5 lecciones valiosas de la película Mi vecino Totoro

26 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Mi vecino Totoro es una película de animación japonesa de Studio Ghibli que ya ha cumplido treinta años. Podemos considerarla como un clásico del género animación y es ideal para los niños.

La película Mi vecino Totoro es una película divertida, entretenida, original y ágil, y tiene un contenido de lo más interesante. Entretiene por su argumento y, además, hace pensar. No solo la disfrutan los niños, sino que los adultos también la pueden apreciar muchísimo, por lo que es perfecta para ver en familia.

La historia aporta enseñanzas y es capaz de educar en valores. Por eso es muy recomendable tanto para pequeños como para mayores. Vamos a analizar esto detenidamente para recordar las razones por las que Totoro, como algunos llaman a la película, es siempre una buena elección.

El día a día puede ser una aventura

Satsuki y Mei son dos hermanas que se mudan con su padre a una casa en el campo. La idea es que así estarán más cerca del hospital en el que su madre está ingresada, enferma. Para las dos niñas este cambio en sus vidas se plantea como una aventura total pese al planteamiento inicial poco halagüeño.

Las niñas no se toman la mudanza como algo que rompe una rutina y provoca estrés. Ellas, desde que llegan, inspeccionan su nueva casa, investigan y viven cada momento como un momento único, como si estuvieran descubriendo un nuevo universo lleno de sorpresas.

5 lecciones valiosas de la película Mi vecino Totoro.
Fuente: www.lucesdesala.com

 

Aprender a investigar es aprender a ser autónomos

Satsuki y Mei rompen los límites que los adultos les imponen en su afán por descubrir cosas, por conocer. Salen más allá del jardín de la casa, aunque les habían dicho que no lo hicieran, y se adentran en el bosque. Es así cómo se encuentran con el Totoro gigante. Y los adultos, cuando se enteran, no las reprenden por ello, sino que les dan libertad para aprender por ellas mismas.

Esto tiene un simbolismo y mensaje claros. Dejar a los niños tener autonomía es importante. En la sociedad japonesa lo tienen muy asumido y siempre es algo que ha demostrado traer consecuencias positivas.

Esta capacidad de aprender a ser autónomos en Japón, se puede ver, por ejemplo, en cómo los niños, desde bien pequeños, son capaces de tener responsabilidades propias importantes que en otros países parecen inasumibles, como ir solos al colegio desde muy temprana edad en transporte público.

Ser niños y la libertad. Los adultos se sienten niños con Mi vecino Totoro

El director y creador de la película, Hayao Miyazaki, nos quiere plantear la etapa de la niñez como un momento de total libertad. Las niñas aparecen como únicas conocedoras del mundo tal como es. Esto incluye la posibilidad de conocer todos los secretos de la realidad que los adultos no ven, representados en la película como espíritus y dioses.

Ellas son capaces de ver a Totoro, pero también descubren a los duendes del polvo de la casa, Susuwatari, que significa, literalmente, ‘hollín errante’. Los Susuwataris son pequeños seres redondos, negros, hechos de hollín.

Para ellas, el polvo de la casa no es polvo, es algo más. Y así sucede una y otra vez. Los adultos asumen que estas cosas mágicas están ahí pero que ellos ya no pueden llegar a verlas como cuando fueron niños. No tienen la libertad que tienen los niños por el mero hecho de ser niños.

La metáfora de la importancia de la naturaleza en Mi vecino Totoro

La película Mi vecino Totoro es en sí misma una gran metáfora. Tiene mucho simbolismo. Las niñas tienen una madre enferma que está lejos de ellas, pero siguen teniendo un padre que las ayuda en todo lo que puede dándoles, también, su espacio. Y tienen la naturaleza que las acoge.

«La naturaleza es ese lugar en el que Satsuki y Mei pueden refugiarse y soñar, allí pueden tener ilusión cuando echan de menos a su madre.»

Para Miyazaki, inculcar el amor por la naturaleza a los niños es fundamental. Para él, conectar con la naturaleza es lo que puede salvarnos y hacernos libres, y los niños deben conocer esto. Los seres de la naturaleza, fantásticos o no, son los que nos pueden enseñar el camino de la libertad.

5 lecciones valiosas de la película Mi vecino Totoro
Fuente: www.ghiblisub.wordpress.com

¿Qué o quién es Totoro? La necesidad de protección de los niños

Totoro es justo lo que cualquier niño puede querer conocer. Es un monstruo, pero abrazable, un ser protector con un gran corazón; es amable. Además, no es una criatura dócil, no es peligrosa, pero tiene carácter. Ellas no se asustan con él, sino que se sienten seguras, protegidas.

«El espectador no está seguro de lo que es exactamente Totoro. Pero es lo que todo niño pequeño quiere cuando se enfrenta al mundo de los problemas de los adultos: un protector.»

En su libro Totoro no Umareta Tokoro (‘El lugar donde nació Totoro’) el director cuenta que el título de la película fue, en un principio, Tonari ni iru Obake, es decir, ‘El fantasma junto a mí‘. Entiéndase que los Obake en Japón son considerados seres vivos o seres sobrenaturales que han asumido una transformación temporal.

Para Miyazaki, Totoro se identifica con un ser misterioso que se especializa en buscar a personas queridas. Tororo es gigante, pero no resulta en ningún momento amenazante, no da miedo. Su enorme tamaño está asociado con la necesidad de protección de las niñas.

Para terminar, diremos que Mi vecino Totoro se trata de una película con muchos elementos místicos que cuenta una historia diferente, emocionante. Las protagonistas son dos niñas normales a las que les suceden cosas extraordinarias. Siempre es un buen momento para ver por primera vez esta magnífica creación de Studio Ghibli o para volver a verla en familia.

  • Hayao Miyazaki (2018). Totoro no Umareta Tokoro. Studio Ghibli.