4 juegos de mesa educativos

Óscar Dorado · 2 abril, 2018
Ponemos a tu disposición 4 juegos de mesa que aportan un valor educativo real para los niños y que permitirán que disfrutéis de momentos únicos en familia.

Los juegos de mesa educativos son excelentes para el desarrollo cognitivo de los niños. Ten en cuenta que incluso los juegos de mesa más simples incluyen algún tipo de aprendizaje, como puede ser contar o reconocer los colores.

Además de ofrecer a los pequeños la posibilidad de formarse mientras están comprometidos y se divierten, los juegos de mesa educativos permiten que los padres pasen un rato intencional e ininterrumpido con sus hijos.

Además de disfrutar del tiempo de calidad juntos como familia, los niños aprenderán cómo turnarse y trabajar en equipo cuando disfruten con los juegos de mesa.

Es fácil que, como madre, quieras dejar que tu hijo gane cada vez que juegues con él porque no quieres dañar su frágil autoestima. Pero quizás esto no es lo mejor que puedes hacer por tu pequeño, ya que es bueno que comprenda que hay veces en las que se gana y otras en las que se pierde.

En este sentido, el pequeño debe experimentar con frecuencia ambas situaciones para aprender a manejar los triunfos y las derrotas que, inevitablemente, vendrán más adelante en la vida.

4 juegos de mesa educativos

A continuación, te ofrecemos una lista con 4 juegos de mesa educativos para niños:

1.- ¿Quién es quién?

El primer juego que te ofrecemos es el mítico ¿Quién es quién?, ideal para trabajar la memoria y la deducción. Se trata de un juego de adivinanzas sencillo para dos jugadores que consiste en descubrir de qué personaje se trata.

El juego tiene 2 tableros y cuenta con 24 personajes diferentes con sus respectivas 24 tarjetas. Consiste en hacer preguntas que solo pueden tener una respuesta, es decir, sí o no, con el fin de averiguar el personaje, de entre todos los posibles.

Con cada respuesta, el jugador va descartando personajes y oculta sus caras en el tablero hasta que solo quede uno. Gana quien más personajes descubra.

Es bueno desarrollar el proceso cognitivo de los niños para educarlos

2.- Uno

Esta segunda opción es un juego de cartas para 2-10 jugadores de 7 años en adelante que, entre otras cosas, ayuda a aprender las matemáticas y refuerza el vocabulario del pequeño.

Cada jugador comienza con 7 cartas repartidas previamente boca abajo. El resto de las cartas se colocan en una pila de sorteo. Junto a la pila se debe designar un espacio para otro bloque de cartas de descarte. Una vez se coloque la carta superior en el bloque de las descartadas, ¡ya podrás comenzar el juego!

El primer jugador normalmente se sitúa a la izquierda del repartidor y el juego generalmente sigue la dirección de las agujas del reloj.

Cada participante ve sus cartas e intenta hacer coincidir la carta con la última de la pila de descartes. Las cartas deben coincidir con el número, el color o el símbolo.

Si el jugador no tiene opción de tirar o elige no jugar ninguna de sus cartas, a pesar de que pueda tener una opción, debe sacar una carta de la pila de sorteo. Si esa carta se puede utilizar, deberá jugar. De lo contrario, el juego pasa al siguiente participante. Gana el jugador que se quede sin cartas primero.

“Jugar para un niño es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo, solo o acompañado de amigos, sabiendo que donde no pueda llegar lo puede inventar”

—Francesco Tonucci—

 3.- Dixit

Se trata de un juego de cartas que permite que los niños de a partir de 8 años mejoren la creatividad y la competencia lingüística.

Para empezar, un jugador es el narrador y mira las imágenes de las 6 cartas que tiene en la mano. Debe escoger una de ellas, inventar una oración y recitarla en voz alta sin mostrar la tarjeta a los otros jugadores.

Los otros participantes deben seleccionar la carta que dispongan en sus manos que mejor se ajuste a la oración.

Seguidamente, el narrador baraja su carta con todas las cartas recibidas. Todas las imágenes se mostrarán boca arriba y cada jugador tendrá que apostar a la imagen que fue descrita por el narrador.

Dependiendo de los participantes que encuentren la carta, el narrador y los jugadores obtendrán una puntuación. El juego termina cuando la baraja esté vacía o cuando se alcancen los 30 puntos. En cualquier caso, el jugador con más puntos gana el juego.

El dominó es un juego excelente para toda la familia.

4.- Dominó

Entre los juegos de mesa educativos para niños más populares se encuentra, sin ninguna duda, este último juego que te presentamos.

El dominó es un juego ideal para jugar en familia, ya que pueden participar hasta 4 jugadores y favorece la concentración y la memoria de los niños.

Un juego de dominó estándar contiene 28 fichas rectangulares marcadas con entre 0 y 6 puntos en cada extremo del lado de la cara. La parte de atrás suele ser blanca. Para practicar el juego se requiere una superficie plana con una cantidad decente de espacio.

Las fichas se deben repartir entre los participantes hasta que cada uno de estos tenga un total de 7. Para participar, los jugadores deben agregar una ficha a cualquiera de los extremos del primer dominó.

Solo se puede agregar una ficha al tablero si coincide con un número en un extremo abierto del tablero. El participante que primero se quede sin fichas es el vencedor.

Con estas ideas será muy sencillo que tu hijo se divierta mientras desarrolla sus capacidades cognitivas. ¡Solo necesitarás un poco de paciencia para enseñar al pequeño las reglas de juego!