5 ideas para que los niños aprendan a ser pacientes

Cuando los niños son pequeños parece que la paciencia es algo que no va con ellos o que no quieren aprender, pero son los padres los que deben dar el mejor ejemplo de paciencia para que los pequeños vayan aprendiendo gracias al modelo de sus padres. La paciencia es una virtud que puede y debe ser inculcada en los niños, y es que les enseña el valor de poder retrasar la gratificación, una habilidad muy necesaria para la madurez.

La paciencia puede ayudar a desarrollar la capacidad de pensar y de resolver problemas, puede contrarrestar la impulsividad y el mal comportamiento. El valor de la paciencia reside en la capacidad para llevar la paz interior y la fuerza emocional dentro de uno mismo.

Enseñar paciencia ayudará a los niños a entender la capacidad de recuperación, a tener auto-dominio, y también a tener la capacidad de calmarse solo y con unas cualidades necesarias para tener madurez emocional. Pero, ¿cómo se puede enseñar a los niños a ser pacientes? No te pierdas las siguientes ideas.

Sé el mejor ejemplo

Como cualquier cosa que quieras enseñar a tus hijos, el ejemplo será la mejor forma de enseñarlo. Los padres son los únicos podemos que sin hablar podrán enseñar valores fundamentales, por eso deberás ser el mejor ejemplo en la vida de tu hijo que le muestre la importancia de la paciencia. La paciencia es sin duda una virtud necesaria para la vida y si careces de ella, es momento de empezar a trabajar en ti mismo para poder lograrla y así, poder enseñarla a tus pequeños.

Hazles recordatorios

Los niños necesitan que se les recuerde constantemente las cosas hasta que las interiorizan y las hacen suyas. En este sentido, es necesario que los padres deban ser insistentes en recordarles lo bueno que resulta ser pacientes. Cuando los niños comienzan a pelear o a quitar las cosas de los otros niños sin preguntar, se les debe recordar suavemente y con cariño que deben hacer uso de la paciencia. “Paciencia” es una palabra clave para recordar a los niños cuál es el comportamiento que se espera de ellos.

puzzle-816021_640

Elogia la paciencia

Cuando un niño se comporta de manera que hace uso de la paciencia, deberás elogiarle por ello de forma generosa, así sabrá que es un comportamiento apropiado y estupendo. Si tus hijos tienen rabietas porque están molestos por otros y cuando le recuerdas la palabra paciencia mejoran su comportamiento, es necesario que alabes su buena conducta, y es que para ellos no es fácil mantener la calma y ser paciente sin gritos y sin lloros. Los pequeños son todo emociones, y una vez que entiendan los beneficios deser pacientes, podrán serlo toda la vida.

Dales tiempo

No esperes que los niños sean pacientes de un día para otro. La paciencia es algo que debe trabajarse día tras día hasta conseguir buenos resultados. También es necesario que cuando un niño quiere resolver algo por sí mismo y muestre baja tolerancia a la frustración porque no le sale, es importante ofrecerle el tiempo que necesita para poder lograrlo. Las estrategias para entender la paciencia empezarán a dar frutos cuando los niños tengan la oportunidad de entender qué es lo que hacen y los sentimientos que esto genera en su interior.

child-542038_640

Crea momentos para que sean pacientes

Es necesario que crees momentos en la vida diaria para que tus hijos aprendan a tener paciencia sin darse cuenta. Por ejemplo, puedes dejar que los niños se peleen durante unos minutos cuando tienen algún desacuerdo para que empleen las estrategias de la paciencia y resolver los conflictos.

Otra opción es por ejemplo, cuando estás haciendo tareas en casa y tu hijo espera algo para hacer contigo, también estarás ofreciéndole la oportunidad de aprender a ser pacientes… pero después recompensa su espera con juegos, canciones o alguna actividad con la que paséis tiempo de calidad juntos. 

Estas son solo algunas ideas para que tus hijos aprendan a ser pacientes, pero debes recordar que la mejor forma de hacerlo es trabajando día a día y siendo tú, el mejor ejemplo.

Te puede gustar