3 opciones de una mujer en su embarazo no planificado

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 17 abril, 2019
Amanda Sánchez Peralta · 17 abril, 2019
Es recomendable reflexionar mucho sobre las posibles consecuencias de cada opción.

La noticia de un embarazo no planificado supone un gran cambio en la vida de la mujer. E independientemente de cuáles sean sus circunstancias, experimentará toda una serie pensamientos, sentimientos y emociones nuevas que pondrán su mundo de cabeza.

Un embarazo no planificado es capaz de despertar emociones impensadas hasta el momento. Dependiendo de cada mujer y de su situación, las expectativas pueden variar. Y es que, aunque a muchas mujeres les alegre mucho recibir la noticia de que están embarazadas, a otras, la sorpresa no les resulta grata.

Embarazo no planificado: 3 opciones

Ante la noticia de un embarazo no planificado, hay tres opciones posibles: tener al bebé y criarlo, darlo en adopción o abortar. Cada una de estas opciones tiene sus beneficios pero también sus consecuencias, por ende, resulta fundamental evaluarlas con conciencia y detenimiento (y a ser posible, en conjunto con un profesional, bien sea un psicólogo o el médico de cabecera).

Algunas mujeres parecen tener clara su decisión, pero todo puede cambiar después de superar el shock inicial. Luego de confirmar el embarazo, es conveniente hablar con un especialista consejero que ayude a manejar la situación.

1. Ser madre

La leche materna es la primera vacuna.

Esta es la opción que se toma con más frecuencia. Aún cuando el embarazo no ha sido planificado se recibe con buena disposición y se asume con agrado y responsabilidad.

Es recomendable tener en cuenta las respuestas a las siguientes preguntas antes de tomar la decisión definitiva de ser madres.

  • ¿Hemos sido víctima violación?
  • ¿El embarazo ha ocurrido por la falta o el mal uso de métodos anticonceptivos?
  • Si existe la posibilidad de que el padre del niño responda, ¿podemos y queremos seguir adelante con el embarazo?
  • ¿Puedo cubrir financieramente el embarazo? ¿El padre podrá ayudar? ¿La familia se compromete con brindar cierto apoyo financiero?
  • En el caso de no tener vivienda, ¿podemos solucionarlo?
  • ¿Conozco algunos programas de ayuda gubernamental?
  • ¿Qué será de nosotras en el futuro? ¿Tendremos oportunidad de estudiar o aprender un oficio para poder trabajar y sustentarnos?
  • ¿Queremos ser madres solteras?
  • ¿Estamos capacitadas para criar a un niño?

Cabe destacar que, en la gran mayoría de los casos, las madres pueden salir adelante con el apoyo adecuado. De allí la importancia de no precipitarse, consultar con el médico de cabecera, el psicólogo y las personas más cercanas.

2. Dar al niño en adopción

Tramitación de la solicitud de adopción: evaluación de los padres por un psicólogo

Criar a un bebé no es una opción que muchas mujeres puedan tomar, por ello, deciden darlo en adopción. No se trata de una decisión fácil, pero en muchos casos puede ser la opción más responsable, como por ejemplo, cuando la madre no tiene vivienda ni recursos para cuidar del bebé.

Cuando un embarazo no ha sido planificado y además existen impedimentos físicos, psicológicos o financieros, la adopción se presenta como una opción válida. En estos casos, la asistencia psicológica a la madre será fundamental a lo largo del proceso. 

En ocasiones, la decisión de dar al niño en adopción tiene que ver con la juventud de la madre. Desafortunadamente, en muchos países existe un gran número de niñas que apenas alcanzan los 12 años de edad y que ya están embarazadas; generalmente, por violación.

Un embarazo no planificado es una situación en la que se debe buscar apoyo profesional y también apoyo de los seres queridos.

3. Abortar

Tomar esta decisión no es nada fácil. Se trata de uno de los procedimientos más estigmatizados por la sociedad y controversiales a nivel moral. Sin embargo, en ciertas circunstancias puede tenerse en cuenta como una posible solución a una problemática mayor. Por ejemplo, cuando el médico detecta una enfermedad que puede terminar tanto con la vida de la madre como del bebé.

Desde el punto de vista físico, un aborto supone una serie de riesgos muy elevados y consecuencias permanentes. Por ende, jamás debe tomarse ni mucho menos practicarse a la ligera.

Los médicos no dejan de realizar advertencias a la vez que intentan brindar la mejor asesoría posible a las pacientes que contemplan esta opción. En muchos casos, al conocer mejor el procedimiento, las consecuencias que tiene a nivel fisiológico, entre otros aspectos, las pacientes desisten de esta opción y buscan otras soluciones.

Conclusión

Ante un embarazo no deseado, es fundamental evitar tomar una decisión por impulso y buscar ayuda profesional. Según sean las circunstancias, se barajará una opción u otra. Lo más importante es no poner en mayor riesgo la salud (ni siquiera emocional) e informarse bien.

  • Langer, A. El embarazo no deseado: impacto sobre la salud y la sociedad en América Latina y el Caribe. Rev Panam Salud Publica/Pan Am J Public Health 11(3), 2002.
  • Vasquez Rizo, Fredy & Maria Rengifo Burgos, Lina & Fernando Perdomo Vergara, Diego & Acevedo Esquivel, Carolina. (2012). Embarazo no deseado en adolescentes: problemática social permanente. Caso: El Calvario. Revista [Con] textos. 1. 65-72.
  • Parra, N. Cuando el embarazo no planificado se desea. Estudio aproximativo sobre la vivencia de adolescentes embarazadas. Documentos de Trabajo Social · nº51 · ISSN 1133-6552 / ISSN Electrónico 2173-8246. [Disponible en línea]