídele a uno de ellos que haga un dibujo sobre la arena; la tarea del resto será adivinar de qué se trata. Si son muchos, pueden jugarlo por equipos, como el tradicional Pictionary.

Por otro lado, también es buena idea jugar al ahorcado. En vez de escribir la palabra, se deben dejar líneas en blanco para que el resto de los participantes descifren cuál es letra por letra.

3. Búsqueda del tesoro

No hay otro lugar tan propicio para este juego como la playa y el mar. Se puede realizar de dos maneras distintas. La primera consiste en hacer una lista de elementos que haya que buscar por equipos. Por ejemplo: caracoles, algas de diferentes colores, conchas, etc.

Además, también puedes darle un toque místico a la actividad. Lleva preparado un mapa del tesoro y, antes de comenzar la búsqueda, coloca un objeto como una lata vacía —no la saques de la basura, desde luego— para que los pequeños se diviertan buscándola.

4. Concurso de castillos

No es una opción de las más novedosas, pero esto no quita que sea sumamente entretenida. Puede que los niños se pongan a hacer castillos por su cuenta, pero será mucho más divertido si le das cierta organización al juego.

Entonces, puedes probar haciendo una especie de ‘concurso’ en el que todos salgan premiados por participar. Si tienes habilidades para esto, puedes hacer un modelo y pedirles que lo copien.

“Ten presente que la exposición a la luz solar y el riesgo de ahogarse son las principales amenazas a las que tienes que prestar atención”

5. Carreras con inflables

Cuando los niños tienen cierta edad, necesitan algo de adrenalina para descargar todas sus energías. Por lo tanto, puede que sea un buen momento para hacer carreras en el agua. Pero no se trata de carreras tradicionales; cada uno deberá escoger un inflable —puede ser una colchoneta o salvavidas— y llegar más rápido que su rival al punto de finalización.

6. Muro humano

Para aprovechar la potencia de las olas en algunas playas, nada mejor que hacerlo con la propia resistencia física. Un gran juego consiste en enterrar los pies de dos o más niños en la arena de la orilla, a donde lleguen las olas.

Luego, ganará el pequeño que más resista el embate del agua. Si se realiza al caer la noche, este juego se tornará más divertido; a esta hora, las olas suelen ser más fuertes. Toma la precaución de que el piso esté despejado donde los niños se pongan a jugar y, por supuesto, que la profundidad no sea excesiva para ellos.

Con estos juegos, la diversión estará asegurada en todas sus tardes en la playa. Recuerda enseñarles a tener cuidado con las demás personas que se encuentran en el lugar y ser respetuosos de su espacio. Además, finalmente, ofréceles a los niños agua constantemente; entre tanto juego, pueden olvidar esta necesidad vital con facilidad.