4 consejos para que tu bebé no pase frío

Macarena 27 julio, 2017

Llegó ese tan esperado bebé a casa. Reina la alegría y un mix de emociones muy diversas. Pero también, dominan algunos temores y dudas respecto a los cuidados necesarios para garantizar su bienestar. Más aún cuando tenemos en la vereda de enfrente a nuestro peor enemigo: el invierno. ¿Cómo lograr que tu bebé no pase frío?

Es que este punto del cuidado de tu hijo es todo un desafío. Desde ya, no puede reducirse simplemente a sobre-abrigar al recién nacido. Pues eso no hace más que causar los efectos contrarios a los esperados dado que es altamente contraproducente.

Entonces, estos consejos para que tu bebé no pase frío lo serán todo en esta helada temporada. Es que solo con estos tips conseguirás que tu bebé no enferme. Y lo mejor de todo, que se encuentre en óptimas condiciones. Cómodo, calentito y a gusto.

Convertirte en mamá es sentir la fuerza que no sabías que tenías, y descubrir los miedos que no sabías que existían

-Anónimo-

Asegúrate de que tu bebé no pase frío

tu bebé no pase frío 3

Seguramente te estés preguntando por qué es tan importante que tu bebé no pase frío. Primero, considera que el termostato interno aún no funciona en recién nacidos. Ello impide que regule su temperatura corporal, que puede variar de forma repentina.

Esto implica que debemos prestar atención a que el niño no tenga mucho frío ni se sofoque con el calor. Todo esto se produce porque a tu hijo aún le falta grasa corporal. Es así como están más propensos a sentir el frío. Sin embargo, hay otros detalles que los torna más frioleros.

Por ejemplo, como sabes, su piel es tan fina como delicada. La relación entre su peso y el tamaño de su cuerpo es mucho mayor que en adultos. Esto necesariamente influye cuando se trata de mantener una temperatura más baja en su cuerpo.

Asimismo, no olvides que ese pequeñito aún come muy poco. Entonces la producción de calor mediante la alimentación difícilmente se produzca. Una vez más, la temperatura corporal de tu bebé generalmente tiende a disminuir.

4 tips para que tu bebé no pase frío

Tal como te anticipamos, la solución a esta necesidad de tu hijo no se reduce a abrigarlo en exceso, mucho menos en permanecer encerrados. A continuación te brindamos 4 consejos que te serán de gran ayuda para conseguir que tu bebé no pase frío. ¡Adiós temores maternos y enfermedades infantiles!

Te alimento, te consiento, te protejo. Pero con tu sonrisa, tú haces más por mí, de lo que yo hago por ti

-Anónimo-

tu bebé no pase frío 1

  • En saber medir la temperatura está la clave. No necesitas vivir estos primeros meses con un termómetro en mano, mortificando al pequeño. Se trata de saber qué parte del cuerpo tocar para probar si tiene frío o calor. Cuello, brazos, piernas y pecho serán tus indicadores. Bajo ningún concepto evalúes manos y pies, ya que -debido a la normal inmadurez de su sistema sanguíneo- siempre los encontrarás fríos.
  • Vestimenta “cebolla”, la solución a todos tus temores. La elección de la ropa es fundamental durante los primeros meses del niño. No se trata de escoger ropa gruesa. Sino de combinar adecuadamente distintas capas de ropa. La premisa principal es colocar una prenda más de la que tú tienes puesta. De este modo, si el niño tiene calor, puedes retirar una capa. Tampoco olvides calzarlo y colocar un gorrito para cubrir esas partes.
  • Nada mejor que unos relajantes baños de agua tibia. Es vital regular el agua a unos 36ºC, temperatura en que estaba dentro del vientre materno y que respetan en el servicio de neonatología. Prepara su ropa y calienta antes el cuarto de baño para no someter al pequeño a un cambio brusco de temperatura. El baño debe durar entre 3 y 5 minutos. Seca su cuerpo y rápidamente vístelo para que mantenga calor corporal.
  • Regula la temperatura de los ambientes donde se encuentre el menor. Es fundamental que estos sitios presenten una temperatura que ronde los 24ºC. Si te vales de calefacción, jamás dejes el radiador cerca de su cuna, ya que también afectaría su salud. Resulta vital orear a diario los ambientes, abriendo ventanas para que circule el aire. En tal caso, evita que la corriente alcance al bebé, que puede resfriarse.
Te puede gustar