4 peligros de las piscinas hinchables en verano

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Aunque no lo parezca, las piscinas hinchables pueden ser muy peligrosas para los niños. ¡Conoce sus riesgos y evítalos este verano!

Con la llegada del verano, la venta de piscinas hinchables se dispara, y son muchas las familias que deciden instalarlas en sus jardines o terrazas con el fin de darse un baño en los días de calor.

En principio, esta parece una idea fantástica, ya que uno puede divertirse y refrescarse junto a sus seres queridos sin necesidad de moverse de casa. Sin embargo, hay que ser conscientes de los posibles riesgos y peligros relacionados con este tipo de piscinas. ¿Sabes a qué nos estamos refiriendo? ¡Presta atención!

4 peligros de las piscinas hinchables en verano

Niño jugando en una piscina hinchable en verano.

1. Riesgo de ahogamiento infantil en piscinas hinchables

Debido al pequeño tamaño o a la poca profundidad de las piscinas hinchables, la gente puede llegar a pensar que estas son completamente seguras para los niños. Pero esto no es así.

Esa actitud de confianza excesiva es la que hace que la vigilancia por parte de los adultos se vuelva casi inexistente, lo que provoca que muchos pequeños sufran graves accidentes como el ahogamiento, una de las causas causas principales de muerte en niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De hecho, un estudio publicado en la revista Pediatrics afirma que el 11 % de las muertes por ahogamiento infantil en menores de 5 años en Estados Unidos tuvieron lugar en piscinas portátiles de uso doméstico.

Para evitar este tipo de catástrofes, es importante que los padres o cuidadores, independientemente de la edad de los niños y de las características de la piscina, presten atención a los pequeños mientras estos juegan y disfrutan del baño.

2. Instalación en un lugar que no está preparado para soportar el peso de la piscina

Antes de instalar una piscina hinchable en casa, es necesario comprobar que la zona en la que se pretende colocar cumple con los requisitos adecuados y que puede soportar el peso de la estructura de la piscina junto con el agua.

De lo contrario, uno se arriesga a que el suelo ceda y a que se produzcan daños en el terreno. Lo cual, además de un gasto económico, supone un enorme riesgo físico para las personas que utilizan dicha piscina.

3. Acceso sin barreras para los niños

Ya hemos comentado los peligros de permitir que los niños pasen tiempo dentro de la piscina sin la supervisión de una persona responsable. Sin embargo, estos pueden tener la tentación de bañarse solos, sin que los adultos se enteren, pues no son conscientes de los riesgos a los que se exponen.

Para evitar este comportamiento, lo ideal es colocar algún tipo de barrera o valla que impida el acceso libre de los pequeños a la piscina hinchable.

4. Reutilización del agua

El agua de las piscinas hinchables, tras uno o dos usos, se convierte en una gran fuente de virus y bacterias perjudiciales para el cuerpo humano. Para disfrutar de un baño limpio y saludable, se recomienda cambiar el agua de la piscina con mucha frecuencia.

Niña con un globo de agua en una de las piscinas hinchables.

Los cuidados que hay que tener al instalar un piscina hinchable en casa

Ser consciente de los riesgos relacionados con las piscinas hinchables y poner en práctica los cuidados y precauciones pertinentes es fundamental para poder disfrutar al máximo junto a los más pequeños de la casa en los días de verano.

Hay que tener en cuenta que es responsabilidad de los adultos mantener a los niños a salvo cuando se bañan. Al fin y al cabo, estos son niños y sus ideas inmaduras e impulsivas pueden acabar en grandes sustos o catástrofes completamente evitables.

En definitiva, si vas a comprar una piscina hinchable o ya cuentas con una, recuerda ser responsable y precavido a la hora de utilizarla.