3 historias motivadoras de adopción

Para las parejas que no pueden tener hijos propios es algo muy triste. Tomar la decisión de adoptar es una alternativa que puede parecer fácil, pero no es así, es muy difícil. Las dudas, las inquietudes son muchas a la hora de adoptar a un niño. Pero estos testimonios que se presentarán a continuación son muy conmovedores.

Historias hermosas sobre adopción

Esperamos cinco años para adoptar

Sarah Jane Bagby Herbener. Había estado esperando cinco años para adoptar, con muchas angustias y desafíos en el camino. Un día después de ver una foto en una lista fotográfica de adopción con necesidades especiales de Corea del Sur, sintió el llamado. Estaba muy consciente de que esto era algo ideal para la familia.

Solicitaron la adopción de un niño y unos días más tarde recibieron una llamada de la agencia diciendo que habían sido elegidos para él. En un mes lo iban a traer al aeropuerto de O’Hare. Con mucha emoción la pareja comenzó a equipar la habitación, comprar ropa y suministros. No obstante, siempre tuvieron el temor de que tal vez todo fracasaría una vez más.

Finalmente llegó el momento de ir a Chicago. Habían llevado un regalo con ellos, siguiendo el consejo de otros padres adoptivos. La idea era dárselo a la persona que entregaría al bebé,  pero el joven que lo cargaba, solo sonrió, sacudió la cabeza y dijo:

“Simplemente cuide al bebé, cuide al bebé”.

El corazón de la madre adoptiva dio un vuelco, y entonces solo dijo:

“Sí, lo haré”.

 

Se sintió como un voto de matrimonio, una promesa en ese momento, “Sí, lo haré”. Se trataba de una niña, que robó el corazón de su nueva familia desde el primer momento. Lloraron de la emoción, fue una decisión acertada que los unió para siempre.

La adopción de los hermanos

La pareja pasó mirando perfiles y conociendo a niños en el sistema de cuidado adoptivo durante un año y más.  Eso fue hace más de cinco años. Los esposos tomaron la decisión y comenzaron a mirar posibles candidatos. Hay tantos niños que necesitan familias, que se les rompía el corazón.

Después de ver  una foto tras otra, se preguntaron a sí mismos sobre lo que querían y lo que sentían que podían manejar. Finalmente el trabajador de adopción envió un párrafo acerca de dos chicos. Un párrafo, ninguna foto, pero supieron que eran sus chicos.

Fijaron una primera visita, al llegar a la puerta allí estaba su hijo mayor, con los ojos muy abiertos y una gran sonrisa mientras abría la puerta. Era como si lo supiera, acababa de cumplir dos años. El más pequeño, en ese entonces con un poco más de un año de edad, estaba sentado en el suelo. Fue algo tan hermoso, encontrarse con sus hijos, en un momento tan mágico.

 

Aunque al principio los niños parecieron tímidos, luego se desbordó un espíritu familiar. Saltaron como cualquier niño a quien sus padres vienen a buscar. Desde entonces, la familia creció no solo en tamaño, también en amor.

Una madre modelo

La cantante Sherly Crow tiene un desarrollado instinto maternal. Después de superar una prueba personal con el cáncer de mama, decidió adoptar a un pequeño de apenas un par de semanas de nacido. La valentía de esta mujer se basa en su difícil situación de salud, además, es madre soltera.

Luego de unos años, la luchadora madre, decidió adoptar a otro niño. Su segundo hijo sufre una enfermedad, tiene un tumor cerebral. Aunque podamos creer que para las celebridades es mucho más fácil adoptar, es importante destacar la bondad de su corazón.

Adoptar a un niño tan pequeño mientras sufrimos nosotras mismas una enfermedad, es algo que requiere gran voluntad. La adopción de otro niño que está enfermo, requiere un compromiso que no lo solventa la holgura económica.

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar