5 cosas que los padres deben saber sobre las leches no lácteas

Te vamos a contar una serie de datos clave sobre las leches no lácteas que has de saber antes de ofrecerle estas bebidas a los niños.
5 cosas que los padres deben saber sobre las leches no lácteas
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 19 junio, 2021.

Última actualización: 19 junio, 2021

Las leches no lácteas o bebidas vegetales se han puesto de moda en los últimos años. Se empezaron a utilizar como sustitutos a la leche convencional para todos aquellos intolerantes a la lactosa. Pero lo cierto es que actualmente se idealizan como productos buenos para la salud.

Hay que tener en cuenta que no todas las leches no lácteas tienen buena calidad, por lo que habrá que elegir esta bebida con precisión a la hora de ofrecérsela a un niño. De lo contrario, se podría poner en riesgo su salud a medio o a largo plazo.

No se deben usar en las leches de fórmula

En la medida de lo posible, es beneficioso preparar los biberones con leche de vaca. Si el niño desarrolla alguna intolerancia a la lactosa, puede optarse por ofrecer variedades sin el azúcar. Asimismo, en el caso de que sea alérgico a las proteínas del alimento, existen otras opciones más ventajosas que el uso de leches no lácteas.

Diferentes tipos de bebidas vegetales o leches no lácteas.

Esto no quiere decir que de vez en cuando no puedan aparecer en la dieta. No obstante, es importante revisar primero el etiquetado, para asegurarse de que no estamos eligiendo un producto que cuente con azúcares añadidos.

Las leches no lácteas tienen pocas proteínas

La leche de vaca es un alimento que destaca por su densidad nutricional. Cuenta con proteínas de alto valor biológico, necesarias para el buen crecimiento del niño. De hecho, existen artículos que evidencian que durante las primeras etapas de la vida los requerimientos de estos nutrientes son mayores. Un ejemplo sería el publicado en la revista Annals of Nutrition & Metabolism.

Por el contrario, las leches no lácteas no concentran proteínas en su interior. El contenido en las mismas es escaso y, además, estas son de bajo valor biológico. Esto quiere decir que son deficitarias en aminoácidos esenciales y que no cuentan con una buena puntuación en cuanto a digestibilidad.

Por este motivo, las leches no lácteas no son un buen sustituto de la leche de vaca. Podrían ser un complemento, pero no ha de suprimirse el consumo de un alimento tan denso nutricionalmente por otro sin apenas sustancias beneficiosas.

Las leches no lácteas pueden contener azúcar añadido

Es importante fijarse en el etiquetado de las leches no lácteas antes de adquirir el producto. La mayor parte de las mismas cuenta con una gran cantidad de azúcares añadidos en su composición. Este elemento resulta nocivo para la salud de los niños, tal y como afirma un estudio publicado en Current Diabetes Reports.

La ingesta regular de bebidas con azúcar puede generar patologías de carácter metabólico. Un ejemplo de los mismos sería la diabetes de tipo 2. Además, esta clase de productos puede promocionar la obesidad infantil, un problema de salud pública a nivel mundial.

En este sentido, hay que tener muy en cuenta que no existe mucha diferencia a nivel nutricional entre un refresco azucarado y una leche no láctea con azúcares añadidos.

Nutricionalmente no son iguales a la leche de vaca

No solo son deficitarias en proteínas. Las leches no lácteas son bajas en nutrientes en general, por lo que no son comparables a la leche de vaca. Cuentan con pocas vitaminas y minerales, lo que no llega para cubrir los requerimientos diarios de estos elementos. Por este motivo, no suponen un elemento de interés en la dieta.

Además, la presencia del vegetal que les confiere el nombre es prácticamente insignificante. Por ejemplo, la leche de almendras puede contener un 2 % de frutos secos, lo cual no es un contenido representativo. No resulta suficiente para que se aprovechen en cantidades adecuadas los ácidos grasos beneficiosos de estos alimentos.

No se deben consumir en el primer año de vida

La leche materna ha de ser el alimento principal durante el primer año de vida y exclusivo hasta los primeros 6 meses. Incluir productos que puedan contener aditivos o químicos durante las primeras etapas de la vida no está para nada recomendado.

En el caso de ofrecer leche distinta a la materna a partir de los 6 meses de vida, esta ha de ser de vaca. Si se desarrollan alergias, habrá que optar por fórmulas especiales hidrolizadas, pero las vegetales pueden ser contraproducentes.

Mamá con su bebé usando uno de los extractores de leche que tiene.

Los niños no deben consumir bebidas de arroz

Dentro de las leches no lácteas, hay que hacer especial mención a las bebidas de arroz. Estos productos pueden contener elevadas cantidades de arsénico en su interior, elemento que se debe evitar durante las primeras etapas de la vida. Es capaz de influir negativamente sobre el desarrollo del bebé.

Cuidado con las leches no lácteas en la dieta de los niños

Como has podido comprobar, las leches no lácteas o bebidas vegetales no son alimentos de gran calidad. Si bien no aportan nutrientes esenciales para los adultos, son incapaces de cubrir los requerimientos de los niños. Por este motivo, su presencia en la dieta de los más pequeños ha de ser anecdótica.

Además, es fundamental revisar rigurosamente los etiquetados para detectar la presencia de azúcares añadidos o de edulcorantes artificiales que puedan dañar su calidad. En este caso, estaríamos hablando de un producto ultraprocesado.

Te podría interesar...
¿Por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados?

¿Sabes por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados en su día a día? Te lo contamos en este artículo.



  • Yoshida Y, Simoes EJ. Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Curr Diab Rep. 2018 Apr 18;18(6):31. doi: 10.1007/s11892-018-1004-6. PMID: 29671076; PMCID: PMC6025796. https://link.springer.com/article/10.1007/s11892-018-1004-6
  • Richter M, Baerlocher K, Bauer JM, Elmadfa I, Heseker H, Leschik-Bonnet E, Stangl G, Volkert D, Stehle P; on behalf of the German Nutrition Society (DGE). Revised Reference Values for the Intake of Protein. Ann Nutr Metab. 2019;74(3):242-250. doi: 10.1159/000499374. Epub 2019 Mar 22. PMID: 30904906; PMCID: PMC6492513. https://www.karger.com/Article/Abstract/499374