5 claves para disfrutar la maternidad

Carmen Fetreros · 20 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Ana Couñago el 20 febrero, 2020
A veces, disfrutar de la maternidad puede resultar complicado. Conoce algunas claves que pueden ayudarte en este aspectos.

Disfrutar de la maternidad a veces se convierte en algo complicado. Pero una vez que somos madres nos damos cuenta de que es un camino a recorrer y que tendremos mejores y peores momentos.

Muchas veces nos hacemos una idea poco realista de los que es la maternidad. Las fotografías de revistas, las webs, los blogs, las redes sociales o los comentarios de otras madres nos pueden haber ayudado a crear esa imagen de la maternidad como felicidad continua.

5 claves para disfrutar la maternidad

Aunque todo no sea perfecto tenemos que intentar disfrutar lo máximo posible de nuestra maternidad. Por eso, en este artículo te comentamos cinco claves que te ayudarán a disfrutar de tu maternidad a diario.

Unos días lo lograrás y otros no, pero seguro que te servirán para vivir la maternidad de una forma más tranquila.

1. Asume que no eres perfecta

Desde el primer día vas a querer que todo sea perfecto pero tienes que saber que la maternidad, en cierto modo, es una carrera de obstáculos. Un día los niños comerán bien y otro mal, un día dormirán bien y otro no. Cada día será diferente, no lo dudes.

Además habrá días que te sentirás con fuerzas para luchar con todo, pero otros te sentirás cansada. Por eso, no te machaques a ti misma si un día las cosas no salen como esperabas, es lo normal. Seguro que mañana lo habrás olvidado y tendrás otras preocupaciones. Recuerda que la maternidad es un camino diario.

No quieras ser siempre una “supermamá”, porque no lo eres, y a veces te saldrá mal la papilla y otras se te olvidará comprar los pañales. No te preocupes, a todas las madres les pasa. Además, si lo necesitas pide ayuda a tu familia o a tus amigos. Seguro que todos están encantados de echarte una mano, sobre todo en las primeras semanas.

2. Aprende a disfrutar de las pequeñas cosas

La maternidad no es un estado de felicidad continuo sino que, como en la vida, hay días estupendos y días no tan estupendos. Por eso lo mejor es disfrutar de ese universo de pequeñas cosas que tenemos por delante a lo largo del día, como:

  • Un paseo por el parque.
  • Una merienda con los amiguitos de la escuela infantil.
  • Un juego divertido con mamá

Si te centras en estas pequeñas cosas seguro que disfrutarás de la maternidad todos los días.

3. Olvídate del entorno

Las madres tenemos un instinto especial para poder afrontar la maternidad. Pero a veces nos encontramos con un montón de dudas e inseguridades en el día a día. Estas se acrecientan cuando alguien de nuestro entorno nos hace preguntas sobre el bebé, comparándolo con otros niños del entorno (¿ya sabe comer solo con la cuchara?, ¿todavía no camina?, etc.).

Cada niño tiene su propio ritmo y su propia evolución. Hay niños que no gatean, niños que quieren masticar a los ocho meses. Hay muchos niños que no siguen los calendarios. La maternidad no es una competición sino un camino. No lo olvides.

Además tienes que aprender a ignorar algunos comentarios y críticas que no solo no te aportan ninguna ayuda, sino que te agobian. Aprende a discriminar lo que te puede ayudar y lo que no. Sal de ese círculo desde el primer día y verás como disfrutas cada día más de tu maternidad.

madrevínculo

4. Disfruta de tus hijos

Desde que son recién nacidos tenemos que disfrutar de nuestros hijos. Intenta que sepa desde el primer día lo importante que es para ti y que le quieres con toda tu corazón.

Cógelo, abrázalo, mímalo, aunque te digan que no lo hagas porque se acostumbra. Con ello establecerás un vínculo con él para toda la vida.

5. Reserva tiempo para ti misma

Aunque la maternidad seguro que es lo mejor que te ha pasado en esta vida, no te olvides de ti misma. Seguro que puedes encontrar media hora para cuidar de tu cuerpo, para hablar y quedar con tus amigas, para dedicar tu tiempo libre a lo que más te guste como ver series de televisión o leer.

Piensa que por ser madre no dejas de ser tu misma y sigues teniendo muchas ilusiones y proyectos.