5 tips para que nuestro hijo sea ordenado  

Carmen Fetreros · 28 mayo, 2017

Todos los niños son en algún momento de su vida un poco desordenados. No les gusta recoger su ropa o sus juguetes. Os vamos a dar en este artículo 5 tips para que vuestro hijo sea ordenado.

Si a esto se une que a veces también son un poco despistados para muchos padres se convierte en un problema. Niños que se olvidan los libros para hacer los deberes o el jersey porque se lo han quitado en el patio del cole.

A los niños les cuesta organizarse. Les agobia ordenar su cuarto, sus libros, sus juguetes… Por eso tenemos que ir enseñándoles poco a poco. Sin agobios, ni prisas.

Los primeros años de su vida son fundamentales para aprender a ser ordenados. Desde muy pequeño tienes que ir enseñándole a meter los juguetes en su cajón o las pinturas en su bote. Tienen que aprender que no pueden tener todo tirado en su cuarto.

El orden favorece la tranquilidad y la atención de los niños. El desorden produce nerviosismo porque complica la simple actividad de encontrar las cosas. Si tu hijo mantiene su cuarto ordenado, todo serán beneficios para su futuro.

ordenado

Poco a poco

Tienen que entender que tener su cuarto ordenado por ejemplo es su obligación. Para que lo vayan consiguiendo, hay que ir enseñándoles paulatinamente para que poco a poco se vayan acostumbrando a ordenar. Un día se le indica que tiene que ordenar la mesa de su cuarto, otro día los libros o los peluches. Poco a poco. No le agobies y le digas que tiene que ordenar todo porque sentirá que es demasiado y lo rechazará.

Planificación

Antes de dormirse los niños tienen que tener la mochila preparada para el día siguiente. Si desde pequeños se acostumbran a hacerlo, no les costará cuando vayan creciendo. También es importante que aprendan en cuanto sepan escribir a apuntar sus tareas en la agenda. Tienen que controlar cuáles son sus deberes y trabajos para el día siguiente. Si se le olvida, intenta que sea él mismo el que contacte con sus compañeros de clase. Para algunos trabajos de clase por ejemplo tendrá que recopilar material como pinturas, cartulina o rotuladores.

ordenado

Concentración

Es muy importante que el niño mantenga la atención solo en la tarea de ordenar. Si se dispersa y se pone a jugar o se va de la habitación, seguro que luego le resultará más complicado. Los niños tienen que acabar la tarea que empiezan ya sea recoger sus juguetes o terminar los deberes. Los padres lo pueden supervisar pero si se les ayuda demasiado, la próxima vez sentirán que no han podido hacerla solos.

Indicaciones precisas

A veces a los niños realmente lo que les pasa es que no saben cómo ordenar. Tienen que saber dónde dejar la ropa sucia o los zapatos. También dónde colocar los libros y los juguetes. Intentar que no dejen la ropa sucia tirada por su cuarto o el cuarto de baño desde pequeños.

Debes plantear objetivos concretos y alcanzables. Debes ser muy precisa en las órdenes que le das para recoger. Si le dices en general que ordene su habitación puede que no haga lo que quieres. Tienes que decirle que guarde los juguetes en el arcón o que eche la ropa sucia en el cesto.

Trucos para ayudarles a ser ordenado

Aproximadamente hasta los ocho años tendrás que ayudar a los niños a k después de jugar. Una buena idea es que lo vean como parte del juego. Puedes inventar una canción para cantar juntos cuando todo termine y tengáis que empezar a recoger. También se pueden hacer carreras a ver quién recoge más juguetes o los deja en el cesto.

Una buena idea es disponer de cajones, cajas o jugueteros de colores para que los niños sepan donde tienen que dejar cada cosa. Las cajas muy grandes no son prácticas porque para jugar tienen que sacar todo lo de dentro.

Y lo mejor es que cada tres meses reviséis juntos los juguetes y le animes a regalar los que ya son para más pequeños a otros niños necesitados. Te desprenderás de juguetes con los que ya no juega. Además ellos aprenderán a compartir con los demás y serán más felices. Aprender a ordenar les ayudará a saber dónde tienen las cosas y a ser más equilibrados. No lo dudes. Si aprenden a ordenar serán niños más responsables.

 

 

 

.