10 recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda

18 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
¿Tienes un niño muy demandante y absorbente? Puede que sea un bebé o niño de alta demanda, por ello, estas recomendaciones pueden serte de gran utilidad para manejar mejor la situación.

Cuando nos dan la noticia de que vamos a ser padres, nos planteamos mil preguntas, entre las que seguro que está la de si el pequeño será tranquilo o la de si tendrá el carácter como su padre o como su madre. Pero no debemos olvidar que cada niño es diferente y puede que nuestro hijo requiera más cuidados y atenciones que otros. Por ello, vamos a ver algunas recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda.

Ser un bebé o niño de alta demanda no es ninguna enfermedad; simplemente tienen características distintas a otros niños, ya que su cerebro se desarrolla más rápido y, por eso, necesitan mayor cantidad de estímulos sensoriales, afectivos, etc. Por esta razón, debemos proporcionarles a estos pequeños lo que nos demandan, para que ese desarrollo cerebral sea el adecuado.

¿Quieres saber qué puedes hacer si tienes un bebé o niño de alta demanda? Aquí tienes algunos consejos para que lleves a cabo. No te lo pierdas y ¡sigue leyendo!

¿Cómo son estos pequeños?

El Dr. Willian Sears fue el primero en utilizar la expresión “niño o bebé de alta demanda” cuando se dio cuenta de que su hija pequeña era totalmente distinta al resto de sus hermanos, incluso en el comportamiento.  Por esto, los métodos de crianza que había utilizado con el resto de sus hijos no funcionaban con su niña.

Padres leyendo un cuento a su hija antes de dormir, una de las recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda.

Los bebés de alta demanda tienen características que los diferencian de los demás niños. Vamos a ver algunas a continuación:

  • No se sienten satisfechos con nada. Necesitan tu atención de forma constante, el contacto físico o que los tengas siempre en brazos. Por muchas atenciones, cariño y amor que les proporciones, nunca se sienten satisfechos del todo.
  • Son niños inquietos. Su mente siempre está en funcionamiento y están preparados para cualquier cosa. No pueden estar tranquilos en los coches o en las mochilas de porteo porque, aunque les gusta estar en contacto físico con sus figuras principales, también les gusta sentirse libres.
  • Imprevisibles. Muchas veces, hacen cosas que no esperamos que hagan.
  • Buscan constantemente atención. Una vez que les has aportado lo que necesitaban, enseguida necesitan que les cubras otra necesidad.
  • Se despiertan mucho por la noche. Tienen muchos despertares por la noche y, además, les cuesta mucho dormir la siesta; cuando lo hacen, son muy breves.
  • Les da miedo la separación. Si ven a sus padres alejarse de ellos, sienten pánico, porque son ellos quienes responden a sus demandas y les dan los cuidados que necesitan.
  • Si son bebés lactantes, buscan con frecuencia el pecho. Buscan el pecho además de para alimentarse, para tranquilizarse. Y, si toman la leche de biberón, cuando terminan, necesitan el chupete para calmarse.
  • Son intensos. Tienen intensidad en todo lo que hacen. Cuando comen, lo hacen de forma voraz; si lloran, lo hacen con fuerza y sin parar; protestan con mucha energía y piden de forma constante.

Recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda

Los padres de estos niños suelen ir a terapia a buscar respuesta del porqué de estos comportamientos y para orientarse sobre qué deben hacer o no. Hay que recordar que no es una enfermedad, sino que es su carácter y, si, como padres, seguís una serie de recomendaciones, la intensidad de estas reacciones irá bajando. Vamos a ver algunas.

1. No hagas comparaciones con otros niños o hermanos

Cada persona es única y diferente, y esto es lo que la hace especial. Si comparas a los pequeños, estarás dañando su autoestima.

2. Dedícale el tiempo que necesita y atiende a sus demandas

Esto lo calmará y le aportará seguridad.

3. No intentes cambiar su carácter

Si intentas cambiar su carácter, acabarás agotado; esa forma de comportarse está relacionada con su forma de ser. Solo intenta mantener una relación afectuosa y buena con el pequeño.

4. Nunca utilices la violencia

Si utilizas los golpes o palabras hirientes, le estarás reforzando su lado negativo y se volverá más rebeldes.

5. Refuerza siempre su comportamiento positivo

Demuéstrale con actos o frases positivas que lo ha hecho muy bien.

6. No le complazcas en todo lo que demanda

Los niños son muy listos y lo utilizarán para manipularte más adelante.

7. Habla mucho con el pequeño

Mantén conversaciones con tu hijo y deja que exprese sus emociones y cómo se sienten.

Padre hablando con su bebé.

8. Ante una rabieta, actúa con amor y calma

Ante una rabieta, responde siempre con firmeza, pero de forma tranquila y con cariño.

9. Busca terapia infantil si ves que no puedes

Si ves que la situación se te va de las manos y no puedes controlarla, busca ayuda profesional.

10 Pide ayuda si te sientes agotado

Si mentalmente te sientes cansado, pide ayuda a tu pareja o algún familiar para poder liberar tensiones. Todos somos humanos y, si estamos sometidos a mucho estrés, podemos perder los nervios. Así que, antes de que pase, mejor pedir ayuda.

Respecto a las recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda…

Si reconoces en estas características a tu niño, seguro que estas recomendaciones para padres de bebés y niños de alta demanda te pueden ayudar mucho a mejorar la situación.

Es importante que tengas claro que no son niños con ninguna enfermedad, sino con un carácter especial. Y, por supuesto, si ves que no puedes controlar la situación o te sientes desbordado con esto, busca ayuda profesional.

  • San Martín, M., & Heras, C. (2014). Crianza de alta demanda:Consejos útiles para la etapa infantil. CreateSpace Independent Publishing Platform.