6 cosas que no pueden faltar en tu mochila para una excursión en familia

27 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Un día de excursión en familia puede ser una forma maravillosa de disfrutar juntos. Sin embargo, hay una serie de cosas que hay que tener en cuenta antes de realizar esta excursión.

Una de las mejores actividades que podéis realizar juntos en familia son las excursiones. Explorar y descubrir nuevos mundos juntos os hará disfrutar y aprender en familia, y reforzar, así, los lazos que os unen. Las vacaciones, e incluso los fines de semana, son las mejores épocas para realizar estas excursiones.

En numerosas ocasiones, las dificultades de trasladar todo durante un fin de semana o varios días seguidos hacen que muchas familias no disfruten de estos días. Sin embargo, no es necesario tener que dormir fuera de casa, ya que existen numerosas excursiones para realizar en un solo día.

Estas excursiones despiertan la curiosidad de los niños por las cosas nuevas que descubren y fomentan también una vida sana al aire libre. Aunque se trate de excursiones de un solo día, al viajar con niños, es necesario llevar muchos utensilios en las mochilas.

Por ello, a continuación, te dejamos una serie de cosas que no pueden faltar en tu mochila para un día de excursión en familia. De esta manera, podréis disfrutar con total tranquilidad de vuestro día en familia.

Niño de excursión en la montaña.

Cosas que no pueden faltar en tu mochila para un día de excursión

1. Una mochila cómoda y con espacio suficiente

Antes de empezar a introducir cualquier objeto en la mochila, debes escoger una en la que quepa con comodidad todo lo que quieras llevar. Existen mochilas específicas para realizar excursiones que son mucho más cómodas y se adaptan mejor a la espalda que aquellas que no están creadas para ese fin.

Aunque pueda parecer un hecho insignificante, tu espalda lo agradecerá al final del día. Para escoger una u otra, piensa en el tipo de excursión que vais a realizar, la temperatura que tendréis o la ropa que será necesaria llevar para calcular el espacio que necesitarás.

2. Agua

El primero de los elementos y uno de los más imprescindibles que se debe introducir en la mochila es el agua. La hidratación es muy importante en la vida tanto de los niños como de los adultos, más todavía si se realiza ejercicio.

Para calcular la cantidad de agua, debes tener en cuenta la temperatura y la estación del año en la que os encontréis. Otra de las opciones es buscar información previa sobre si podrás encontrar fuentes de agua potable para rellenar estas botellas por el camino y así no introducir tanto peso en la mochila.

3. Snack o bocadillos

Además del agua, otra de las cosas que no puede faltar en tu mochila para un día de excursión es la comida. El ejercicio desgasta a mayores y pequeños y, por ello, es necesario alimentarse bien para poder tener la energía suficiente para continuar con la excursión.

Los snacks son buenos compañeros para ofrecer a los niños a media mañana o media tarde. Mientras que la opción más socorrida los días de excursión son los bocadillos por su facilidad tanto de preparación como a la hora de comer.

Más cosas que no pueden faltar en tu mochila

4. Pañuelos o toallitas húmedas

Otro de los imprescindibles necesarios para incluir en la mochila son los pañuelos. Estos elementos ocupan muy poco espacio y pueden ser muy útiles tanto para manchas inesperadas como para utilizarlas durante o después de la comida.

Familia de excursión por el campo y teniendo muy en cuenta las cosas que no pueden faltar en la mochila.

5. Un chubasquero, una de las cosas que no pueden faltar en tu mochila

Aunque no entra dentro de los imprescindibles que llevar en la mochila, sí es conveniente incluirlo en todas las excursiones que realicéis.

Los chubasqueros ocupan muy poco espacio y pueden resultar muy útiles en caso de que la lluvia os acompañe o comience de forma inesperada. Ninguna de las estaciones del año se salva de la lluvia, por lo que es un elemento a tener en cuenta a la hora de realizar la mochila.

6. Una cámara de fotos

Inmortalizar momentos en familia dará como resultado un montón de recuerdos para la posterioridad. Además de estas bonitas fotos, las cámaras de fotos también pueden servir para realizar actividades posteriores con los niños.

Por ejemplo, si realizáis excursiones al campo, los más pequeños pueden hacer fotografías sobre las cosas que más les hayan gustado y después incluirlas en un cuaderno contando su día. Una buena manera de expresarse de forma escrita y fomentar, así, los recuerdos.