5 consejos para aprovechar las clases virtuales

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
La formación online está a la orden del día. Pero ¿cómo aprovechar al máximo las clases virtuales? A continuación, te damos algunos consejos.

Debido a las circunstancias actuales que se están viviendo en todo el mundo, la enseñanza ha tenido que adaptarse y poner en práctica medidas innovadoras, especialmente en los cursos superiores.

En este sentido, hoy en día, son muchos los adolescentes y jóvenes que han pasado de recibir una educación completamente presencial a recibir formación de forma semipresencial o totalmente online. Por este motivo, hemos decidido escribir la sientes líneas en las que te vamos a dar algunos consejos para aprovechar las clases virtuales.

Pero antes, cabe señalar que, en contra de lo que algunos piensan, la tecnología es nuestra aliada. Se trata de una herramienta increíble con la que se puede hacer frente a multitud de problemas. De hecho, ¿cómo hubiésemos pasado un confinamiento sin la tecnología? ¡Imagínalo!

Hay que reconocer que, gracias a los dispositivos electrónicos, los estudiantes, de mejor o peor manera, han podido continuar con su formación académica. Así, tal y como afirma la Universidad Técnica Nacional:

“La educación virtual es una opción más de actualización permanente que responde a las necesidades de cada persona, ofreciendo, así, diferentes alternativas o soluciones a una serie de situaciones que la escuela convencional no puede atender”.

5 consejos para aprovechar las clases virtuales

Chico tomando apuntes en sus clases virtuales.

1. Elegir un buen lugar para dar las clases virtuales

Lo primero que hay que hacer al comenzar a dar clases virtuales es decidir el lugar en el que uno va a estar situado. Lo ideal es que esta zona de la casa esté alejada del ruido lo máximo posible, bien ventilada e iluminada y cuente con una mesa y una silla adaptadas a las características de la persona que vaya a recibir las clases.

Además, es fundamental que la conexión a internet llegue bien a la habitación en cuestión, pues, de lo contrario, será imposible seguir las clases.

2. Planificar los horarios

Al igual que ocurre en la modalidad de educación presencial, las clases son solo una parte del estudio. Por tanto, es recomendable establecer una rutina y marcar unos horarios para el trabajo autónomo y dedicar parte del tiempo de la jornada a la realización de las tareas académicas.

3. Hacerse con todo el material necesario

Otra de las claves para poder seguir las clases virtuales correctamente es contar con un buen equipo tecnológico. En este sentido, lo imprescindible es tener un ordenador y conexión a internet. Asimismo, puede ser necesario algún tipo de accesorio que facilite el trabajo, como un ratón externo para el ordenador portátil, un teclado en caso de utilizar una tablet, etc.

Esto supone una inversión económica, pero hay que tener en cuenta que este es el futuro. Además, si se cuidan los dispositivos electrónicos como es debido, estos pueden ser utilizados durante muchos años.

4. Concentrarse en las clases

Es cierto que, al no estar el profesor presencialmente en las clases, puede resultar más fácil perder la concentración. Pero es responsabilidad del estudiante atender a las explicaciones virtuales, a pesar de lo tentador que puede ser ponerse a hacer otras actividades que se consideran más motivadoras o interesantes.

5. Participar en las clases virtuales

Además de prestar atención a las clases, también es importante participar activamente en las mismas y mostrar el interés que uno tiene por aprender y solucionar todas las posibles dudas sobre el temario que puedan surgir.

Puede que al estar a distancia sea más complicado interrumpir la explicación del profesor, por lo que convendría esperar al turno de preguntas o hacer llegar las dudas por escrito al docente.

Chico estudiando en su habitación con el ordenador.

Las ventajas de las clases virtuales

En la actualidad, son muchos los adolescentes y jóvenes que tienen que afrontar un nuevo curso a través de clases virtuales. Esto, en un principio, puede resultar fastidioso, pues hay que acostumbrarse a una nueva forma de educación. Sin embargo, son muchas las ventajas de las clases virtuales, como las que se exponen  a continuación:

  • Permiten estudiar y formarse desde cualquier lugar.
  • Permiten ahorrar tiempo y aprender a gestionarlo de mejor manera.
  • Favorecen la responsabilidad, la autonomía y el autocontrol.
  • Favorecen el aprendizaje flexible y adaptado a las necesidades y características de los estudiantes.

Por tanto, la educación virtual es una forma de enseñanza tan válida y eficaz como cualquier otra. ¡Aprende a mirarla con otros ojos y aprovecha todos los beneficios que aporta!