Los 4 mejores masajes durante el embarazo

Si estás embarazada, estos cuatro tipos de masajes serán imprescindibles para mejorar tus molestias. Además, servirán para atravesar mejor el momento del parto.

Aunque es una etapa muy bonita, el embarazo exige aprender a llevar los cambios físicos y mentales para poder lograr que sea placentero y relajado. Recibir masajes durante el embarazo puede ser muy beneficioso para que la madre pueda sentirse mejor y sobrellevar todos los cambios que se van presentando a medida que avanzan los meses.

El embarazo es una etapa que trae muchos cambios para las mujeres, y las molestias son prácticamente inevitables. Una manera de disminuirlas es con unos buenos masajes durante el embarazo.

Estos son, sin duda alguna, una forma efectiva y fácil de aliviar los malestares. Además, existen diversos tipos de masajes durante el embarazo, todos ellos para responder a las diferentes necesidades de las mujeres y para beneficiar no solo a la madre sino también al bebé.

Los 4 mejores masajes durante el embarazo

1.- Masajes en la cabeza, la cara y el cuello

Estos son una serie de masajes excelentes para disminuir la tensión en el cuerpo. En el caso de la cabeza, basta con ejercer un poco de presión en el cuero cabelludo con ayuda de los dedos. Eso ayudará a mantener los dolores de cabeza al margen durante el embarazo.

Se trata de un masaje eficaz y que cómodamente puede ser realizado en la comodidad del hogar. También existen algunos implementos que se pasan por el cuero cabelludo y que producen una sensación de bienestar general.

Los músculos de la cara y el cuello también reciben mucha tensión en el día a día. Dado que son músculos muy sensibles, al realizar ligeros masajes sobre ellos la irrigación de la sangre a nivel del rostro mejora de forma eficiente, lo que ayuda a reducir la tensión.

Estos masajes son sumamente sencillos. Se deben realizar movimientos desde el cuello de forma ascendente con pequeños toquecitos con la punta de los dedos, pasando por la barbilla, las mejillas, las orejas, las sienes, la frente y, principalmente, las cejas, lugar donde se acumula mucha tensión.

Son muy relajantes y, además, son adecuados para realizarlos en cualquier etapa del embarazo.

Muchos masajes durante el embarazo pueden practicarse en casa.

2.- Masajes en piernas, tobillos y pies

Algunos de los masajes que no pueden faltar durante la fase de gestación son los que se hacen en las piernas, los tobillos y los pies. Las extremidades inferiores son las que reciben la mayor sobrecarga de presión, razón por la que tienden a sufrir dolor, retención de líquido e hinchazón.

Esto acarrea muchas molestias para las mujeres durante todo el embarazo, especialmente a medida que avanza. Los masajes en las extremidades inferiores ayudan a activar la circulación.

Lo ideal es que recibas los masajes por parte de un especialista, quien sabrá qué hacer para que surtan el mejor efecto. De igual forma, tu pareja puede ayudar en casa con unos masajes más ligeros.

Con este tipo de masajes disminuirá la inflamación, el dolor, la retención de líquidos y la aparición de calambres en las piernas.

“El embarazo trae muchos cambios para las mujeres y las molestias son prácticamente inevitables. Una manera de disminuirlas es con unos buenos masajes”

3.- Masajes en la espalda

La zona lumbar es una de la más afectadas durante el embarazo. Esto es debido al incremento de peso que se experimenta a lo largo de este periodo. Estos también son masajes que deben ser realizados por un especialista.

Con ellos, se logra disminuir la tensión en la zona baja de la espalda; así, se evita o al menos disminuye la inflamación de los nervios y de la musculatura, lo que previene posibles contracturas.

Estos masajes se recomiendan a partir del segundo y tercer trimestre, que es cuando el incremento de peso se hace más notorio.

Los masajes durante el embarazo son buenos para las mamás y sus bebés.

4.- Masajes en el área perineal

Son ideales para prepararse para el momento del parto. Es un tipo de masaje que perfectamente puede realizarse en casa. 

Los masajes en el área perineal son recomendados por los especialistas obstetras en el tercer trimestre de embarazo. La idea es ir realizando estiramientos y leves masajes en la zona perianal.

De esta forma, se puede evitar la ruptura de la zona o la realización de una episiotomía al momento del parto. Lo más aconsejable es realizarlos durante 5 minutos todos los días, aproximadamente 6 semanas antes de la fecha prevista de parto.

Antes de realizar cualquier tipo de masajes durante el embarazo, es recomendable consultarlo con el médico tratante. Él podrá decir cuáles son los indicados, además del tiempo y la cantidad adecuados.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar