1 razón por la que no hay que bañar al bebé tras nacer

Agetna 27 junio, 2017

Son muchas las teorías sobre si se debe o no bañar al bebé justo al nacer. Hay opiniones diversas, pero las pruebas científicas nos remiten a la respuesta. ¿Te gustaría conocerla?

Según estudios, no hay que bañar al bebé tras nacer para no quitarle el vérnix caseoso: una sustancia grasa y blanquecina, cebo llamada en el argot popular, que cubre su piel.

¿Por qué esto es tan importante? ¡Te lo contamos!

El vérnix caseoso y su importancia

El vérnix caseoso es una materia de constitución parecida al queso blando o a la crema de leche, pero como si estuviera seca.

Está compuesta por secreciones grasas que provienen a su vez de las glándulas sebáceas del mismo feto y de restos de tejido epidérmico muerto; agua, restos de lanugo (vello), vitamina E y proteínas.

bañar al bebé 2

Muchos neonatólogos consideran que el vérnix se encarga de proteger la piel del recién nacido toda vez que se expone al exterior y funciona como barrera ante las infecciones.

Se dice que esta sustancia sirve además como resguardo contra la sequedad y la dermatitis que en las primeras etapas pueda sufrir el bebé y que, durante el nacimiento, facilita el deslizamiento por el canal del parto.

Un nacimiento representa el principio de todo. Es el milagro del presente y la esperanza del futuro

-Anónimo-

El vérnix caseoso ayuda a regular la temperatura corporal y aunque no se crea, a mantener la piel limpia; es, además, un poderoso antioxidante que resguarda la epidermis de las agresiones de los rayos ultravioletas.

¿Cómo proceder con la higiene en los primeros días de vida?

En los primeros días de vida la higiene solo debe basarse en el cambio frecuente del pañal.

El bebé no nace sucio, y cuando es entregado a su madre, ya los neonatólogos y enfermeros que asistieron el parto, le limpiaron los restos de sangre que pudiera traer. Todo lo demás: muñón y vérnix, debe acompañarle.

El recién nacido no necesita que se le lave la cabecita con esponja y champú, que se le meta dentro de una bañera con agua tibia o se le limpien los oídos; y, de hecho, todo esto está contraindicado.

En estos primeros momentos, su higiene solo debe estar conformada por limpiarle un poco la boquita luego de haberlo amamantado (si es que le quedan restos de leche materna) y cambiarle el pañal limpiando el culito con una toallita húmeda.

El meconio (primera caca del bebé) que puede ser, de todas las heces, el más complicado de sacar, debe retirarse humedeciendo la toalla en agua tibia y remojando la zona que esté sucia durante unos minutos. Luego, será más fácil quitar sin la necesidad de frotar la piel.

¿Cuándo hay que darle el primer baño al bebé?

bañar al bebé 3

El primer baño al bebé se le debe dar después de la primera semana de vida cuando el vérnix con el que nació ya no resulte tan necesario y unido a la suciedad ambiental, las heces y orina, pueda comenzar a oler mal.

Antes de eso, la higiene solo debe estar compuesta por la limpieza de una y otra zona de forma intercalada, usando una toalla húmeda y tibia.

Ahora bien, no existe un día fijo para decirle a las madres: hoy es cuando debes bañar a tu hijo. Cada cual es capaz de advertir cuándo y cómo proceder con respecto a la higiene de su bebé.

No obstante, hacemos énfasis en esto, al vérnix hay que dejarlo actuar durante los primeros días de vida. El rozamiento con los pañales y ropitas del bebé, y la piel del recién nacido lo irá absorbiendo hasta hacerlo desaparecer.

1 razón por la que no hay que bañar al bebé tras nacer

Debemos terminar este artículo comentando acerca de los posibles problemas que pueden surgir si bañas a tu hijo inmediatamente después de nacer y le retiras el vérnix caseoso con la intención de “limpiarlo”.

En este caso debes saber que:

  • Lo privarás de una barrera antimicrobiana. Lo expondrás a infecciones y al ataque de patógenos que puedan ingresar a su organismo a través de la piel
  • Será vulnerable a padecer alergias de manera temprana
  • Puede sufrir dermatitis tanto ahora como en el futuro
  • Le quitarás una sustancia natural que mantiene el balance hídrico en la piel (hidratante)
  • Lo expondrás a sufrir rozaduras. El vérnix caseoso no se quita fácilmente y la acción de frotar la piel del bebé puede dañarla bastante.
Te puede gustar