4 reglas de acentuación básicas para niños

30 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la filóloga Elena Castro
Si a los niños se les hace cuesta arriba aprender las reglas de acentuación básicas, sigue estas pautas y no se les resistirá ni una sola tilde.

Las reglas de acentuación suelen plantear grandes problemas a los niños. La teoría es muy sencilla, pero la práctica no tanto. Por eso, nuestras reglas de acentuación básicas se centran en cómo las tienen que usar los niños.

¿Qué es una sílaba?

Definición y tipos

Muchas veces este punto se sobreentiende, pero es clave para acentuar las palabras correctamente. Grosso modo, una sílaba es cada uno de los golpes de voz en los que se divide una palabra.

Una vez que dividimos la palabra, tenemos dos tipos de sílabas: tónicas y átonas. Las sílabas tónicas son las que suenan con mayor fuerza y solo puede haber una por palabra. Además, estas son las que se acentuarán, o no, según su posición. Por otro lado, tenemos las sílabas átonas, que son las que se pronuncian con menor fuerza.

¿Cómo identificar la sílaba tónica?

Un ejercicio muy útil para identificar las sílabas es decir la palabra en voz alta. Es más, si la palabra tiene varias sílabas, es muy bueno que cambien el acento, porque identificarán enseguida cuál es la posición correcta.

Por ejemplo, perro tiene dos sílabas —pe- y -rro—. Si cambian la posición de la sílaba tónica a la última sílaba, les resultará muy extraño. Por tanto, comprueban que la sílaba tónica es la primera.4 reglas de acentuación básicas para niños.

4 reglas de acentuación básicas

Introducción a las reglas de acentuación básicas para niños

Antes de empezar con las reglas hay que saber interpretarlas correctamente. El Diccionario Panhispánico de Dudas diferencia la posición de la sílaba tónica como última, penúltima, antepenúltima y la anterior a esta. Sin embargo, los niños tardarán poco en olvidarlo.

Por eso, vamos a utilizar una estrategia distinta para decir lo mismo de forma más sencilla. En su lugar, hablaremos de la primera, segunda, tercera o cuarta sílaba tónica desde por el final.

Lo malo es que no todas las sílabas tónicas se acentúan. Por eso, los niños tienen que aprender las reglas básicas de acentuación. Además, si tienen algunos ejemplos sencillos como referencia, recordarán la regla mejor.

Agudas

Son aquellas en las que la primera sílaba por el final es tónica y se acentúan cuando terminan en vocal, n o s. Por esta razón escribimos con tilde haré, carbón o ciempiés pero no tambor o animal.

Sin embargo, hay que tener cuidado con las palabras monosílabas. Aunque siempre son agudas, hay casos en los que se pueden escribir tanto con tilde como sin ella. Por ejemplo, tenemos para afirmar, y si para expresar una condición. En estas situaciones la tilde cambia el significado.

Llanas

En estas palabras la sílaba tónica es la segunda desde el final y solo se acentúa cuando la palabra termina en una consonante distinta de n o s. Es decir, la norma contraria a la de las palabras agudas y en la segunda sílaba. Por tanto, si los niños se aprenden la primera norma, también conocerán la segunda.

Podemos encontrar multitud de ejemplos tanto con tilde como sin ella, especialmente en las formas verbales. Algunas palabras llanas acentuadas son lápiz, fútbol o azúcar, y entre las que no tienen tilde encontramos martillo, silla o pera.

Esdrújulas

Las esdrújulas son el paraíso de los niños, porque no tienen que acordarse ni de vocales, ni de consonantes ni de excepciones. Que saquen mucha punta al lápiz porque, si la tercera sílaba empezando por el final es tónica, siempre llevará tilde. Entre las palabras esdrújulas encontramos bolígrafo, brújula o música.4 reglas de acentuación básicas para niños.

Sobresdrújulas

¿Recuerdas la regla de las esdrújulas? Pues es exactamente igual. Las palabras sobresdrújulas tienen la cuarta sílaba tónica y siempre se acentúan.

Este tipo de palabras no es muy frecuente. De hecho, solo se dan en algunas formas verbales complejas.  Algunos ejemplos son bébetelo, mándamelo o regálaselo.

La lectura y las reglas de acentuación básicas

Aprender estas reglas de acentuación con palabras aisladas solo será útil a corto plazo. Quizá los niños aprueben el examen pero, ¿se acordarán al mes siguiente? Puede que no.

Repasar es una parte esencial del aprendizaje, y la lectura es un recurso muy beneficioso para la ortografía. Si un niño tiene hábitos de lectura, probablemente recuerde cómo se acentúa una palabra sin necesidad de recurrir a la regla ortográfica.